La SEIMC se une a CEEM en la marcha contra el proyecto de troncalidad

Guardar

26 seimc logo
26 seimc logo


La Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica, SEIMC, anuncia su adhesión a la manifestación del 5 de abril convocada por el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, CEEM, contra el proyecto de troncalidad. Desde la Sociedad aseguran, además, que está todo listo para recurrir el proyecto de troncalidad en caso de que el Consejo de Ministros lo apruebe sin incorporar las peticiones de la SEIMC.

Según informa la sociedad científica, el Real Decreto publicado en diciembre del año pasado, no contemplaba ninguna de las aspiraciones de la SEIMC, esto es, el reconocimiento de las Enfermedades Infecciosas como especialidad del tronco médico y la no troncalidad de la especialidad de Microbiología Clínica. Por el contrario, el borrador configuraba Enfermedades Infecciosas como un Área de Capacitación Específica, ACE, e incluía Microbiología en el tronco denominado “Laboratorio y Diagnóstico Clínico”.

Para la SEIMC, sin especialistas en Enfermedades Infecciosas y con una Microbiología troncal, España retrocede al nivel de los años 60 del siglo pasado. “Nuestro país”, aseguran sus representantes, “no será capaz de afrontar retos de futuro y abordar adecuadamente el diagnóstico de las enfermedades infecciosas, el manejo y tratamiento de los pacientes que las padecen y su prevención. ¿Queremos eso para nuestro SNS, querrán eso los pacientes infectados por el VIH, los trasplantados, los pacientes ingresados en los hospitales con infecciones por bacterias resistentes a los antibióticos o que padecen cualquier otra enfermedad infecciosa? En un hospital, el 35% de los pacientes tienen una infección y el 40% está recibiendo antibióticos”. Al decir de esta sociedad científica, desde un punto de vista económico, ninguna de sus peticiones implica sobrecostes presupuestarios para las arcas de la Sanidad española, muy al contrario, la propuesta de Sanidad supone un claro incremento del coste en la futura formación de los microbiólogos y un sobrecosto asociado al no reconocimiento de Enfermedades Infecciosas como especialidad. Esta decisión choca frontalmente con las recomendaciones europeas.