Foto-1-ponentes
Foto-1-ponentes

Tres de cada diez mujeres sufren un aborto natural en su primer embarazo

Según los presidentes del Congreso Mundial de Histeroscopia

Guardar

El Congreso Mundial de Histeroscopia (CMH) ha celebrado en Barcelona su II edición, congregando a más de 1.000 ginecólogos de todo el mundo, y centrándose en la relación entre la histeroscopia y la reproducción, materia dentro de la cual se abordó la cuestión de que "según los presidentes del congreso, tres de cada diez mujeres que se quedan embarazadas por primera vez sufren un aborto natural".

Los avances en el campo de la histeroscopia permiten hacer diagnósticos más precisos así como ofrecer más respuestas a aquellas mujeres que hayan pasado por esta clase de abortos naturales. El responsable de la Unidad de Histeroscopia del Hospital del Mar de Barcelona y copresidente del Congreso, Sergio Haimovich, explica acerca de la función de este tipo de intervención que "cuando se produce un aborto espontáneo, la histeroscopia permite analizar el embrión, realizar una biopsia para ver si ha habido algún problema genético o de malformación, es decir, proporcionar una respuesta a la mujer del por qué". Con esta actuación también se puede saber en qué lugar concreto del útero estaba colocado el embrión, lo que permite al profesional sanitario hacer un raspado exclusivamente de esa zona tras el aborto para no dañar así el resto del órgano.

La histeroscopia también permite preservar la fertilidad de aquellas mujeres jóvenes que tengan un cáncer de endometrio en sus fases iniciales, es decir, con menos del 50 por ciento de la pared del útero perforado. El copresidente de este congreso, el doctor Alonso Pacheco, de la Unidad de Histeroscopia del Centro Gutenberg de Málaga, informa acerca de este procedimiento concreto que "la histeroscopia ha supuesto un avance en el estudio de la reproducción porque permite examinar, con mayor precisión que otras técnicas, el interior del útero y el endometrio para detectar anomalías morfológicas y malformaciones uterinas y corregirlas para mejorar resultados reproductivos". Recalca, además, que se trata de una intervención no invasiva.