Salud Mental que además son toxicodependientes

Cataluña dobla las plazas de justicia juvenil para menores con problemas de Salud Mental

— Mollet del Vallès (Barcelona) 19 Sep, 2019 - 11:25 am

Las Consejerías de Justicia y de Sanidad de la Generalitat de Cataluña han ampliado las plazas de la Unidad Terapéutica del Centro Educativo Los Tilos, ubicado en el municipio barcelonés de Mollet del Vallès, que se trata de la instalación donde ingresan menores que cometieron un delito, privados de libertad por orden judicial, y con problemas de Salud Mental y toxicodependencias.

El Gobierno regional «ha doblado, prácticamente, la capacidad, que pasa de 12 a 20 personas. Las ocho nuevas plazas corresponden a una nueva Unidad de convivencia educativa anexa, destinada a facilitar la rehabilitación y reinserción en la comunidad de los jóvenes», informa.

Junto con el incremento de plazas, la Unidad Terapéutica del centro «incorpora 14 nuevos profesionales al equipo» ya formado por 26 miembros, entre los que se encuentran psicólogos, psiquiatras, trabajadores y educadores sociales. La ampliación supuso «una inversión inicial de medio millón de euros para adecuar el espacio y un coste añadido de 1,7 millones de euros cada año para su financiación».

La consejera de Justicia del Ejecutivo autonómico, Ester Capella, y su homóloga en Sanidad, Alba Vergés, visitaron el espacio. Esta medida pretende «mejorar la atención, el tratamiento y el cuidado de los jóvenes internos en centros de justicia juvenil que presentan graves problemas de Salud Mental y adicción a las drogas. Los profesionales de la Unidad Terapéutica también atienden y visitan a los jóvenes internos en otros centros de justicia juvenil que lo requieren», aclara la Administración de Cataluña.

Perfil de los jóvenes

El perfil del joven que ingresa en la Unidad es el de «un chico (96% de los casos), de nacionalidad española (70%), de entre 16 y 17 años (74%), con un nivel socioeconómico medio (65,5%) y con estudios de secundaria (71%)». Un 44 por ciento de los jóvenes internos cometieron delitos contra personas, como «malos tratos en el ámbito familiar, lesiones, homicidios y abusos sexuales; robos con violencia (23%); y robos sin violencia (26%). La media del internamiento es de 184 días», según explica el Gobierno regional.

Además, «la mayoría de los jóvenes que ingresan a los centros educativos también son víctimas. Han sufrido maltrato físico (18%), abusos sexuales (5%) y han presenciado violencia en el ámbito familiar (52%). Más de la mitad de los internos son toxicodependientes (53%), mayoritariamente, adictos al cannabis», añade la Generalitat.

Deja un comentario