Política y Sociedad Encuentro de COSCE y FACME

Ausencia de compromiso político para la ejecución completa de los presupuestos en Ciencia

El tercer debate electoral organizado por la Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), tras las citas con las urnas de 2011 y 2015, ha llevado por título ‘Las políticas científicas en el centro de las políticas públicas’ y concluyó con la idea de que persistirá una ausencia de compromiso político general para la ejecución de los presupuestos para la Ciencia en España.

Esta cita contó con la participación de representantes de los partidos políticos con grupo parlamentario en el Congreso de los Diputados, que compartieron sus puntos de vista y promesas ante los nuevos comicios, desde una perspectiva médico científica.

Nazario Martín

Cambio de rumbo

El presidente de COSCE, Nazario Martín, agradeció a los partidos políticos la delegación de sus representantes al acto y celebró, además, la participación conjunta de la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), por primera vez, en este tipo de encuentro, junto a la asistencia de miembros de la Ciencia española, como Mariano Barbacid y María Blasco, entre otros, con la ausencia sentida de Federico Mayor Zaragoza.

Lamenta también Nazario Martín el desdén por la Ciencia de los Gobiernos de España en la última década, en contraste con un buen arranque de siglo, un retraso que, aseguró, costará mucho tiempo remontar, una vez que se empiece a ello.

Manifiesto por la Ciencia

A continuación, Martín resumió el ‘Manifiesto por la Ciencia’, en la búsqueda de un pacto estatal de estabilidad por la Ciencia, con un ente público nacional que libre a la generación del conocimiento de los vaivenes electorales, mediante financiación estable y captación permanente del talento joven; además de aportar eficacia de gestión, mantenimiento del actual Ministerio de Ciencia y un plenario anual en el Parlamento para fiscalizar los avances, misión para la que COSCE ya dispone, aclaró, de una comisión de seguimiento de las propuestas políticas y sus responsables concretos.

Para el presidente saliente de esta Confederación, en junio de este año, el tiempo de las promesas huecas pasó, por lo que se acordó de Jorge Wagensberg, fundador de los museos Caixa-Forum, añorado desde hace apenas un año, para quien los debates políticos se habían convertido en una suma de monólogos replicados en el tiempo, además de deberle aforismos muy certeros, según Martín.

Los políticos lo saben

Para el máximo representante de COSCE, los políticos saben de sobra lo que reclaman los científicos, porque se les dijo hasta en voz alta, en demanda de una política científica coherente, para quien también reclamó más inversión, menos burocracia y medidas a largo plazo.

Luis Serrano

Y cerró Martín con el aforismo de Jorge Wagensberg, que recuerda que, «cambiar las respuestas es evolución, mientras que cambiar las preguntas es revolución».

Desde figuras egregias

Presentó y moderó a los políticos el presidente de la Alianza SOMMa, Luis Serrano, que partió de la promesa común, aceptada por todos los partidos, de llegar al 2 por ciento del PIB destinado a Ciencia, con una agencia estatal y una ley ad hoc.

Estas son declaraciones que, en opinión de Luis Serrano, contrastan con la bajada del 12 por ciento en la inversión española en Ciencia, mientras que subió más del 30 por ciento en otros países, igualmente durante la última crisis económica internacional, descansando hoy el país, recordó, en un exiguo 0,8 por ciento del PIB dedicado a este menester y su reflejo en empleo cualificado.

Como recordó Serrano, SOMMa agrupa a los centros y unidades de investigación que cuentan con los distintivos de excelencia Severo Ochoa y María de Maeztu en España, divisas, aseguró, de la excelencia científica española en el mundo.

Alberto Casero

Colaboración público-privada

En nombre del PP, el miembro  de su Dirección Nacional, el secretario de Medio Ambiente y cabeza de lista por Cáceres, Alberto Casero, afirmó que el real decreto del último Gobierno de este partido descansa en un cajón, por obra del actual Gobierno, algo que, en su opinión, retrasa el avance del país.

Entendió Alberto Casero como accesible el objetivo del 2 por ciento del PIB para Ciencia, con respaldó de su líder de partido, Pablo Casado, favorable según sus palabras a la I+D+i.

