Industria farmacéutica Formulado con ingredientes de origen natural, a base de árnica y harpagofito

Arnidol protege y cuida la piel de los niños mientras se divierten en casa

— Madrid 18 Nov, 2020 - 3:46 pm

Han pasado más de dos meses confinados, sin ir a clase ni salir de casa, un verano muy diferente y un otoño en el que las restricciones dibujan un panorama muy distinto al que los niños estaban acostumbrados hasta ahora, ya que la crisis sanitaria ha colonizado sus vidas y aunque los más pequeños son ajenos a lo que pasa en la sociedad, la situación en la que vivimos hace que estén más nerviosos e inquietos.

A esto se une que, aunque la casa es el lugar donde los niños se sienten más seguros, es donde ocurren la mayor parte de los accidentes. Por tanto, y ahora que vamos a pasar mucho más tiempo en el hogar, hay que extremar las precauciones y tener siempre a mano un producto que ayude a reconfortar la piel después de los pequeños golpes de los niños.

Arnidol, de la compañía farmacéutica Faes Farma, ayuda a calmar y refrescar la piel tras los pequeños golpes cotidianos de los menores de la casa. Se trata de un producto que cubre distintas necesidades de protección y cuidado de los niños para que sigan jugando y divirtiéndose.

Dos versiones diferentes

Arnidol está disponible en dos versiones diferentes que contribuyen a calmar y refrescar la piel tras los pequeños golpes: Arnidol Gel Stick está diseñado para calmar y refrescar la piel de los niños después de los pequeños golpes, ayudando a refrescar y reconfortar; y Arnidol roll-on que, gracias a su novedoso formato, aplicador con bola metálica, para aplicar en zonas más precisas, aporta un efecto extra de frescor -gracias a su bola metálica y al mentol- además de calmar y refrescar la piel.

Ambos productos están formulados con ingredientes de origen natural, a base de árnica y harpagofito. El árnica es una planta que se caracteriza por sus propiedades hidratantes y calmantes. El harpagofito aporta una agradable sensación de bienestar y confort. Testado bajo control pediátrico, Arnidol puede ser aplicado siempre que no existan heridas abiertas, tantas veces como sea necesario, en niños mayores de tres meses de edad.