Política y Sociedad Llamada desde la 14 reunión Internacional de la Fundación Jiménez Díaz y el Instituto Roche

Urge que España tenga una estrategia nacional de Medicina Personalizada apoyada en datos

Las conclusiones extraidas de la 14ª Reunión Internacional sobre Investigación Traslacional y Medicina de Precisión titulada ‘Big Data: Integración de ómicas, imagen y datos clínicos‘, un encuentro organizado por la Fundación Jiménez Díaz (FJD), el Instituto de Investigación Sanitaria de la misma, el grupo asistencial privado Quirónsalud y el Instituto Roche han puesto de manifiesto que se requieren plataformas integradas y compartidas de Big Data para impulsar la nueva Medicina y que urge que España tenga una estrategia nacional de Medicina personalizada apoyada también en el Big Data.

Federico Plaza

Imagen médica y ómicas

El vicepresidente de la Fundación Instituto Roche, Federico Plaza, festejó poder celebrar la 14 reunión del Instituto Roche, en alianza estratégica con el Instituto de Investigación de la Fundación Jiménes Díaz. Sobre bases, aclaró, de compartir e integrar conocimientos y datos de distintas procedencias. Para ello, es preciso contar con el caudal informativo de las disciplinas ómicas y aprovechar todo el potencial de las últimas tecnologías de imagen clínica, según razonó.

Reparó Federico Plaza en la necesidad de tener un sistema sanitario bien dotado en términos de Big Data, de cara a lograr que haya evaluaciones dinámicas de, por ejemplo, los nuevos medicamentos, mediante una monitorización continua que cuente con la coordinación de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y su matriz europea.

Criterios y datos fiables

Sobre la gestión de datos, apeló el dirigente de la Fundación Instituto Roche a la bioinformática y la definición de un criterio que permita llegar a datos fiables y comparables para conducir ese torrente tumultuoso de información en aprovechamiento de la salud del paciente. A partir, opinó el mismo directivo, de la necesaria modernización del sistema sanitario.

Definió la jornada como procedente y estimulante para llegar a conclusiones que hagan avanzar la Medicina de todos, cada vez más personalizada y siempre de precisión, con actores imprescindibles, señaló, como la doctora Carmen Ayuso y su equipo de excelentes clínicos y profesionales.

Carmen Ayuso

Ampliar experiencias de éxito

La jefa del departamento de Genética del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, la doctora Carmen Ayuso, citó a ponentes anteriores, presentes y ausentes de la sala, como testigos de que las jornadas abordan siempre temas candentes de la última versión disponible de la Medicina. En ese camino, destacó la inexcusable urgencia de hacer progresar el Big Data, además de testar las excelentes experiencias que se realizan en comunidades autónomas como Cataluña o Andalucía.

La directora científica del Instituto de Investigación Sanitaria-Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD), ente vinculado a la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), resumió los puntos fuertes de la jornada, con especial mención a la conferencia del doctor Antoni Andreu, como ejemplo garante de la funcionalidad de los institutos de investigación como verdaderos repositorios de Big Data que permiten llegar a algoritmos de gran utilidad para la Salud Pública e individual de los ciudadanos.

Agradeció igualmente Ayuso a Quirónsalud y su propio centro, la Fundación Jiménez Díaz, la posibilidad de celebrar otra reunión del mayor nivel científico. En otro momento, Ayuso dejó meridianamente claro que su hospital e instituto hacen un uso escrupuloso de los consentimientos para el uso de datos y muestras con fines de investigación.

Josú Rodríguez

Oncología en el centro

Durante sus palabras de bienvenida, el gerente adjunto del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, Josú Rodríguez, evocó la figura del profesor Carlos Jiménez Díaz, quien nunca vio la Medicina desvinculada de la tecnología.

Como ejemplo de ello, citó los 54 indicadores de salud que pueden leerse de manera instantánea a través de las nuevas aplicaciones para teléfonos inteligentes o el sistema Wilson Health, que ofrece una mayor precisión en Oncología que los medios convencionales, según atestiguó.

