Industria farmacéutica por La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

Aprobada en Comisión del Parlamento Europeo la propuesta de Estrategia Farmacéutica de la UE

— Bruselas 12 Oct, 2021 - 4:25 pm

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) ha adoptado este martes, 12 de octubre, con 62 votos a favor, ocho en contra y ocho abstenciones, sus recomendaciones sobre la aplicación de la estrategia farmacéutica de la UE y las próximas revisiones del marco legislativo. Los eurodiputados piden medidas nacionales y de la UE para garantizar que todos los pacientes tengan acceso seguro y oportuno a medicamentos esenciales e innovadores.

La portavoz del Partido Popular en el Parlamento Europeo, Dolors Montserrat, que fue ponente de la estrategia, ha celebrado su aprobación y ha manifestado que persigue “reforzar la posición de la UE como líder mundial en salud y fortalecer la política farmacéutica europea para que sea resistente a futuras crisis”.

En concreto, se centra en cuatro prioridades: poner al paciente en el centro mejorando el acceso a medicamentos en todos los países miembros; fomentar la investigación e innovación, especialmente para necesidades no cubiertas como enfermedades raras, cáncer infantil y resistencias antimicrobianas; avanzar hacia sistemas sanitarios nacionales sostenibles; y mejorar la competitividad de la industria farmacéutica europea.

La estrategia pone el acento en la necesidad de conseguir medicamentos asequibles e innovadores, pues es “inadmisible” que los medicamentos aprobados por la EMA tengan una disponibilidad que oscila “entre el 7% y el 90% según el país”. También que “el 95% de las 7.000 enfermedades raras todavía no tienen ninguna opción de tratamiento. Más de 30 millones de pacientes nos piden una respuesta”, ha apuntado Montserrat.

Colaboración público-privada, sistema de incentivos y regulación estable

Para conseguirlo, la portavoz y exministra de Sanidad ha explicado que “debemos fortalecer la colaboración público-privada con la industria farmacéutica, con un sistema de incentivos eficaz y una regulación armonizada centrada en la seguridad”.

Así, la estrategia tiene como objetivo apoyar a la industria farmacéutica con un marco normativo estable, flexible y ágil, para lo que hay reducir la burocracia y alinear los tiempos de los procedimientos entre la Agencia Europea del Medicamento y las agencias nacionales.

Al mismo tiempo, la estrategia establece la necesidad de invertir más en investigación y aumentar la capacidad de producción de la UE, estimulando una industria competitiva que invierta en innovación, en cadenas de suministros resilientes y en empleo de calidad, algo a lo que han de contribuir los fondos de recuperación Next Generation.

En este sentido, la estrategia pide apostar por los medicamentos “made in Europe”, ya que la pandemia nos ha mostrado la creciente amenaza de escasez de medicamentos esenciales, que por lo general no se producen en Europa debido a su bajo precio. Esto provoca falta de acceso y tensiones en los sistemas nacionales de salud que pueden evitarse estimulando la producción europea.

Además, la estrategia busca promover una mayor contratación pública europea conjunta, como se ha hecho para las vacunas contra la Covid-19, y procedimientos de contratación innovadores que atiendan a criterios como la entrega a tiempo o la seguridad en el suministro.

Asimismo, el informe propone medidas para apoyar una mayor presencia de medicamentos genéricos y biosimilares en el mercado, ya que también contribuyen a la sostenibilidad de los sistemas sanitarios.

Una guía terapéutica común para los antimicrobianos

Otro de los retos que aborda el informe es la lucha contra las resistencias a los antibióticos, que causa la muerte de 33.000 personas en Europa cada año. Para ello, el informe considera “imperativo” una guía terapéutica común para los antimicrobianos” y también “campañas de comunicación coordinadas a través de un calendario único”, ya que las resistencias a los antibióticos suponen una de las principales amenazas de salud pública a la que nos enfrentamos.

En cuanto al impacto medioambiental, la portavoz ha señalado también que “la industria farmacéutica tiene que ser respetuosa con el medio ambiente y el clima a lo largo de todo el ciclo de vida del medicamento” y “ha pedido que se refuerce la inspección y la auditoría a lo largo de la cadena de producción y que se garantice unos elevados niveles de calidad y sostenibilidad medioambiental de los principios activos en los importados de terceros países”.

Una vez aprobada por la Comisión de Salud Pública, Medio Ambiente y Seguridad Alimentaria, está previsto que la estrategia se apruebe en el Pleno del Parlamento Europeo a finales de noviembre, por lo que la Comisión Europea podría tener en cuenta el informe en la revisión de la legislación europea a partir de 2022.