Punto de vista Punto de vista

¿Camino de las terceras elecciones?

A vuela pluma, nuestro analista político ofrece las claves del proceso político que se vive actualmente en España, en donde es prácticamente imposible que se alcance un acuerdo de gobierno, por lo que reclama una necesaria reforma de la ley electoral.

Después de haber visto el debate de investidura del pasado miércoles, tengo la sensación de que la crisis económica, sazonada con los múltiples casos de corrupción, se transformó en una crisis social, ésta provocó una catarsis del conjunto de la ciudadanía y todo ello modificó el mapa de partidos. Al final, esta crisis política, con la repetición de elecciones, ha terminado por desembocar en una crisis institucional que nos conduce a la actual parálisis política (con un gobierno en funciones más de 300 días), que hace ingobernable al país. Salvo sorpresa galáctica, en la votación de este viernes se pondrá en marcha el reloj para que finalice la legislatura y se convoquen nuevas elecciones.

Al final, esta crisis política, con la repetición de elecciones, ha terminado por desembocar en una crisis institucional que nos conduce a la actual parálisis política

La situación dentro del Parlamento se puede resumir bajo cuatro premisas:

1.- Los escaños de los partidos nacionalistas que tradicionalmente, en el en el sistema político generado en la transición, habían funcionado como bisagras para dar estabilidad a gobiernos minoritarios de UCD, PSOE y PP, en la actualidad no resultan operativos por estar enfrentados totalmente al gobierno central. Basta escuchar el tono y el contenido de la intervención del señor Tardá en el pasado debate. Luego, en mi opinión, ni PP ni PSOE pueden esperar un apoyo para la investidura del voto nacionalista independentista.

2.- Excluidos los nacionalistas, los votos que restan corresponden a los cuatro partidos de implantación nacional. Podemos cada vez más se muestra como una coalición más que un partido; el carrusel de portavoces en el debate da idea de ello. No consiguen mostrarse como un partido de gobierno, como partido fiable y responsable frente a los compromisos internacionales asumidos por España. El apoyo dado y recibido de Syriza en Grecia y la situación actual de ese país, con plan de ajuste de caballo y mantenimiento del corralito, les restan. Por otra parte, su deseo de reconocimiento del derecho autodeterminación de los territorios les impide garantizar la unidad de la nación. Todo ello lo descarta casi para cualquier combinatoria de gobierno que no sea en solitario o con los independentistas.

3.- Así pues, quedan tres partidos con posibilidades reales de formar gobierno, PP, PSOE y Ciudadanos. Con los líderes actuales (Rajoy y Sánchez) parece imposible un acuerdo. Sánchez ha sido especialmente escrupuloso en no dejar abierta ninguna posibilidad de acuerdo con Rajoy y/o con el PP. Se ha encerrado en su despacho de Ferraz y ha tirado la llave por la ventana. Todos los puentes rotos. Para explicarlo se extiende la idea de que Pedro Sánchez y su guardia de corps confían en que unas terceras elecciones les proporcionarán un mejor resultado frente a Podemos. Rajoy, que se considera el vencedor de las elecciones, no piensa (de momento) renunciar a su derecho a formar gobierno; Sánchez lo considera adalid de la corrupción y hasta Rivera manifiesta en el Parlamento que no es el candidato ideal. Descartada la posibilidad de alcanzar mayoría absoluta por un solo partido, el pacto sólo de investidura de PP y Ciudadanos se antoja insuficiente, si después se pretende defender un gobierno con menos de 140 diputados y en un parlamento tan enfrentado.

4.- Septiembre será un mes en el que la actualidad política se trasladará a los escenarios secundarios de Galicia y Euskadi, a la espera de que los resultados electorales autonómicos modifiquen la dinámica del parlamento de Madrid. Por tanto, a nivel nacional, septiembre será un mes de tregua y postureo. Octubre será el mes decisivo: el día 30, si no hay acuerdo de gobierno, las Cortes quedarán disueltas y los ciudadanos convocados a las elecciones el 25 de diciembre.

