Política y Sociedad presentación del informe 'La acción humanitaria en 2015-2016: un modelo en crisis'

Los hospitales sirios son atacados «fundamentalmente por miembros del Consejo de Seguridad de NU»

El director general de Médicos Sin fronteras (MSF), Joan Tubau, ha denunciado, en la presentación del informe ‘La acción humanitaria en 2015-2016: un modelo en crisis’, que los ataques a hospitales y estructuras sanitarias en zonas de guerra «son perpetrados, no sólo, pero casi fundamentalmente, por miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, directa o indirectamente».

Tubau expresó su preocupación señalando que este último «ha sido un año desgarrador para las víctimas de la violencia y de las guerras» y que «ha sido un año indigno para los que tienen la obligación de respetar y hacer respetar las leyes», siendo en este momento Alepo «la manifestación más brutal de esto».

La ONU, «un actor marginal» ante las crisis humanitarias

Por su parte, el codirector del Instituto de Estudios sobre Conflictos y Acción Humanitaria (IECAH), Jesús Núñez, calificó la situación de «deprimente», haciendo referencia al comportamiento de la comunidad internacional, de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y de la Unión Europea (UE). En su opinión, se ha renunciado, por parte del conjunto de los Estados miembro, a actualizar la ONU para que dé una respuesta en el contexto actual. «La ONU queda reducida a ser un actor marginal», aseguró.

Mikele Telaro, Medecins Sans Frontieres (MSF) Field Coordinator, explains the rescue procedure, to people onboard the rubber boat.

Mikele Telaro, Medecins Sans Frontieres (MSF) Field Coordinator. © Maria Carla Giugliano/MSF

Con respecto a la Unión Europea, destacó su «impotencia para estar a la altura de sus posibilidades», ante la crisis asistencial a los refugiados, debida, principalmente, a la «falta de voluntad». Al punto que Nuñez opina que «en un año podremos estar hablando en tono de funeral de la Unión Europea».

Lamentó, igualmente, «la constatación de que se mantienen unas pautas de comportamiento» que conllevan a que «las respuestas sigan siendo militaristas», cuando eso no soluciona el problema y «no se atienden las causas estructurales». El «comportamiento cortoplacista, el comportamiento de parcheo», sigue siendo la respuesta, sin que proceda a «activarse el enfoque preventivo». «Estamos en un proceso claro de militarización» y en el que «hay una dejación clara de responsabilidades», por lo que organizaciones de cooperación, como Médicos Sin Fronteras, asumen responsabilidades que no les corresponden, zanjó.

Aumentan los fondos, pero la brecha aumenta

El también codirector del IECAH, Francisco Rey, declaró que «la acción humanitaria vive una paradoja». Así, si bien es «raro es el día que no se habla de una crisis humanitaria» y «ha habido crecimiento de los fondos a nivel internacional», las necesidades han crecido aún más y «sigue aumentando la brecha entre los fondos que se reciben y los que se necesitan».

Asimismo, apuntó que «el año 2016 ha batido récord en desplazamiento forzado», tanto interno como externo, y que «los contextos en los que nos movemos hoy están cambiando», las causas de los conflictos están cambiando y el Derecho Internacional Humanitario (DIH) no está a la altura para responder, ni tampoco las organizaciones internacionales.

Rey afirmó, igualmente, que estamos ante una realidad con mucha presencia de actores para dar respuesta en casos de crisis naturales y, sin embargo, muy pocos actores trabajando en las crisis provocadas por la violencia y los fondos se han centrado en algunos países, por lo que «la distribución es injusta». Al respecto, y respondiendo a una pregunta de Acta Sanitaria, Jesús Núñez explicó que este desequilibrio responde a «la instrumentalización de la agenda», por lo que la distribución responde a los intereses de algunos. Joan Tubau añadió, sobre este aspecto, que hay países en los que la ayuda humanitaria no tiene acceso, en los que «el sistema está ausente de las situaciones de violencia extrema».

España redujo sus fondos de ayuda humanitaria un 90 % en seis años

Países que fueron donantes, como Brasil y Emiratos Árabes, han dado un paso atrás en la ayuda que brindan. En este contexto, los recursos siguen viniendo de la Unión Europea y Estados Unidos, con la preocupación que aparece ahora con Donald Trump.

