Política y Sociedad

Autoridades sanitarias suecas y españolas enfatizan la importancia de las nuevas tecnologías para crear eficiencia y cohesión

La embajadora, Cacilia Julin
 La embajadora, Cacilia Julin
Mats Larson, consejero gubernamental y experto en eHealth Suecia
Mats Larson, consejero
gubernamental y experto
en eHealth Suecia

En el encuentro se dieron cita autoridades sanitarias de España y Suecia, así como directivos de empresas especializadas en nuevas tecnologías de la salud. La embajadora de Suecia en España, Cecilia Julin, eligió las palabra “eficiencia” para referirse a la salud y se manifestó en pro de un servicio sanitario más eficaz y de alta calidad a un precio razonable. La respuesta de cómo lograrlo la buscó en los avances tecnológicos, que aseguró están obteniendo éxito en su país.

 

Cecilia Julin aportó el dato de que Suecia, con más de 9 millones de habitantes, dedica un 10 por ciento de su PIB a la salud y a la asistencia sanitaria. Explicitó que un país pequeño y avanzado como el suyo ha logrado un buen sistema sanitario estrechando lazos de colaboración con la industria, “con una mentalidad abierta a la colaboración con las compañías responsables de I+D y con los emprendedores, aprovechando al máximo las sinergias”. Como ejemplo expuso la colaboración que en 2010 comenzó el Gobierno sueco con la empresa Symbiocare, una plataforma tecnológica en el campo de la salud y la biología. Según la embajadora, el principal objetivo que movió a construir esta alianza fue la de ampliar la colaboración para alcanzar una calidad a disfrutar por todos y el objetivo de intercambiar experiencias, no solo entre compañías suecas, sino de empresas en el mundo.

 

Innovar en gestión de políticas públicas

 

La viceconsejera de Asistencia Sanitaria de Madrid, Patricia Flores, apreció la oportunidad de trabajar en común y de intercambiar experiencias con un país como Suecia, “tan innovador en gestionar las políticas públicas”. Declaró que es el momento dejar los discursos grandilocuentes y de hablar de cosas concretas; por ello eligió la palabra “innovación”; entendiendo esta como “hacer las cosas de forma distinta a como se han hecho hasta ahora y copiar las cosas que se han hecho bien en el mundo, “con un gran espíritu de superación”. Resaltó igualmente la importancia de adoptar nuevas fórmulas, inventar e innovar.

 

Un Observatorio de la Salud para Madrid

 

Por ello, dijo imaginar una sanidad madrileña más transparente. Para la vicepresidenta es muy importante que los ciudadanos madrileños tengan muy claro qué somos, qué producimos y con qué resultados. Y reconoció que para lograr la deseada transparencia se realizan grandes esfuerzos a en la búsqueda de nuevos indicadores, que de una forma óptima midan los resultados. Por ello anunció que pronto verá la luz un Observatorio sobre resultados en Salud del que dijo que se hará público antes de fin de año. Aportó la información de que, colgado en la Plataforma de Salud de la Comunidad, pueda ser consultada por los ciudadanos; valoró como muy importante el conocimiento de los resultados sanitarios para así avanzar, producir calidad y seguridad, basándose en datos objetivos. Otro punto que la viceconsejera destacó en su intervención es la necesidad de una nueva organización basada en la alianza entre hospitales para producir buenos servicios y, al respecto, imaginó una sanidad madrileña rompiendo barreras entre hospitales.

 

La república independiente de mi hospital

 

Al encontrase en suelo sueco, la viceconsejera Flores hizo un símil entre el anuncio de Ikea y los hospitales españoles, de los que dijo “en el que cada uno es la república independiente de su casa”, por lo que pidió prácticas colaborativas. Por eso atribuyó a la libertad de elección de médicos y hospitales de los madrileños la capacidad de romper esas barreras u obstáculos. Por último confió en las TICs (Tecnologías de la Información y Comunicación) como un medio que facilite la tan esperada comunicación.

 

Patricia Flores reveló que son muchas las empresas que se acercan a la consejería que miran a la sanidad con nuevos ojos, interesadas en saber cuáles son las necesidades y buscando nuevas formas asociativas. Aseguró que las fórmulas tradicionales ya no aseguran las necesidades actuales y que por tanto se han de explorar nuevas empresas, abiertas a nuevas fórmulas, que asuman riesgos y gestionen equipos. Calificó de valiente a la comunidad madrileña, “ya que asume riesgos y no tiene miedo a expresar nuevas ideas; a investigar nuevas formas de hacer las cosas”.