Por una nueva ley electoral

Con el sistema actual de ley electoral y conformación del Congreso, el país se ha hecho ingobernable y se profundiza la crisis institucional

De los cuatro puntos expuestos, concluyo que la ley electoral y el sistema político han funcionado con el anterior mapa de partidos, permitiendo la formación de gobierno del partido más votado. Por el contrario, con la estructura de voto actual y el mapa de partidos correspondiente, el sistema actual de ley electoral y conformación del Congreso, el país se ha hecho ingobernable y se profundiza la crisis institucional. Sería menester una ley electoral, por ejemplo, con una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados para dar una estabilidad de gobierno.

Para terminar quiero aportar (de mis lecturas estivales) una cita, de febrero de 1873, en el discurso de abdicación de Amadeo de Saboya, (rey de España tras la precipitada salida desde San Sebastián de Isabel II para exiliarse en Francia):

“Dos años largos ha que ciño la corona de España, y la España vive en constante lucha, viendo cada día más lejana la era de paz y de ventura que tan ardientemente anhelo. Si fuesen extranjeros los enemigos de su dicha, entonces, al frente de estos soldados tan valientes como sufridos sería el primero en combatirlos; pero todos los que con la espada, con la pluma, con la palabra agravan y perpetúan en los males de la nación son españoles, todos invocan el dulce nombre de la patria, todos pelean y se agitan por su bien y entre el fragor del combate; entre el confuso y atronador y contradictorio clamor de los partidos; entre tantas y tan opuestas manifestaciones de la opinión pública, es imposible atinar cuál es la verdadera, y más imposible todavía hallar el remedio para tantos males.” (Amadeo de Saboya a las Cortes. Febrero de 1873).

El mismo día de la abdicación, las dos cámaras se reunieron y proclamaron la primera República de España.

Tomás Merina Ortega

Médico, sociólogo y politólogo. @TomasMerina

7 Comentarios

  1. Santiago E. says:

    Acertado como siempre Tomás, y ya sabes el dicho: si habla mal de España es que es español. No tenemos remedio, salvo que la psiquiatría avance mucho en estos meses.

  2. Manuel Moriche Carretero says:

    Apreciado Tomás:
    Yo contemplo otra posibilidad, que antes podía parecer descabellada, la renuncia de Rajoy en favor de otro candidato del PP. Ello pondría realmente en apuros (más de lo que ya está) al ínclito “NONO”
    No se si sería bueno o no, pero dejaría sin argumentos a más de uno.
    Un abrazo.

  3. Enrique says:

    Atinado artículo como siempre, Tomás.

    Llegados a este punto, y si finalmente acabamos en nuevas elecciones, el clamor popular debe exigir la dimisión de los candidatos que han sido incapaces de servir adecuadamente al país llegando a un acuerdo de legislatura, y dar paso a nuevas personas con nuevas propuestas e ideas.

  4. Carmen Bueso says:

    Tomas: Parece mentira que despues de tantos años transcurridos desde la espantada de Amadeo de Saboya, estamos igual o tal vez peor, somos un puñado de tribus con forma de ver la vida totalmente diferente malcompartiendo un pequeño espacio de tierra maravillosa si estuviera vacia¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

  5. Querido Tomas. Una vez más das fe de la torpeza e ignorancia de nuestros políticos. No saben que la historia es la madre del conocimiento conductal humano así que ni se la saben ni les importa y si hace falta la cambian a gusto del consumidor. Ósea patético.
    Una vez más enhorabuena

  6. Buen artículo y pone el dedo en la llaga,pero discrepo en un pequeño matiz respecto a lo que dice de la actual ley electoral «que ha servido para la gobernabilidad hasta hoy permitiendo al bipartidismo poder formar gobiernos apoyados en los nacionalistas o partidos bisagras».Ese es precisamente el punto flaco,permitir que partidos de ámbito local y con intereses regionales hayan tenido esa capacidad para influir en los gobiernos Nacionales
    Por supuesto que hay que cambiar la ley electoral,pero haciendo que influya en alguna medida la circunscripción unica en todo el territorio Nacional y desaparecca el chantage nacionalita
    Ese ha sido el cancer de la polica en España y que nos va a llevar al desastre y la destrucción de la Nacion mas vieja y mas. ¡¡¡¡¡¡DESGRACIA!!!¡¡

  7. JRG says:

    Interesante comentario.

    El futuro de un país como España no puede estar en manos de unos políticos tan irresponsables, y de cuatro locutores que de manera continuada ponen precio a sus opiniones.
    Opino.