Españoles
Españoles

Las zonas más desfavorecidas de Santander presentan un mayor riesgo de muerte

Según un estudio del Observatorio de Salud Pública de Cantabria y el ICANE

Guardar

Los habitantes de los barrios de la periferia de Santander más desfavorecidos, desde el punto de vista socioeconómico, tienen mayor riesgo de muerte que el resto de vecinos de la capital cántabra, según se desprende de la investigación llevada a cabo por el Observatorio de Salud Pública de Cantabria (OSPC) y el Instituto Cántabro de Estadística (ICANE), que participaron en la elaboración del Atlas de Mortalidad de España, que es resultado del proyecto 'Desigualdades socioeconómicas y medioambientales en la distribución geográfica de la mortalidad en grandes ciudades de España (1996-2015): MEDEA3'.

Los mayores riesgos, para ambos sexos, se observan en la población con residencia en las zonas de Cueto, Cajo, La Albericia-Adarzo-San Román y Candina-Nueva Montaña-Peñacastillo Sur. Entre los hombres, se observa un mayor riesgo en las zonas de Cazoña-Norte-Plaza María Blanchar; zona de las calles Valliciergo-San Simón; Barrio Pesquero; Monte; zona de las calles Burgos-Magallanes; Plaza 2 de mayo y Campogiro-Peñacastillo Norte. Sin embargo, entre las mujeres presentan mayor riesgo las residentes en la zona de las calles Argentina-Habana.

El atlas de mortalidad de Santander revela grandes desigualdades entre los vecinos de las distintas zonas de la ciudad, así como patrones distintos de distribución de la mortalidad en función del sexo. Estas diferencias son acusadas en relación con la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), de forma que en los hombres, el riesgo de morir por esta patología es significativamente mayor que el promedio de la ciudad. En cuanto a las mujeres, en relación con la EPOC, únicamente las que tienen residencia en Cueto presentan un mayor riesgo de muerte (113,59% más), y no se encontró ninguna zona que tenga un riesgo significativamente menor. Aunque, en el caso particular de la cardiopatía isquémica, el patrón es heterogéneo tanto en hombres como en mujeres.