Mencionó este político del PP la Ley de Mecenazgo como instrumento para que las empresas tengan beneficios fiscales, de cara a estimular la colaboración público-privada, a pesar de lo cual considera necesario desburocratizar la Ciencia para facilitar la colaboración entre entidades y Administraciones.

Además, citó el ‘popular‘ las políticas universitarias y los niveles académicos inferiores para que la robótica y otras disciplinas se enseñen desde la escuela, pero quitó el protagonismo del Ministerio de Ciencia porque esta es, a su juicio, una materia transversal. Junto a ello, habló de revisiones presupuestarias plurianuales y crítico a su propio grupo porque no puso en marcha la ley de mecenazgo durante su mandato entre 2011 y 2015.

Juan José Moreno

Un Ministerio de Ciencia

Por parte del PSOE, Juan José Moreno citó las 110 medidas del programa socialista, donde las 19 primeras hacen referencia al conocimiento, mientras que existen otras dos decenas relacionadas con la Ciencia, expresamente. De todas ellas, destacó la número 11, que alude a un Pacto de Estado por la Ciencia, junto a otras que proponen enmendar los recortes.

Juan José Moreno definió como horribles los tiempos cercanos en materia de Ciencia, con una grave quiebra del prestigio español en el exterior, desde excusas basadas en la crisis y en contraste con otros países, como los escandinavos, que supieron prepararse para el ciclo económico expansivo en mejores posiciones a las de antes de 2008.

En el haber de los ocho meses del presidente Pedro Sánchez, citó Moreno el concurso público para cubrir el puesto de la Agencia Estatal de Ciencia, un ente que, admitió, debe mejorar su misión y su visión; junto a los premios nacionales de investigación y el 8 por ciento de los presupuestos generales de Estado para Ciencia que, sintió, no llegaron a su aprobación. Además, destacó especialmente la creación del citado Ministerio de Ciencia.

Gema Heras-Juaristi

Ciencia que agoniza

Gema Heras-Juaristi, quien se enrola en Podemos, argumentó que el presupuesto para Ciencia llegará con su apoyo, de tener fuerza parlamentaria suficiente, hasta el 3 por ciento en 2030, además de duplicar los fondos aportados por el Estado y las empresas.

Junto a ello, se crearía un banco, BITE, de apoyo a la Ciencia y comités de estratégicas, con la creación de 20.000 investigadores con apoyo específico para aquellos que inicien su carrera científica, con salida a la enseñanza superior o mantenimiento en sus puestos.

A ello sumó Gema Heras-Juaristi la revisión de las ayudas a las empresas, exigencia de dinero real frente al de crédito, rendición de cuentas, reforma de la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) y creación de centros para la divulgación ciudadana de la Ciencia.

También citó Heras-Juaristi la eliminación del techo de cristal para las mujeres científicas y la creación de una web de transparencia sobre todo el sistema científico español, desde principios colaborativos, no sin cierto eco de otras propuestas enunciadas antes por Ciudadanos.

Irene Rivera

Del Silicon Valley al Death Valley

La portavoz del grupo Ciudadanos en la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades del Congreso de los Diputados en la legislatura anterior, Irene Rivera, echa en falta más científicos políticos, al expresar su sensación de cierta soledad en el Parlamento.

Acusó también Irene Rivera a socialistas y ‘populares‘ por haber prometido el Silicon Valley de España y haberlo convertido en el Death Valley, o valle de la muerte donde perece la innovación.

La también candidata a la Cámara Baja por Málaga, afeó que el bipartidismo hace trampas al solitario, con el récord del PP, que llegó a tener una 70 por ciento de presupuesto no ejecutado, mientras que el actual Gobierno seguirá el mismo ritmo en 2019, según se temió.

Rivera envidia a Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, porque disponen de figuras institucionales en defensa de la Ciencia, desde 1964 y 1976 en los dos primeros países. Urgió, por ello, a tener criterios homologados internacionalmente en la rendición de cuentas de las ayudas aportadas a la Ciencia.

Además, la representante de Ciudadanos expresó su negativa a la tasa de reposición del 10 por ciento, mientras que en materia de género, aseguró que hay que cambiar el lugar común de que los niños son más listos que las niñas y que, por eso, se esfuerzan más.