Sobre Big Data, aseguró que impulsará de manera decisiva los diagnósticos y tratamientos. Además, aprovechó la ocasión Rodríguez para anunciar como primicia que el aula magna de su hospital será completamente remodelada.

Ángel Blanco

Billones de datos

El director de organización, procesos y TIC de Quirónsalud, Ángel Blanco, habló de billones de datos ofrecidos por los 15 millones de pacientes de su grupo de raíz alemana.

Apeló al polígrafo germano Goethe al decir que no es suficiente saber o querer saber algo, sino que es exigible usar el conocimiento, con utilidad para la ciencia que, a su vez, va destinada a mejorar la vida de los pacientes, añadió.

Con vocación de invertir la secuencia entre la investigación, la docencia y la asistencia, ya que el paciente es generación consciente e inconsciente de información clínica relevante, aseveró. A los ingenieros presentes les alabó su capacidad para saber cotejar miles de resonancias magnéticas de todo el mundo, aunque no sepan nunca cómo funciona, por ejemplo, la proteína beta-amieloide.

Jesús García Foncillas

Proliferación de ómicas

El jefe de Departamento de Oncología del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz y de Oncohealth, el doctor Jesús García-Foncillas, añadió a las ómicas la genómica, la transcriptómica, la proteómica, la cliniómica y la radiómica, con el anuncio de que llegarán más. Desde una visión dinámica y diacrónica en el tiempo, especialmente perceptible en Oncología.

Porque, aseguró, ya no es una sola mutación la responsable de un tumor concreto, sino que es preciso estudiar el comportamiento biológico de dicho tumor. Así, las traslocaciones que se analizaban antes no explican ahora los actuales enfoques, por ejemplo, en cáncer de pulmón. Lo que hace preciso, argumentó, comparar los datos de miles de pacientes, en un momento que definió tan difícil como apasionante, de cara a dar respuesta a necesidades de salud aún no cubiertas.

En esa trayectoria, García Foncillas requirió un re-análisis que permita llevar la ingente cantidad de información hasta la cama del paciente, con las ventajas que da la radiónica, en sintonía con los requerimientos legales y éticos que salvaguarden la integridad de los pacientes en su dimensión personal, matizó.Además, añadió que queda usar en los estudios más marcadores en línea germinal, dado que los somáticos son muy abundantes.

Federico Rojo

Clasificaciones tumorales cambiantes

El jefe de Servicio de Anatomía Patológica de la Fundación Jiménez Díaz, el doctor Federico Rojo, habló de patología molecular e imagen digital. Como premisa, describió la clasificación que permitió hace 18 años tipificar los principales tipos de tumores en mama en basales, HER2, luminales B, luminales A o normales. Mientras que, desde 2016, la clasificación se realiza según receptores de factores de crecimiento ERBB2, EFGR; los reguladores de ciclo celular, la señalización ER, los reparadores de DNA y otras taxonomías.

Citó Federico Rojo cuatro estudios sobre medianas de supervivencia y tumores libres de progresión, que ilustró con información sobre cáncer de pulmón de célula no pequeña. En ese contexto, explicó que se debe realizar una patología de precisión que integre la morfología molecular con los datos genómicos. Habida cuenta, dijo, del problema que supone que la mitad de los patólogos europeos estén en la cincuentena de edad medida, con un difícil horizonte de relevo generacional.

Una red digital

Como modelo al compartir información, Rojo describió el sistema digital que comparten los hospitales Infanta Elena, Villalba, Rey Juan Carlos y Fundación Jiménez Díaz. Cuatro entidades sanitarias con capacidad, según detalló, de incorporar algoritmos de interpretación e instrumentos tecnológicos en mama, próstata, colorrectal y pulmón, lo que permitirá describir los espacios de dispersión tumoral, además de disponer de algoritmos inteligentes y funcionales para la realización automática de los biomarcadores tumorales y las pruebas requeridas. Algo que ejemplificó con un marcador de tejido mediante análisis molecular en mama.

