Punto de vista todavía está pendiente el plan de acción de la estrategia española del autismo

Autismo España reivindica una atención sanitaria especializada que tenga en cuenta el TEA

El Trastorno del Espectro del Autismo (de ahora en adelante, TEA) es un trastorno de origen neurobiológico que acompaña a la persona a lo largo de toda su vida, aunque sus manifestaciones y necesidades van cambiando en función de las distintas etapas del desarrollo.

Aunque el TEA se manifiesta de manera diferente en cada persona, podemos hablar de una serie de características nucleares, comunes a la mayor parte de las personas con TEA, que se manifiestan fundamentalmente en tres áreas: la comunicación e interacción social, la flexibilidad del pensamiento y del comportamiento y el procesamiento sensorial. Las personas con TEA pueden tener dificultades para relacionarse con los demás, pero esto no significa, ni mucho menos, que no se comuniquen o que quieran estar solas. También pueden tener problemas a la hora de identificar sus estados físicos o emocionales, para ajustarse a situaciones desconocidas o imprevistas o para adaptarse a determinados estímulos del entorno.

Pendiente del Plan de Acción

El Gobierno aprobó en 2015 la Estrategia Española en Trastorno del Espectro del Autismo, que aún tiene pendiente de materializar su ansiado Plan de Acción

Atender a estas características específicas para mejorar la calidad de vida de las personas con TEA y sus familias, en todos los ámbitos, requiere una labor de coordinación entre las distintas Administraciones que corresponde promover a la Administración General del Estado. Para ello, el Gobierno aprobó en 2015 la Estrategia Española en Trastorno del Espectro del Autismo, que aún tiene pendiente de materializar su ansiado Plan de Acción. El Plan debería haberse puesto en marcha hace meses, aunque el anterior Ejecutivo justificó el retraso por la tardanza de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. Los Presupuestos ya se han aprobado y el colectivo de personas con TEA sigue esperando un Plan concreto y con dotación presupuestaria. Por eso, desde Autismo España reclamamos al nuevo Gobierno que lo ponga definitivamente en marcha.

Líneas estratégicas en salud

En la materia que nos ocupa, la salud, la Estrategia Española en TEA recoge tres líneas estratégicas específicas muy importantes para el colectivo: una detección y un diagnóstico precoz, una atención temprana personalizada y una atención sanitaria adaptada a las necesidades del colectivo. Vamos por partes. Por lo que respecta a la detección y al diagnóstico, existen una serie de indicadores o señales de alarma que indican que un niño o niña puede tener TEA pero, a menudo, los pediatras y demás profesionales de la atención primaria carecen de la formación específica necesaria, por lo que no reconocen estas conductas alteradas. Esta falta de conocimiento sobre el TEA, unida al desarrollo heterogéneo de procedimientos de detección en función de cada Comunidad Autónoma, provoca diagnósticos tardíos y, con ello, un retraso en el acceso a una intervención y a los recursos especializados de manera temprana. Por ello recomendamos incluir los parámetros de diagnóstico del TEA en los programas de control del niño sano en el segundo año de vida, así como promover la capacitación de los profesionales y fomentar el acceso a una valoración diagnóstica especializada realizada por un equipo interdisciplinar.

El diagnóstico temprano es fundamental para iniciar una intervención específica cuanto antes, personalizada y adaptada a las necesidades del menor y de su familia

El diagnóstico temprano es fundamental para iniciar una intervención específica cuanto antes, personalizada y adaptada a las necesidades del menor y de su familia y a cargo de profesionales cualificados y formados en modelos y técnicas basados en la evidencia científica. Está demostrado que esta atención temprana repercute de manera muy positiva en la calidad de vida de los niños con TEA por lo que, desde Autismo España reivindicamos el acceso a la misma hasta los seis años a todos los niños y niñas, con independencia de su lugar de residencia, así como el desarrollo de una red de centros especializados en la atención a menores con TEA.

Atención sanitaria

En cuanto a la atención sanitaria, las personas con TEA pueden necesitar apoyos específicos, debido en parte a las propias características del trastorno. Por ello, son necesarias medidas que promuevan una atención específica e integral a su salud, ajustada a sus necesidades. Para ello, es preciso adaptar tanto la propia atención como las condiciones en las que se presta: teniendo en cuenta las necesidades comunicativas de la persona, reduciendo los tiempos de espera, informando con antelación de los pasos a seguir durante la consulta, prescindiendo de elementos o estímulos sensoriales que puedan causar malestar, etc. También es interesante destacar que hay que promover una atención interdisciplinar y especializada a la salud mental de las personas con TEA, prestando una especial atención a la posible comorbilidad con otros trastornos psiquiátricos en las distintas etapas de la vida.

Atender a las necesidades del colectivo de personas con TEA contribuirá a mejorar su calidad de vida y permitirá su acceso igualitario al sistema de salud y, con ello, su plena inclusión en la sociedad, un derecho fundamental. En este sentido, la Convención sobre derechos de las personas con discapacidad reconoce el derecho de estas personas a gozar del más alto nivel posible de salud sin discriminación por razón de discapacidad, que es precisamente lo que reivindicamos para nuestro colectivo.

Jesús García Lorente

Director General de la Confederación Autismo España

Deja un comentario