Tecnología e Investigación Según una especialista de la Sociedad Española de Patología Digestiva

La cápsula endoscópica complementa la colonoscopia al diagnosticar la patología de Crohn

— Madrid 21 May, 2018 - 6:24 pm

La especialista en Aparato Digestivo de la Clínica Universidad de Navarra y vocal de la Sociedad Española de Patología Digestiva (SEPD), la doctora Cristina Carretero, ha explicado que la cápsula endoscópica se está convirtiendo en una técnica complementaria a la hora de establecer el diagnóstico de la enfermedad de Crohn, una patología que afecta a ocho personas por cada 100.000 habitantes.

Cristina Carretero

A raíz de un estudio publicado recientemente en la revista ‘Gastrointestinal Endoscopy,‘ en el que se comparó el uso de la cápsula endoscópica con otras técnicas para estudiar el intestino delgado y el colon, la doctora Cristina Carretero señala que no se deben entender estos procedimientos como técnicas comparativas, sino como complementarias, ya que existen muchas situaciones en las que se tarda en diagnosticar la enfermedad del Crohn con métodos convencionales.

La especialista del SEPD asegura que en la Sociedad de Patología Digestiva piensan que la cápsula endoscópica puede ayudar al diagnóstico y a la estadificación de esta enfermedad. La doctora puntualiza que la cápsula está indicada para estudiar el intestino delgado, pero no para el estudio de todos los tramos del aparto digestivo. En este sentido, Cristina Carretero destaca que hay que combatir “la falsa idea de que la cápsula puede sustituir siempre a la endoscopia convencional”, ya que en unos casos es mejor una técnica y en otros deben aplicarse otras, como la gastroscopia y la colonoscopia.

Indicaciones y contraindicaciones

La prueba está contraindicada en el caso de que el paciente tenga una obstrucción intestinal en el momento de realizarse la exploración. Otra contraindicación relativa es que el paciente tenga problemas de deglución, puesto que si no son capaces de tragarse una pastilla, será más difícil tragarse una cápsula de tamaño algo mayor, si bien en casos necesarios, puede obviarse esta contraindicación mediante la colocación de la cápsula con un gastroscopio.

Un detalle a tener en cuenta es que, la finalización de la prueba está condicionada a la velocidad del tránsito intestinal de cada paciente y, por lo tanto, si éste es muy lento, existe un riesgo de que la exploración no sea completa en el tiempo que dura la batería del dispositivo.

Tipos de cápsulas

Existen tres tipos principales de exploraciones que se efectúan con la cápsula endoscópica. Una de las pruebas se dirige sólo al estudio del intestino delgado, otra posible exploración es el colon y la última examina en una misma sesión el intestino delgado y el grueso. También existe un tipo de cápsula endoscópica que es reabsorbible y que no captura imágenes, ya que está compuesta de lactosa y de un marcador radio-opaco muy delgado.

Según SEPD, la cápsula endoscópica es una prueba muy sencilla puesto que “no es dolorosa, molesta, o invasiva”. En algunos casos, esta prueba precisa una preparación previa y en otros no. En cualquier caso, el paciente acude el centro hospitalario donde se le proporciona la cápsula endoscópica, que va provista de una cámara, y que ingiere. También se le coloca un cinturón que registra las imágenes que envía la cápsula endoscópica de forma inalámbrica.

Al cabo de ocho horas, el paciente regresa para que el equipo médico que le atiende le retire el cinturón, a fin de obtener el registro de las imágenes tomadas por la cámara durante su recorrido por el interior del intestino delgado. Para ayudar al paciente a la expulsión, se suelen suministrar aceleradores del tránsito intestinal, de hecho, entre un 85 por ciento y un 90 por ciento de los casos, se consigue la excreción de la cápsula en el tiempo preestablecido de ocho horas antes de marcar el regreso al hospital.

Deja un comentario