Más de un tercio de países de ingresos bajos y medianos afrontan los dos extremos de malnutrición

Según los datos de un nuevo informe de la OMS

Guardar

oms
oms
Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS), integrado por cuatro artículos y publicado en la revista The Lancet, refleja que más de una tercera parte de los países con ingresos bajos y medianos presentaban formas superpuestas de malnutrición (45 de 123 países en la década de 1990 y 48 de 126 países en la década de 2010), especialmente en África subsahariana, Asia meridional y oriental y el Pacífico.

Por este motivo, dicho organismo resalta que "se necesita un nuevo planteamiento para contribuir a reducir simultáneamente la desnutrición y la obesidad, ya que ambos problemas están cada vez más conectados entre sí debido a los cambios vertiginosos registrados en los sistemas alimentarios de los países".

"Nos enfrentamos a una nueva realidad nutricional", afirma el director del Departamento de Nutrición para la Salud y el Desarrollo de la OMS y autor principal del informe, el doctor Francesco Branca, que señala que "ya no podemos clasificar a los países en dos categorías: países de ingresos bajos y con problemas de subalimentación, y países de ingresos altos y afectados solamente por la obesidad. Todas las formas de malnutrición tienen un denominador común: sistemas alimentarios que no pueden ofrecer a todas las personas una alimentación saludable, inocua, asequible y sostenible. Para cambiar esto se requieren medidas en todas las etapas de los sistemas alimentarios".