Política y Sociedad Entrevista al director jurídico de DS Legal Group

Carlos León: “La sociedad presiona al médico y este comete errores”

Sin pelos en la lengua. Así se enfrenta Carlos León, que es el director jurídico de DS Legal Group, despacho de abogados especializado en el sector sanitario, a esta entrevista en exclusiva para Acta Sanitaria. Habla de lo que fue el médico y en lo que le hemos convertido, y avisa: “el sector sufre una grave crisis”.

Acta Sanitaria (AS).- ¿En qué momento se encuentra la responsabilidad civil profesional sanitaria en España?

Carlos León (CL).- Es una pregunta muy amplia, de difícil respuesta, con varias aristas que limar, que dependen de la perspectiva desde la que enfoquemos la respuesta. Sí puedo decir para comenzar que mi visión es pesimista; creo que el sector sufre una grave crisis, acentuada por el último Baremo de tráfico, la excesiva judicialización de la actividad médica y la falta de capitales para cubrir las nuevas indemnizaciones millonarias.

AS.- ¿Cómo ha evolucionado su despacho de abogados y usted como profesional en torno a esta situación?

CL.- Desde una perspectiva profesional, como abogado dedicado a la responsabilidad civil durante más de 15 años, hemos sufrido profundos cambios, nos hemos especializado y convertido en verdaderos expertos en la defensa de nuestros sanitarios, poniendo los mejores medios a nuestra disposición en la protección del colectivo. Con ello, garantizamos la mejor defensa ante una situación tan preocupante como es una reclamación. Hemos logrado que entidades aseguradoras e instituciones hospitalarias pongan a disposición de los defensores de los médicos herramientas necesarias en la protección.

En conclusión, somos mucho mejores profesionales, con mejores herramientas y mayores recursos para la defensa, pero nuestros enemigos son más duros. Los agentes atacantes se han incrementado exponencialmente y la presión sobre nuestros clientes ha aumentado, creando una situación realmente tóxica. No es de recibo que nuestros juzgados estén repletos cada día de profesionales sanitarios justificando sus actuaciones.

AS.- Su estrategia no es únicamente reactiva…

CL.- Efectivamente, desde DS Legal Group nos hemos preocupado durante este tiempo de poner nuestro enfoque en la prevención. Nuestras herramientas en la defensa de los profesionales se han centrado en garantizar la formación, crear protocolos y consentimientos informados válidos para garantizar el traslado de información y crear o desarrollar junto a las aseguradoras nuevas garantías que sirvan para proteger a los sanitarios. Hemos sido pioneros en la defensa de los profesionales sanitarios frente a las agresiones y hemos creado para ello un servicio de atención 24 horas.

AS.- ¿Después de implementar todas estas iniciativas su visión sigue siendo tan pesimista?

CL.- Sí, a pesar de ello, si tenemos en cuenta que el profesional sanitario es el que se encuentra en el ‘ojo del huracán‘, mi visión es más pesimista. Como hijo de médico, he sufrido y sufro todos los días, tratando de comprender el ataque indiscriminado al que se ven sometidos nuestros profesionales, mis clientes, empatizando con ellos, sin entender porque la sociedad no se pone en su lugar.

No comprendo cómo es posible que se nos pueda pasar por la cabeza que los profesionales sanitarios tengan siquiera un mínimo interés en hacernos daño, ni cómo es posible que durante años deban estar defendiéndose para evitar una posible inhabilitación, siendo los únicos profesionales que, por un error, pueden ser inhabilitados. No entiendo cómo nos olvidamos de que el día en que ellos no estén no habrá nadie para ayudarnos a nosotros ante un problema de salud.

AS.- ¿El hecho de ser hijo de médico y trabajar para defenderles ha influido en esta visión?

CL.- Recuerdo cómo mi padre, tras muchas horas de trabajo, llegaba a casa y seguía su actividad con pasión y vocación. Era un profesional reconocido y querido por sus pacientes que siempre nos inculcó la cultura del esfuerzo y la entrega a los demás. Pero, tras más de 30 años dedicado a la profesión, vio cómo la Sanidad se deshumanizaba, cómo los políticos se olvidaban de ellos y cómo se iba atacando a un colectivo como el suyo. Todo ello supuso su pérdida de vocación y su abandono de la Sanidad una manera precipitada, quizás, por eso, que llaman el síndrome ‘burnout’.

AS.- ¿Podríamos decir que su trabajo tiene parte de coaching cuando un médico contacta con ustedes por una reclamación?

CL.- Todos los días recibimos profesionales sanitarios en el despacho a los que tratamos de transmitir que no pueden perder su vocación, que les necesitamos. Ese es nuestro primer contacto con el cliente. En España, este tipo de profesional ha sufrido una involución radical. A la presión asistencial hay que añadirle el cambio de perfil del paciente —convertido en consumidor—, una extrema burocratización, la pérdida de derechos laborales y de poder adquisitivo, y, lo que es peor, la intensa judicialización y criminalización de la actividad sanitaria, que causa un estrangulamiento en nuestros médicos, odontólogos, personal de Enfermería y toda la cadena de valor sanitaria.

Aprovecho para agradecerles todo lo que cada día nos dan, por estar siempre cuando se les necesita y porque, en situaciones de emergencia como las que estamos viviendo actualmente, lejos de amedrentarse, se ponen al servicio de la sociedad para ayudar en todo lo que necesitamos.