También describió el doctor Federico Rojo el seguimiento desde IHC a WES/WGS, tras haber secuenciado a 2.000 pacientes y disponer de un panel próximo a los 150 genes patogénicos. Para ratificarlo, citó el caso de un paciente joven (39 años) con dolor óseo en zona inguinal (sacro) que derivó en una traslocación en ALK que permitieron usar la terapia adecuada (Alectinib 600 mg bid).

Otros casos de éxito

Rojo resumió otros dos casos de cáncer de pulmón. Uno de ellos, existente en un varón de 79 años, que mostró alteración en NSCLC NGS por lo que recibió el inhibidor Tas-119. Por otro lado, un paciente de 49 años con tumor originario en tiroides con alteración en RET. Se le aplicó una terapia experimental en otros tumores sólidos con remisión de la enfermedad.

Sobre la biopsia líquida a partir de distintos fluidos corporales del paciente, el jefe de Servicio de Anatomía Patológica del centro hospitalario precisó que es apta para estadios avanzados y tempranos de las neoplasias. Como muestra de ello, aconsejó su uso cuando, en pacientes con tumores de pulmón con alteración en ALK, no es razonable optar a nuevas biopsias quirúrgicas.

Berta Almoguera

Liderazgo de Estados Unidos

La médico adjunto del servicio de Genética del Hospital Fundación Jiménez Díaz, la doctora Berta Almoguera, disertó sobre integración de datos ómicos en la Historia Clínica Electrónica y acerca del Proyecto e-merge.

Partió para ello de su experiencia en el Hospital Infantil de Filadelfia (Estados Unidos), donde existe el mayor repositorio mundial de datos genómicos y biobanco. Sobre su funcionamiento, comentó que todo niño ingresado recibe invitación a donar una muestra de su patología.

A continuación se realiza el genotipado con un cortafuegos entre personal clínico y estadístico. Con un caudal de 90.000 muestras de CHOP y 10.000 progenitores, además de una media de un millón de SNPs por paciente. Información compatible con la clasificación internacional CIE y otras escalas. Para Almoguera, esta información es muy homogénea en términos de etnia aplicable a la salud, al contar con un gran volumen de niños caucasianos y afroamericanos, principalmente.

Citó la especialista el proyecto eMERGE, con 17.000 muestras genotipadas de niños con un mínimo de 500.000 SNPs, o polimorfismos de nucleótidos únicos. Estas muestras llegaron a 50.000 con la suma de otros dos grandes hospitales, que superaron las 80.000 con nuevas incorporaciones.

Center for Applied Genomics

En este análisis del Center for Applied Genomics, la ponente describió los grupos de genómica y farmacogenómica en los que ella participó. Con la misión de agregar toda la información de las 51.000 muestras genotipadas. Un proceso de genotipado in silico realizado a partir de 16 millones de SNPs que incluyó la creación de un algoritmo de la red KB.

Cada centro eligió tres fenotipos para generar tres algoritmos, según la ponente. Algoritmos que su grupo realizó para asma, dermatitis atópica y TDAH, con cifras de muestras que variaron de las 20.000 a las 12.000 muestras. De todo ello se obtuvo, según la especialista una gran precisión de fenotipados en esas patologías.

Acerca del proyecto eMerge-PGs, detalló que se aplicó a pacientes con alelos nulos de tiopurin metil transferasa (TPMT) en cerca de 90.000 individuos, con resultados extrapolables a más de 170.000 candidatos a ser tratados con tratamientos específicos, además de incluir esta contingencia en las historias clínicas. La especialista explicó que también se logró realizar diagnósticos a partir de marcadores de línea germinal.

