Industria farmacéutica

Autorizado el tratamiento de Bayer para dos tipos de HP

La Food and Drug Administration (FDA) ha autorizado un tratamiento de Bayer HealthCare, llamado Riociguat, para dos tipos de Hipertensión Pulmonar, una enfermedad grave, progresiva y potencialmente mortal, que -en el caso de la Tromboembólica crónica (HPTEC)- afecta a 3 personas por cada millón de habitantes, según se avanzó en un encuentro sobre necesidades médicas no cubiertas en Hipertensión Pulmonar, que organizó Bayer.

Autorizado el tratamiento de Bayer para dos tipos de HP

A pesar de que se desconoce la prevalencia exacta de este tipo de enfermedad, considerada rara, se estima que está infradiagnosticada según afirmó la doctora Pilar Escribano, de la Unidad Multidisciplinar de Hipertensión Pulmonar del Hospital Universitario Doce de Octubre.

 

Tango la agencia norteamericana FDA como la europea EMA han concedido la clasificación de medicamento huérfano para Riociguat, es decir, un medicamento que se destine a establecer un diagnóstico, prevenir o tratar una enfermedad que afecte a menos de cinco personas por cada diez mil en la Unión Europea; o que se destine al tratamiento de una enfermedad grave o que produzca incapacidades y cuya comercialización resulte poco probable sin medidas de estímulo.

 

Riociguat (comercializado bajo el nombre de Adempas®) ya está disponible en los EE.UU. y en Canadá como el primer y único medicamento aprobado para el tratamiento de la Hipertensión Pulmonar Tromboembólica Crónica (HPTEC). En EEUU, también está autorizado para el tratamiento de la Hipertensión Arterial Pulmonar.

 

La HP puede afectar a los pacientes de todas las edades, incluidos los niños. Si se deja sin tratamiento, la tasa de mortalidad puede ser más alta que la de ciertas formas de cáncer, incluyendo el cáncer colorrectal y de mama. Según la presidenta de la Asociación Nacional de Hipertensión Pulmonar, Irene Delgado, “esta enfermedad afecta a más mujeres que hombres y, por estadística, surge entre los 30 y 40 años de edad, es decir en pleno desarrollo profesional y personal”. Este hecho, dijo, “supone dejar de trabajar, imposibilita quedarse embarazada, la pérdida del puesto de trabajo y de poder adquisitivo. En definitiva perdemos salud, vida social y oportunidades”.

 

El primer problema con el que se encuentran los pacientes es el diagnóstico, que en palabras de Irene Delgado, “es un peregrinaje entre médicos y hospitales”. Los síntomas son parecidos a la EPOC y el asma.

 

La Hipertensión Pulmonar provoca cambios vitales y afecta al corazón y los pulmones. La presión en las arterias pulmonares es superior a la normal y puede causar insuficiencia cardíaca y muerte. La capacidad para hacer ejercicio de las personas con HP, así como su calidad de vida, es notablemente menor. Los síntomas más frecuentes son disnea (ahogo), cansancio, mareos y desmayos, que empeoran con el ejercicio. La investigación sugiere que la deficiencia de óxido nítrico (ON) junto con la disfunción endotelial constituye el problema central de la HP y se asocian a la progresión de la enfermedad y la muerte.

 

Existen cinco tipos de HP. Hasta ahora, sólo existen tratamientos autorizados en Europa para un tipo de HP considerada una enfermedad rara (la Hipertensión Arterial Pulmonar -HAP). A pesar de la disponibilidad y las ventajas de estos tratamientos, el pronóstico de los pacientes con HAP sigue siendo desfavorable y son necesarias nuevas opciones terapéuticas, pues la mortalidad de los pacientes con HP continua siendo elevada.