Apuesta Rivera por crear nodos de startups allí donde España está más fuerte, como en las tecnologías disruptivas en nuevos materiales, comercialización del espacio aéreo, conducción autónoma y biociencia. Todo ello para prometer, al final, el incremento del 50 por ciento de inversión en el Capítulo Uno, es decir, de personal científico.

Joan Olóriz

Geometría variable

El presidente de la Comisión de Ciencia, Innovación y Universidades de la anterior legislatura, Joan Olóriz, quien también es miembro de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), comentó que ese grupo de trabajo parlamentario tuvo estos años muy buen ambiente, aunque no ha podido hacer nada de provecho.

Habló este representante de ERC de geometría variable en la generación de Ciencia por parte de las universidades. Ello desde la reflexión de que, sin presupuesto, no se puede hacer nada, por lo que encontró difícil alcanzar a países que llevan 30 años de delantera en asuntos de conocimiento e innovación.

Estima Joan Olóriz también que la Ciencia no debe ser caja de resonancia del Parlamento. Además, habló de hacer un Pacto de Ciencia para el Estado, en el que podrían jugar un gran papel las subcomisiones. Aunque se presentó como funcionario de carrera, estima que España tiene una burocracia del siglo XIX para alimentar una Ciencia del siglo XXI.

Miguel Ángel Alario

Desde el Tendido Cero

En atención a las preguntas de la fila ‘Cero‘ del Salón de Actos de la Biblioteca Histórica de la Universidad Complutense de Madrid (UCM) ‘Marqués de Valdecilla‘, el presidente de la CRUE Universidades Españolas, José Carlos Villamandos, dirigió las respuestas de los políticos sentados a la mesa. Previamente, anotó que esta entidad fue constituida en 1994 para estar formada hoy por 76 universidades españolas: 50 públicas y 26 privadas.

El primero en intervenir fue Miguel Ángel Alario, quien evocó el Manifiesto de El Escorial de 1996, sin que se haya avanzado mucho en formalizar la Ciencia desde entonces, sino, más bien, haber retrocedido en presupuesto.

En segundo lugar, Mariano Barbacid preguntó a los líderes nacionales de los partidos, a través de sus representantes, si realmente son conscientes de que España no puede ser nunca un país de primer orden por no apoyar la Ciencia lo suficiente, cuestión a la que todos los políticos contestaron afirmativamente, aspecto en el que también incidió María Blasco, quien es la directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO).

Mariano Barbacid

Alice in Wonderland

Por su lado, Julián Garde López-Brea recordó a los políticos que los fondos que llegan a Ciencia, de origen FEDER, en realidad deberían servir para la cohesión territorial, a lo que Manuel de León añadió que si la Administración tiene estructuras del siglo XXI, la Agencia Tributaria las tiene del siglo XX.

A todo ello, la profesora de Economía de la Universidad Carlos III (UCIII) de Madrid y presidenta de la Comisión DECIDES de COSCE, Aurelia Modrego, asume que los políticos pintan una situación científica española muy propia de Alicia en el País de las Maravillas, sin que los ciudadanos puedan liberarse de la esclavitud a la que someten las nuevas tecnologías.

El último en interpelar fue el secretario general de Universidades y extesorero de COSCE, José Manuel Pingarrón, que inquirió sobre la posibilidad de conectar los fondos estatales y autonómicos para Ciencia.

Fernando Carballo

Sin embargo, esperanza

Clausuró el encuentro el presidente de FACME, el doctor Fernando Carballo, para quien el debate tuvo un buen tono cordial, sin perjuicio de los correspondientes mensajes políticos.

Fernando Carballo citó el 8 por ciento del PIB destinado a Sanidad, con la finalidad de hacer de la Ciencia algo práctico, desde la exigencia ciudadana para que los fondos cumplan su misión en cosas concretas, dado que advirtió de que la ciudadanía ya no será tolerante con la inacción o la desidia.

En esa línea, Carballo situó la necesidad de un Pacto de Estado por la Ciencia en la agenda política, en una tarea en la que siempre van detrás de los principios, aseguró, las sociedades científicas. También estuvo presente la presidenta electa de COSCE, Perla Washón, quien tomará posesión de su cargo el jueves, 6 de junio.

Deja un comentario