Tecnología e Investigación A través de la carrera virtual impulsada por Esteve y la Asociación España Salud

Asturias cuenta con cuatro nuevos desfibriladores para Oviedo y Gijón

— Oviedo 16 Abr, 2018 - 5:28 pm

A través de los kilómetros que médicos y farmacéuticos han recorrido y donado en la primera edición de la carrera virtual solidaria ‘Latidos que Suman‘, impulsada por la compañía farmacéutica Esteve y la Asociación España Salud, Asturias cuenta con cuatro nuevos desfibriladores, dos en Oviedo y dos en Gijón.

Estos nuevos dispositivos aumentarán el número de espacios cardioprotegidos en Asturias y contribuirán a incrementar también las probabilidades de supervivencia ante una parada cardíaca. En Oviedo, los dos desfibriladores se instalaron en los centros sociales de El Cortijo y en el de Trubia.

En Gijón, los dos nuevos espacios cardioprotegidos son el Edificio Gota, sede principal de la Fundación Municipal de Servicios Sociales, y el Centro de Cultura Antiguo Instituto, sede de la Fundación Municipal de Cultura, Educación y Universidad Popular.

Los desfibriladores son el tratamiento más efectivo ante una parada cardíaca, ya que las probabilidades de sobrevivir a un episodio de este tipo se reducen en un 10 por ciento por cada minuto que pasa. Cada año, unos 40.000 españoles fallecen por muerte súbita. Pero si al lado de cada extintor hubiera un desfibrilador de acceso público y personal con conocimientos mínimos de reanimación, Esteve destaca que podrían salvarse más de 4.500 vidas al año.

Según la normativa

Desde 2016, el Principado de Asturias cuenta con una normativa que obliga a instalar desfibriladores en espacios públicos, al igual que otras comunidades autónomas, como Andalucía, Canarias, Cataluña, País Vasco, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana. En la primera edición de ‘Latidos que Suman‘, médicos y farmacéuticos recorrieron 70.000 kilómetros andando, corriendo, nadando o en bicicleta, que se convirtieron en 20 desfibriladores.

Estos aparatos se instalaron en aquellas seis regiones donde se aportaron más kilómetros. Así, además de los cuatro desfibriladores correspondientes a Asturias, también se instalaron otros cinco en Extremadura, tres en Cáceres y dos en Badajoz; cuatro en Navarra; otros cuatro en Andalucía, en la provincia de Sevilla; dos en País Vasco, en la localidad guipuzcoana de San Sebastián; y uno en Castilla y León, concretamente en Zamora.

En la actualidad, España está a la cola en número de desfibriladores instalados respecto a la Unión Europea (UE), con unos 10.000, frente a los 100.000 de Francia, los 80.000 de Alemania y los 50.000 de Reino Unido.

Deja un comentario