Joaquín Dopazo

Andalucía despunta

El director de Bioinformática Clínica de la Fundación Progreso y Salud -entidad colaboradora de la Junta de Andalucía-, Joaquín Dopazo, refirió la experiencia andaluza en materia de Big Data. Sobre este nuevo paradigma aclaró que el segundo proyecto fue el andaluz MGP 2011, después del CLL 2009-2014 nacional. A los que siguieron los de Navarra (NaGen 2016), Cataluña (MedPerCan, URDcat 2017) y Madrid (RareGenomics 2018), además de las estructuras nacionales CIBERER 2012 y EnoD-Ciberer 2016.

Joaquín Dopazo entiende que la falta de equidad está servida porque no todos los hospitales tienen capacidad potencial para manejar la información genómica. Razón por lo que apostó por reglas de escalabilidad, protección de datos y finalidad clínica habitual.

Así ocurre en Andalucía, confirmó el ponente, a la hora de confirmar diagnósticos de enfermedades raras. En un circuito, comentó, en cuyo origen está el genetista y al final la base de datos, mediante un interfaz que usa MMP o módulos médicos personalizados y la estructura de manejo de información genómica OpenCGA y gracias a un equipo cuyo uno de sus creadores está actualmente en Reino Unido y ayuda a lograr los 100.000 genomas del sistema sanitario británico.

A la caza de mutaciones conocidas

Dopazo detalló también el programa de diagnóstico por biomarcadores secuenciados en cáncer. Dentro de un circuito, en tumores de pulmón, que implica secuenciar el exoma después de cada analítica, de forma más barata en los hospitales que externalizar este servicio. Dado que que el 57 por ciento de las neoplasias tratables tienen una mutación conocida, tal como manifestó.

Sobre su región, recordó que es la tercera en tamaño de Europa y que está poblada por 8,5 millones de personas. Por eso, celebró que Andalucía posea la mayor red de salud casi del mundo, con 12.083.681 pacientes incluidos desde 2001. sobre tecnología Oracle.

Pilar Nicolás

Del Derecho a la práctica médica

La profesora del grupo de investigación de la cátedra de Derecho y Genoma Humano de la Universidad del País Vasco, la jurista Pilar Nicolás, analizó los aspectos ético-legales de la explotación y manejo del Big Data.

Con esa finalidad, declaró que la iniciativa comunitaria ‘Redesigning health in Europe for 2020’ busca integrar los datos de salud en grandes sistemas continentales de acceso a los investigadores, siempre con utilidad clínica.

Dentro de un marco de protección de datos personales, Pilar Nicolás precisó que no se aplica a los datos anónimos, pero sí carga la responsabilidad en el prestador de servicios asistenciales. A raíz del Reglamento Europeo 2016/679 del Parlamento y del Consejo europeos, que en su artículo 157 abre la puerta a que los investigadores dispongan de datos existentes en distintos registros, de cara a llegar a conclusiones más firmes que beneficien a problaciones más amplias.

Siempre que ese uso se haga con todas las garantías a las legislaciones europea y nacionales, matizó, y para una reutilización lícita amparada por el Artículo 50, de los considerandos no dispositivos del reglamento. Mientras que en el artículo 5, ya dispositivo, en el que la investigación es tan permisible como el estudio original que generó la información.

Anonimización y seudonimización

Como piedra de toque, Nicolás citó el Artículo 89, donde se explicita el uso de los datos clínicos sensibles, también regulados por el artículo Nueve, que consagra el uso clínico, ya existente, y el añadido investigador. Articulado que introduce el concepto de seudonimización, distinta a la anonimización que no tiene ningún vínculo directo con el sujeto que lo genera, y el derecho de supresión de datos en cualquier momento, entre otros.

La jurista entendió como desproporcionada la reacción adversa de las sociedades científicas al Reglamento. Así mismo, encontró positivo poder disponer de la Ley Orgánica 3/2018 de proteccion de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, aunque esta experimentó indefiniciones en su publicación final tras la fase de enmiendas. Entre sus ventajas, citó la fusión de la legislación preexistente en material de ensayos clínicos, investigación biomédica y otros capítulos.

