La Comunidad de Madrid conocía la cesión de datos clínicos a centros privados desde marzo de 2014

Según denuncia AFEM

Guardar

En una nota pública, AFEM (la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid) asegura que diversas organizaciones de defensa de la sanidad pública, llevan meses cuestionando la opacidad con la que desde multitud de centros sanitarios del sistema público se derivan pruebas complementarias y/o procedimientos quirúrgicos a clínicas privadas regionales y que, desde agosto, han denunciando la filtración de datos clínicos de pacientes del Hospital Universitario de Fuenlabrada hacia la Clínica Los Madroños. La propia Consejería de Sanidad cifra en torno a 580 los historiales cedidos irregularmente.

image__afem_asoc_facultativos_especialistas_madrid_50302Según cuenta AFEM, dl día 21 de marzo de 2014 el Subinspector Jefe de la Policía local de Fuenlabrada envió una carta al Consejero de Sanidad denunciando que “dos vecinos habían recibido llamadas telefónicas de ciertas empresas privadas en las que se les ofrecía servicios de rehabilitación que supuestamente habían sido requeridos por los servicios sanitarios públicos”. Estos vecinos comprobaron, contactando con sus centros hospitalarios, que este extremo no era cierto, motivo por el que lo pusieron en conocimiento de la Policía Local. En esta carta se establece que la Policía Local desarrolló un operativo de investigación sin éxito, siendo imposible identificar a la mencionada empresa privada. Por este motivo se pusieron los hechos en conocimiento del Consejero de Sanidad con el fin de que “si lo estima conveniente, proceda de la forma que estime oportuno.”

“Desde AFEM consideramos inadmisible que la CAM conociera la existencia de estas irregularidades en marzo de este año, que permitiera que éstas continuaran y que, a día de hoy no se hayan depurado responsabilidades”, asegura Marta Hernández, portavoz de AFEM. “Ya denunciábamos en agosto que resultaba obligado esclarecer las circunstancias que han propiciado la utilización de información personal y clínica de pacientes por clínicas privadas sin el conocimiento del personal facultativo de Fuenlabrada”. “También entonces exigíamos responsabilidades a la Consejería de Sanidad por no garantizar la privacidad de los datos de los pacientes. El hecho de que esta filtración de datos fuera comunicada al propio Consejero por funcionarios públicos en marzo pasado y que desde entonces no se haya aclarado el origen de estas prácticas irregulares nos parece absolutamente inaceptable y como refleja la carta sería el Consejero el último responsable”, concluye Hernández.