Apunte del día Editorial

Ana Mato o el ‘trienio negro’ de la Sanidad

Carlos Nicolás

A los tres años de su llegada al Ministerio de Sanidad, Ana Mato lo abandona con el mismo bagaje con el que entró, sin haberse enterado de nada, aunque, eso sí, después de haber sido el instrumento ideal de quienes en la sombra han venido diseñando el desmantelamiento del Sistema Nacional de Salud (SNS).

Tres años han bastado al gobierno presidido por Mariano Rajoy, con el apoyo inestimable de la ministra Mato, para acabar con los principios que conformaban el SNS, en especial el de su universalidad y el de equidad  en el acceso a las prestaciones. El SNS ya no es universal ni equitativo: se ha desgajado del mismo a una parte importante de la población, no sólo a los ‘sin papeles’, sino a los parados que no cotizan a la Seguridad Social. Además, se han impuesto cotizaciones adicionales (copagos o repagos) por el acceso a prestaciones, con la intención de disuadir de su uso. Y todo a golpe de decreto.

Dado que parecía existir una cierta prisa por poner en marcha el desmantelamiento del sistema, como lo puso de manifiesto que la primera gran norma para su aplicación fue el Real Decreto Ley 16/2012, puesto en marcha a los cuatro meses de la llegada del PP al gobierno, había que contar con una persona poco preparada en tal ámbito: el tiempo ha demostrado que nadie mejor que Ana Mato que, como a ella le gusta repetir, había demostrado judicialmente que no se enteraba ni de lo que pasaba en su casa.

Frente a estas prisas, y en sentido contrario, desde el Ministerio se ha demorado casi al infinito la entrada en vigor del nuevo sistema de precios de referencia, lo que ha generado casi tantos gastos como los ahorros derivados del nuevo modelo de financiación de los medicamentos impuesto por el RDL 16/2012, al que tanta referencia le ha gustado a hacer a Mato.

Además, no ha dejado de sorprender las artimañas utilizadas para la modificación de algunas normas, como la utilizada para el cambio del Estatuto Marco a fin de facilitar la transformación de la vinculación jurídica de los profesionales con el SNS.

Al cabo de tres años y después de haber oído las últimas intervenciones de Ana Mato como ministra de Sanidad, puede decirse que, aunque su actitud no varió desde el principio, pues no ha dejado de referirse continuamente a la deuda heredada, sí ha contribuido directa e indirectamente a llevar al sistema sanitario público a un callejón sin salida.

 

Carlos Nicolás

Director Editorial de Acta Sanitaria

Deja un comentario