En el caso español, las cifras de ayuda humanitaria siguen reduciéndose, según indica el informe. «La ayuda humanitaria ha sido el instrumento más recortado con la crisis», afirmó Rey. Y es que, «pasar de 465 millones de euros en el año 2009 a 46,5 millones en 2015 es un descenso del 90% que ninguna política pública ha experimentado», como señala el citado documento. España ha pasado a ser un actor «absolutamente marginal» en cuanto a ayuda humanitaria, afirmó el ponente.

Una ayuda humanitaria «forense»

«En los últimos años estamos viendo que la ayuda humanitaria es una ayuda humanitaria forense», afirmó el ponente, cuando ese no es el mandato principal de la ayuda humanitaria. Por su parte, para el director de MSF «2016 fija, inevitablemente, una tendencia terrible», ya que, «desgraciadamente, las guerras siempre han sido sucias, pero en los últimos meses hemos visto tendencias que prácticamente se han institucionalizado».

Estas tendencias Tubau las recoge en tres aspectos. En primer lugar, los «ataques sistemáticos a hospitales y a estructuras sanitarias en zonas de guerra». En octubre de 2015, para Médicos Sin Frontera, «marcó el cambio de época», cuando «un avión de la fuerza aérea americana estuvo durante prácticamente dos horas bombardeando sistemáticamente un hospital de Médicos Sin Fronteras», en Afganistán en el que perdieron la vida 40 personas, entre ellos pacientes, médicos y enfermeras. «Esa tendencia se ha ido recrudeciendo a lo largo de 2016». Más de 80 estructuras sanitarias han sido atacadas solamente en Siria, que la ONG tenga constancia.

Ataques perpetrados por miembros del Consejo de Seguridad de NU
A hospital worker salvages the remains of undamaged medication and equipment left in the emergency room after the 15 August Saudi-led coalition airstrike which destroyed the hospital killing 19. In a country where access to healthcare is already extremely limited, the Abs hospital was the only facility catering to over 2,000 IDPs in the area and thousands more along the coast, from the northwestern border of Yemen to the outskirts of Hodeidah. With the destruction of Abs hospital, the closest hospital is now over three hours drive away.

A hospital worker salvages the remains of undamaged medication and equipment. ©Rawan Shaif

Se añade a estos ataques sistemáticos un elemento preocupante y es que «son ataques que quedan impunes, son ataques que no se investigan», como explicó el director general de la ONG. «Estos ataques son perpetrados no sólo, pero casi fundamentalmente, por miembros del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, directa o indirectamente», denunció Tubau.

«Se ha arrasado sistemáticamente con todos los hospitales de Alepo, a día de hoy no hay ninguno funcional, y no ha pasado nada», lamenta, y añade que «parece ser el fin del Derecho de la Guerra, que protege a las víctimas».

La UE «abdicó de la responsabilidad legal»

Como segundo aspecto a destacar, el director de Médicos Sin Fronteras indicó que «la Unión Europea abdicó de la responsabilidad legal y moral de adherirse al derecho de los refugiados», al firmar el acuerdo con Turquía. Y es que no sólo se ha incrementado el número de personas que intentan cruzar el Mediterráneo, sino que hoy es mucho más peligroso hacerlo. «Eso es producto de lo que España y la Unión Europea consideran que es el éxito del acuerdo con Turquía», destacó, sin olvidar el incumplimiento, por parte de los Estados miembro, de su compromiso de reasentar a las víctimas. A día de hoy España sólo ha reasentado a 700 personas.

Como último punto, el director de MSF, explicó que el sistema de ayuda humanitario en esas zonas de violencia aguda se hace inefectivo, es poco ágil, porque está sometido a las políticas públicas y trámites administrativos tediosos. «Los fondos nunca están disponibles antes de tres meses», expresa, por lo que no están disponibles desde cuando se necesitan. «La acción humanitaria, a día de hoy, está en una condición muy difícil de dar respuesta”, no obstante, «en Médicos Sin Fronteras continuaremos estando lo más cerca que podamos de las personas que sufren», así como «buscaremos formas de ser operacionales», las cuales podrán ser fórmulas imperfectas, pero «lo haremos con el mayor compromiso», aseguró.

Prima el interés de los Estados, prima el miedo

«Es indiscutible que ha primado el interés de los Estados, las cuestiones de seguridad y el miedo», afirmó Jesús Núñez. «Esa idea de guerra contra el terror está generando que, en ese contexto de temor al otro, tiene sentido olvidarse de las normas que se han establecido». Como mínimo, «soñamos que se cumpla lo pactado, pero hoy por hoy eso está fuera de la agenda», zanjó.

Deja un comentario