Industria farmacéutica encuentro anual que Novartis organiza para abordar la enfermedad

El asma grave tiene una incidencia de entre el 5 y 10% en España

— Madrid 11 Mar, 2019 - 4:05 pm

La compañía farmacéutica Novartis ha organizado la nueva edición de la Universidad del Asma Grave (UAG), un encuentro anual que se desarrolló durante los días 9 y 10 de marzo en Madrid, cuyo objetivo «es difundir las últimas novedades en el tratamiento de esta patología», la cual «tiene una incidencia de en torno al 5-10 por ciento de las asmas», según el jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario de Salamanca, el doctor Ignacio Dávila.

Ignacio Dávila

Ignacio Dávila

La jornadas estuvieron dirigidas por el citado especialista, quien también es profesor titular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Salamanca, y por la responsable de la Unidad de Asma del Hospital Universitario de La Coruña, la doctora Marina Blanco, quien, además, es médico adjunto de Neumología.

Según Novartis, «alrededor de 300 millones de personas en el mundo padecen asma. De estos pacientes, el 5 por ciento padecen asma grave no controlada». En función tanto de la edad como de las zonas, se inscriben unas incidencias distintas que, «en España, pueden llegar a ser del 10 por ciento en los niños y del 5-6 por ciento en adultos. Dentro de estos porcentajes, el asma grave tiene una incidencia de en torno al 5-10 por ciento de las asmas y el asma grave no controlada, un 3,9 por ciento», indicó Ignacio Dávila.

Según señaló Marina Blanco, el perfil del paciente con asma grave, especialmente cuando no está controlada, «corresponde a una mujer de mediana edad con comorbilidades de vías altas con frecuentes exacerbaciones y con moderada alteración de la función pulmonar». Se trata de una enfermedad inflamatoria pulmonar que puede tener un desencadenante alérgico, tal y como explica la compañía.

Anticuerpos

«La introducción de los anticuerpos monoclonales al arsenal terapéutico del asma grave no controlada ha supuesto uno de los mayores avances en el tratamiento de esta enfermedad en los últimos 15 años», destacó Blanco. El primer fármaco en hacerlo fue Omalizumab en el año 2003, dirigido al asma alérgica con frecuentes exacerbaciones y, «tanto los ensayos clínicos como la amplia experiencia que existe de uso en vida real han demostrado eficacia en múltiples aspectos: control de síntomas, disminución de exacerbaciones, mejoría de la función pulmonar en muchos pacientes y mejoría de la calidad de vida», recordó la especialista.

Deja un comentario