Sin categoría

Canarias incluye a la ciguatera como enfermedad de declaración obligatoria

— Las Palmas de GC 26 Ago, 2015 - 8:02 pm

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ha incluido en el Sistema de Enfermedades de Declaración Obligatoria a la intoxicación alimentaria por ciguatera con el objetivo de registrar todos los casos que se vayan produciendo en las islas y realizar un seguimiento exhaustivo tanto de los casos confirmados como de los sospechosos- para conocer la evolución de esta enfermedad en el archipiélago.

En concreto, el consejero de Sanidad, Jesús Morera, a instancias del director general de Salud Pública, Ricardo Redondas, ya ha firmado la orden que consolida este cambio, puesto que Canarias es el único lugar del territorio nacional y de Europa en donde se han diagnosticado este tipo de casos causados por la ingestión de pescado. La ciguatera es un tipo de intoxicación alimentaria producida por el consumo de pescado que contiene ciguatoxina, una toxina que pueden portar especies que se alimentan de algas propias de los arrecifes. Los peces de mayor tamaño y de mayor peso son potencialmente los más tóxicos.

La prevención está basada en controlar en los puntos de primera venta las especies pesqueras susceptibles, a priori, de ser portadoras de ciguatoxinas, antes de su incorporación a la cadena alimentaria, previniendo, de esta manera, la aparición de brotes de intoxicación por esta enfermedad en nuestras islas. Las especies pesqueras sospechosas son analizadas en el Instituto de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria, de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, y solo aquellos que resultan negativos, se liberan para el consumo. Por esto, es importante que los consumidores, los responsables de los restaurantes, bares, etc., solo adquieran pescado y productos de la pesca en establecimientos alimentarios sujetos a control oficial.

Canarias es líder en el estudio de esta intoxicación en España y Europa, de la que ya se han realizado publicaciones científicas, y tiene en marcha una amplia campaña de control en los peces susceptibles de acumular toxinas, basada en el análisis y control exhaustivo de los mismos, con el objetivo de asegurar que el pescado destinado al consumo humano no contenga esta toxina.

La mayoría de los casos clínicos que genera la intoxicación por ciguatera no son graves ni precisan ingreso hospitalario, pero sí son aparatosos debido a la presencia, además de vómitos, náuseas, diarreas y dolor abdominal. Además, pueden aparecer síntomas neurológicos como parestesias, inversión de la sensación térmica y dolor y debilidad de extremidades inferiores, que pueden persistir durante meses. Este tipo de intoxicación alimentaria es un problema emergente, puesto que en 2008 se detectó un brote con 25 afectados vinculado al consumo de un medregal capturado en aguas cercanas al archipiélago. En 2009 la Dirección General de Salud Pública puso en marcha el Sistema de Vigilancia Epidemiológica de la Intoxicación por Ciguatera en Canarias y elaboró el Protocolo de Actuación para la Vigilancia Epidemiológica de la Intoxicación por Ciguatera en Canarias que continua en funcionamiento.

 

Deja un comentario