 

Las similitudes entre la Sanidad sueca y española

 

Y le llegó el turno a Mats Larson, consejero gubernamental y experto internacional en eHealth de Suecia, quien aseguró que la sanidad sueca y española guardan muchos puntos en común en cuanto a estructura se refiere; llegó a considerar, incluso, como “un calco” la realidad sanitaria de ambos países . Dichas similitudes las basó en las 21 regiones o condados con que cuenta su país, en los que cada cuatro años se celebran elecciones, y cuyo tamaño geográfico difieren mucho entre sí.

 

Larson se remontó a la década de los 80 para situar a la sanidad de su país como “una de las de mayor prestigio en el mundo”, aunque reconoció que “no era sostenible”, así que aseguró que para sostenerla se tuvieron que plantear su transformación; una transformación basada en la reducción hospitalaria de la que llegó a cifrar, en el caso de los centros específicos para agudos, en un 50 por ciento. Confesó que en alguna ocasión fue necesaria la intervención de la policía ante el malestar ciudadano. Y aseguró que “ningún cambio es posible sin contar con la informática, que hace posible el intercambio de datos”. No obstante reconoció que el sistema de salud sueco ha pasado a estar en el “cuarto desde abajo entre los países de la OCDE”. Otro dato importante aportado por el consejero gubernamental sueco es que en 30 años solo se habían construido 2 hospitales nuevos y que la mayor parte había sido rehabilitado.

 

El orgullo vikingo

 

Mats Larson, haciendo gala del sentido del humor nórdico dijo que los suecos estaban muy orgullosos del Hospital Karolinska, como el más grande de Europa; orgullo que fundamentó en el espíritu vikingo, si bien recordó que la mayoría de los vikingos no eran muy amables con las mujeres y los niños. Evaluó que hace 10 años no se había introducido en su país el sector privado, pero que en la actualidad en Estocolmo, en algunos sectores, más del 55 por ciento de los profesionales trabajan para compañías privadas, aunque “lo hacen lo mismo que si fuera para la pública”. Y defendió un argumento introducido por el sector privado en España: que el ciudadano no entra en que si está siendo asistido por la pública o por la privada, puesto que lo que demanda es una buena atención.

 

Los top ten de los hospitales

 

En cuanto a la transparencia, evidenció que es esencial crear registros e indicadores para el seguimiento de calidad y resultados y mencionó que en Suecia cuentan con 100 registros fusionados por el que se miden las regiones, que como en España tienen transferidas la Sanidad. Entre los ítems que mencionó está la publicación de las infecciones nocosomiales que se registran en los hospitales; las muertes habidas; las listas de espera, datos que evaluó, “redundan en una mejor atención” ya que ninguna región quiere aparecer la última. Confesó que hace 10 años esos datos no eran publicables, pero que se ha perdido el miedo y que los pacientes han aprendido a comparar datos y que, incluso, los periodistas publicaban bastantes resultados.


Las carpetas virtuales sobre la salud de los ciudadanos

 

La directora general de Sistemas de Información Sanitaria, de la Consejería de Sanidad de Madrid, Zaida Sanpedro, habló sobre la capacidad transformadora de las nuevas tecnología y su gran facilidad para recalificar procesos, en los que reveló, están trabajando, “pese a las resistencias”. Abundó en las búsquedas de colaboración entre centros públicos y privados y habló de incorporar en los próximos meses unas carpeteas virtuales en las que los ciudadanos pudieran incorporar información sobre su salud. Se refirió igualmente a la cohesión que aporta las nuevas tecnologías a la salud, así como el cambio cultural. Subrayó la importancia de contar con un soporte asistencial para no repetir pruebas y la posibilidad de consultar datos. Además resaltó la relevancia que tiene para los pacientes que su médico sepa si había sido sometido a alguna prueba u operación, “ya que perciben que los médicos tienen información sobre su salud”.

 

El director general del Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS), Manuel Vilches, se confesó feliz de lo que estaba oyendo, ya que algunas de las iniciativas expresadas en la jornada se la había oído repetir en más de una ocasión. Expuso a los presentes el modelo IDIS , del que dijo que abarca todo el espectro sanitario y abogó por centrar el modelo que comienza a dibujarse.

 

Finalmente expusieron sus experiencias varios directivos de empresas punteras en nuevas tecnologías, especializadas en el sector sanitario.