Para concluir, mencionó la disposición adicional 17, sobre aquellos datos que no precisan autorización. Como ocurre, ilustró, con las aseguradoras al realizar su actividad gestora o con los prestadores de servicios de salud, a la hora de actualizar los datos de sus pacientes, por ejemplo. Además de la preceptiva evaluación de impacto del proyecto que incluye la gestión y almacenamiento de datos de pacientes., con la salvedad, señaló Nicolás, de que esta ley no tiene efectos retroactivos.

Antoni Andreu

Una estrategia nacional, ya

El director científico de European Infraestructure for Traslational Medicine (EATRIS), Antoni Andreu, dictó la conferencia magistral titulada ‘Investigación en multiómicas. La perspectiva desde EATRIS’, con sus luces y sombras.

Previamente, detectó un mal endémico en España, visible en la desconexión existente entre los dictados de la Administración central y la implementación de las políticas que se hace en las regiones, con gran polifonía disonante de los sistemas de información. Razón que le llevó a exigir una estrategia nacional, ya, de Medicina Personalizada apoyada en tecnologías como Big Data, aunque mostró sus dudas de lograrla finalmente.

Adelantó Andreu la próxima estrategia marco de la Unión Europea (Horizon Europe) para sortear los cuellos de botella que existen para la implementación del Big Data. Desde un  nuevo enfoque, basado en Misiones, según los enunciados del informe Mazzucato. En un salto adelante similar, ilustró, al que dio el presidente Kennedy cuando afirmo en los años 60 del siglo XX: “vamos a poner un ser humano en la Luna”. Que supondrá, en el terreno de la Medicina, reducir al 50 por ciento el cáncer en un futuro próximo.

Conocimiento sin calidad

Partió de la base de que el conocimiento que se genera en la actualidad no tiene la calidad suficiente. Con mención a Freedman, que llegó a la conclusión de que los 60 billones de dólares destinados a investigación básica y clínica por los entes públicos de Estados Unidos llevaron a resultados en un 50 por ciento irreproducibles, a pesar de deberse a causas evitables. Un problema que situó especialmente en la industria farmacéutica y sus dificultades para generar nuevos medicamentos.

Con lo que tachó Andreu a la investigación comercial de deficiente en un grado importante, por culpa de ensayos clínicos mal diseñados en un contexto regulatorio bastante constrictor. Lo que, según el conferenciante, ha hecho que muchos Big Pharma haya clausurado importantes líneas de desarrollo. Con un “Valle de la Muerte” investigador y financiero que podría provocar una carencia de medicamentos a diez años. Porque nadie pone dinero, señaló, en la traslación de la investigación, dado que las agencias reguladoras juzgan sus decisiones en función de la ciencia publicada y los factores de impacto y no por otras razones.

Como novedad, Andreu citó la “Fairification”, curioso neologismo, que se deriva del protocolo FAIR, por “Findable”, Accesible, Interoperable y Reutilizable. El conferenciante también arguyó que se invierte tanto en enfermedades raras y cáncer, no por casualidad, sino porque sus fundamentos patogénicos y terapéuticos son genéticos. Lo que explica, por ejemplo, las grandes inversiones que reciben estas áreas terapéuticas. Andreu vaticinó que la palabra “cáncer” caerá en desuso porque se hablará de “expresión fenotípica con base molecular”, con lo que se disiparán también todos los estigmas sociales.

Consuelo Martín de Dios

En espera de la 15 jornada

Clausuró el encuentro la directora gerente de la Fundación Instituto Roche, Consuelo Martín de Dios, con la vista puesta en la próxima reunión a celebrarse en el propio horizonte 2020 de su entidad.

Pidió la directiva que, de una vez por todas, la historia clínica sea interoperable en España, con el objetivo de hacer más fácil el tránsito de una Medicina basada en la evidencia a una fundamentada en los algoritmos.

Pidió también velar la confidencialidad de los datos, al tiempo que se puedan usar datos de la vida cotidiana con beneficios para la salud de los ciudadanos, dentro de una misión en la que su entidad ya lleva empeñada 15 años y a los que auguró otros 15 años más.

Deja un comentario