Hospitales la red cardiológica madrileña que incluye al Hospital Clínico San Carlos

CardioRed1 inicia un programa de teleconsulta de Enfermería en insuficiencia cardiaca

— Madrid 7 Sep, 2021 - 5:14 pm

La red cardiológica madrileña CardioRed1, que incluye a los madrileños hospitales universitarios Clínico San Carlos de la capital, de Fuenlabrada, Severo Ochoa de Leganés y Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, a sus 43 centros de Atención Primaria y al SUMMA-112, ha puesto en marcha un novedoso programa de seguimiento, por teleconsulta de Enfermería, de pacientes con insuficiencia cardiaca (IC), que combina consultas presenciales y telemáticas.

Este proyecto, realizado en colaboración con la compañía farmacéutica Novartis y la Fundación Interhospitalaria para la Investigación Cardiovascular (Fundación FIC), tiene como objetivo reducir el número de reingresos y fallecimientos prematuros otorgando al paciente un papel central en el manejo de su enfermedad. Liderada por el equipo de Enfermería, la prueba piloto realizada en el en el Hospital Universitario Clínico San Carlos arroja resultados muy positivos con una mejora general de los diferentes parámetros analizados en los pacientes.

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad crónica, debilitante y potencialmente mortal que supone la primera causa de hospitalización en mayores de 65 años. Un correcto manejo de la misma es fundamental para evitar ingresos y muertes innecesarias. A pesar de la media de edad de los enfermos, los resultados preliminares de este estudio evidencian que el 68 por ciento de los pacientes prefiere ser atendidos a través de una videoconsulta, en lugar de hacerlo mediante llamada telefónica, por la que se decanta el 32 por ciento restante.

Tasa de filtración glomerular

Los pacientes incluidos en este proyecto mostraron una mejoría en su estado de salud general sin sufrir un empeoramiento de la tasa de filtración glomerular, que evalúa el funcionamiento de los riñones para diagnosticar una enfermedad renal en un estadio temprano, demostrando la eficacia y la seguridad de este estudio.

Otros avances prometedores de este estudio también mostraron que el 11 por ciento de los pacientes mejoraron la fracción de eyección ventricular izquierda, que se relaciona con la cantidad de sangre que sale del corazón cada vez que se contrae, es decir, cuando bombea la sangre desde los ventrículos.