Un niño puede recibir cuatro veces más radiación que un adulto si no se utiliza la técnica apropiada

Con la misma prueba, según la Sociedad Española de Radiología Médica

Guardar

6 SERAM IM-1
6 SERAM IM-1
Ante la proximidad de la celebración, el 8 de noviembre, de la IV edición del Día Internacional de la Radiología -hace 120 años, en un día como aquel, Wilhelm Conrad Röntgen descubrió los rayos X-, la Sociedad Española de Radiología Médica, (SERAM), ha organizado una jornada divulgativa bajo el lema “Radiación, la justa”, precedida de la advertencia de que un niño puede recibir cuatro veces más radiación que un adulto si no se utiliza la técnica apropiada.

La advertencia proviene de la Dra. Gloria Gómez Mardones, responsable de Asuntos Profesionales de SERAM y jefe de servicio del Hospital Niño Jesús de Madrid, quien explica que en los niños, al ser más pequeños y en constante crecimiento, sus órganos son más radiosensibles y tienen mayor esperanza de vida. Esto supone que a lo largo de la misma “van a estar sometidos a un mayor número de exposiciones, por lo que se debe asegurar siempre que cualquier prueba está justificada y tenga mayor beneficio que el riesgo asociado”. Por eso aconseja que la imagen diagnostica se obtenga “con la dosis de radiación tan baja como sea posible, y buscar siempre que se pueda otras alternativas o pruebas sustitutivas que no radien, como la ecografía o la resonancia magnética”.

Por otra parte, la SERAM recuerda que la nueva legislación europea, que entró en vigor en enero de 2014 y deberá trasponerse a la legislación española antes de tres años, establece normas de seguridad básicas para la protección frente a los peligros derivados de la exposición a radiaciones ionizantes, y considera la exposición médica de los niños como una práctica especial. Esto implica el uso de equipos adecuados, y prestar especial atención a los programas de garantía de calidad y verificación de las dosis de radiación que reciben, especialmente en pruebas médicas de diagnóstico que impliquen altas dosis como la Tomografía Computarizada (TC) o la radiología intervencionista.