Punto de vista Punto de vista

Ampliar el horario convencional del hospital no es organizarlo como una siderurgia non-stop

En uno de sus últimos comentarios en facebook, José Ramón Repullo se detiene a analizar las propuestas para incrementar la actividad hospitalaria, como si la actuación clínica pudiera compararse con la actividad industrial.

Los británicos andan con un plan de “apertura de hospitales siete días a la semana” https://www.england.nhs.uk/ourwork/qual-clin-lead/7-day-week/

Sin entrar en el análisis, es una más de las iniciativas para extender la capacidad productiva de los hospitales más allá de la jornada tradicional.

Empieza a ser un mantra esto de ampliar mañana, tarde, noche, sábados y domingos… Si nos fijamos bien, lo que esto significa es que la actividad (procedimientos) asume vida propia frente a la relación clínica (médico-paciente), al menos en la definición de desempeño y productividad. Podemos preguntarnos: ¿es que la prioridad es amortizar tecnología y espacios?

Empieza a ser un mantra esto de ampliar… lo que esto significa es que la actividad (procedimientos) asume vida propia frente a la relación clínica (médico-paciente), al menos en la definición de desempeño y productividad

Esta ocupación 100% de la semana podría tener sentido en una siderurgia, donde tiene un alto coste económico parar el alto horno. Como se diría en el viejo pre-taylorismo, adaptar el hombre a la máquina.

Pero hablamos de organizaciones profesionales: aquí los “altos hornos” son las mentes y las manos de médicos que se agrupan en equipos, que han de tomar decisiones serenas, dialogadas y compartidas… que han de codefinir con cada uno de los pacientes cuál es el objetivo y los medios de su singular proceso asistencial.

Adaptar el hombre a la máquina… y el cliente a la máquina… ¿Nos estamos volviendo tontos?

Si vamos muy justos con la capacidad instalada, ¿alguien prohíbe ampliar la red hospitalaria razonable y selectivamente (no al estilo pelotazo-madrileño-valenciano)?

¿O extender algo el horario médico por la tarde para completar las consultas de alta resolución, completar las operaciones que se alargan, y meter algunas operaciones y procedimientos que nos hacen lista de espera por la mañana?

Y sería una excelente idea potenciar la atención primaria y controlar la medicina atolondrada especializada: más no es siempre mejor; aunque a veces sí… Más diálogo con el paciente, más fortalecimiento de las comunidades de conocimiento y práctica que deberían ser los servicios clínicos y los hospitales en su conjunto.

Y menos amontonar de forma irreflexiva actividad, exploraciones, e intervenciones, o turnos de operarios del procedimiento que vienen a horas insólitas a hacer cosas y no a tratar personas.

José Ramón Repullo

Profesor de Planificación y Economía de la Salud de la Escuela Nacional de Sanidad, y director técnico de la Fundación para la Formación de la OMC

1 Comentario

  1. Yo muchas veces prolongo el diálogo con los pacientes en un bar. Sin llegar a empatizar, por aquello de no alimentar y viciar las contratransferencias, muchos problemas se enfocan mejor con ambientes distendidos, poco fríos como los hospitales. Muchas gracias por sus comentarios, profesor.