Tecnología e Investigación integrada en el circuito asistencial habitual

Castilla-La Mancha implanta la videoconsulta para la mejora de la práctica asistencial

— Toledo 18 Nov, 2020 - 3:53 pm

El Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) ha puesto en marcha un proyecto de videoconsulta programada para facilitar la atención al paciente y la primera consulta sincronizada en directo se realizó en la Gerencia de Atención Integrada de Tomelloso.

Esta iniciativa está dirigida a mejorar la calidad de la atención al paciente en el contexto de normalización asistencial y el plan de respuesta frente a la infección por coronavirus, pone de manifiesto la cartera sanitaria de la Junta de esta comunidad autónoma.

La videoconsulta es una herramienta complementaria de la práctica clínica para las situaciones en que se considere indicado por el profesional y estará integrada en el circuito asistencial habitual a través de un sistema que permite replicar todos los pasos del proceso de atención al paciente, con un interfaz único, desde la generación de la cita hasta el cierre de la prestación realizada.

“Tiene múltiples beneficios para el usuario, pues esta forma de atención permite mejorar la accesibilidad, la continuidad asistencial, minimizar las barreras y ahorrar desplazamientos cuando se den las circunstancias para ello”, destaca la Consejería de Sanidad del Gobierno de Castilla-La Mancha.

Por teléfono o dispositivo electrónico

Para iniciar la implantación de este proyecto, se designó la Unidad de Salud Mental de la Gerencia de Atención Integrada de Tomelloso, la cual está compuesta por tres psiquiatras, dos psicólogas clínicas, una enfermera y una técnico auxiliar de cuidados. En definitiva, “un equipo con una consolidada trayectoria en el trabajo interdisciplinar y programas de enlace con otros recursos de la comunidad”, subraya la Administración sanitaria del Ejecutivo de la región.

Este tipo de atención mediante videoconsulta se puede realizar a través de un teléfono o dispositivo electrónico dotado de cámara, como una tablet o un ordenador, y se hará siempre que así se haya acordado de forma programada entre el profesional y el paciente.

Para ello, los usuarios deberán descargar la aplicación en su dispositivo electrónico. Se les facilitará una guía de uso y la posibilidad de llamar a un teléfono de atención al usuario en caso de que surjan dudas. En este proyecto piloto, las personas con un trastorno mental grave que estén institucionalizadas o tuteladas contarán con apoyo de sus monitores hasta familiarizarse con el manejo, que es sencillo.