Política y Sociedad Unas solicitan una memoria económica y otras afirman no haberlo recibido

El borrador del Real Decreto-Ley de Sanidad universal no convence a las comunidades

El borrador del Real Decreto-Ley sobre el acceso universal al Sistema Nacional de Salud (SNS) enviado por el Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas no ha tenido buena acogida entre éstas, que enfocan sus críticas hacia la permanencia de la condición de asegurado y a la ausencia de memoria económica.

La memoria económica y el coste de la modificación de la norma para incluir la asistencia a personas en situación irregular ya fue uno de los argumentos en contra esgrimidos por los consejeros de Sanidad durante el Consejo Interterritorial del SNS del pasado 28 de junio.

En esta reunión, el titular de la Sanidad gallega, Jesús Vázquez Almuiña, aseguró por ejemplo que “ese problema” -refiriéndose a la no asistencia sanitaria a algunas personas-, si existía, estaba resuelto, pero que, si no lo estuviera, habría que presentar una memoria económica. Una memoria que, como recordaron los consejeros socialistas, no presentó el Partido Popular (PP) cuando, de manera unilateral, publicó el Real Decreto-Ley 16/2012.

Es decir, los consejeros de Sanidad del Partido Popular reclamaron en ese momento y reclaman ahora, tras haber recibido el borrador, una memoria sobre el impacto económico que supondría ampliar el derecho a recibir atención en la Sanidad española, aunque aseguran al mismo tiempo que, antes de esta decisión del nuevo Gobierno socialista, ya se atendía a todas esas personas y no había ninguna exclusión sanitaria. Por tanto, ya se destinaba un presupuesto a ello, se entiende.

Críticas a la condición de asegurado

Que el borrador siga incluyendo la condición de asegurado también es objeto de críticas. La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), por ejemplo, afirma que es un problema “que el borrador siga incluyendo la condición de asegurado también es objeto de críticas.

“Aunque establece excepciones que amplían este derecho a la asistencia sanitaria, el continuar su vinculación con el aseguramiento deja abierta la puerta a actuaciones mas restrictivas”, reflexiona la FADSP acerca del Real Decreto-Ley sobre el acceso universal al SNS.

En este contexto, se advierte desde distintos frentes que la norma, aunque cambia las cosas a efectos políticos, no sucede lo mismo en lo referente a los aspectos legales, pues se consolidaría el planteamiento excluyente del RDL 16/2012.

La opinión de Madrid

Enrique Ruiz Escudero

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, también compartió su opinión con Acta Sanitaria. El responsable de la Sanidad madrileña puso el foco en el poco tiempo que las comunidades tienen para revisar este documento a fondo.

“Hemos visto cosas que generan dudas”, explicó Enrique Ruiz Escudero, que concretó estas dudas también en la definición de condición de asegurado; en si este nuevo Real Decreto-ley invade las competencias de otros reales decretos; y en cómo afectaría su implantación al turismo sanitario. Por otro lado, el consejero de Sanidad de Madrid indicó que el Ministerio en cuestión debe “tener muy claro”, al poner en marcha la nueva norma, a cuántas personas afectaría, algo que “aún no se sabe”.

Así, Ruiz Escudero apuntó a que el Ministerio de Sanidad debe atender a tres cuestiones para encontrar un mínimo consenso en cuanto a la universalidad: mayor claridad en el documento; más tiempo para estudiar el borrador y presentar posibles alegaciones; y tratar el tema de la financiación para el volumen de personas que requerirían de asistencia.

No ha llegado a algunas comunidades

Estas críticas pueden hacer que el Ministerio de Sanidad se tome más tiempo del esperado en estudiar y modificar el contenido del documento, que según el propio organismo fue enviado el pasado jueves, 12 de julio, “a todas las comunidades autónomas”.

Sin embargo, Acta Sanitaria contactó con varias regiones para comprobar que, efectivamente, habían recibido este borrador de Sanidad universal y la respuesta por parte de estas fue que no habían recibido nada, al menos los gabinetes de las Consejerías de Sanidad.

Si bien es cierto que el documento puede haber llegado directamente a los altos directivos de los departamentos, sin pasar por los gabinetes, el hecho de que estos responsables de la comunicación de las regiones no conozcan su paradero puede ser una muestra de la inseguridad que existe acerca de este borrador de universalidad.

Deja un comentario