Apunte del día

Carmen Montón se alinea con don Quijote

Carmen Montón

Carmen Montón

En estos días en que, con motivo de los 400 años de la muerte de Miguel de Cervantes, se multiplica la presencia de don Quijote por doquier, la intervención en Madrid de la consejera de Sanidad Universal y Salud Pública de la Generalidad Valenciana, Carmen Montón, para contar la peripecia que está viviendo tiene un tanto de quijotesco. De ahí que, además de celebrarse el acto en un hotel a muy pocos pasos de lo que fue la imprenta del Quijote, según puede leerse en una placa, la consejera subrayó (eso sí, sin referirse al recordado hidalgo de la Mancha) que hasta el nombre elegido para su consejería (Sanidad Universal y Salud Pública) era, en palabras textuales de Montón,  ‘una declaración de principios’. (En este trance no debe olvidarse a Alonso Quijano cómo, antes de sus andanzas, pasó noches en vela buscando un nombre adecuado para él e, incluso, para su caballo).

Encontrado nombre, se pasa a la acción con el ánimo quijotesco de deshacer entuertos, que no son otros que esa madeja de despropósitos puestos en marcha por el gobierno del PP con su reforma sanitaria en contra de la universalización y, en consecuencia, en contra de los ciudadanos menesterosos. De entrada, en Valencia se ha vuelto a la universalización, para lo que se ha contado con el respaldo del Tribunal Constitucional que, entre otras cosas, ha puesto se manifiesto que todavía están por demostrar los ahorros de la reforma sanitaria de la ministra Ana Mato, de triste recuerdo. El paso siguiente ha sido poner fin al copago farmacéutico y ortoprotésico para los menos pudientes, contra quienes también ha arremetido um gobierno en funciones que se niega a responder de sus actos ante el Parlamento.

A Carmen Montón le queda muchas batallas, pero se la ve decidida a darlas. Con el mismo espíritu, aunque con razones más lógicas, que las emprendidas por don Quijote. Y traigo a colación el recuerdo de tan inmortal hidalgo, porque se han dado algunas circunstancias para recordarlo. Lo del nombre ha sido la primera. Lo de la imprenta, la segunda. Y lo de la confianza en que todo va a ir a mejor, la tercera. Por lo menos, nos vamos a enterar de lo que pasa.

 

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria