Industria farmacéutica

AESEG observa defectos en la nueva orden de precios de referencia

Tras conocerse la publicación en el Boletín Oficial del Estado de la nueva orden de precios de referencia, Acta Sanitaria quiso recoger la primera impresión de las dos patronales afectadas. Mientras Farmaindustria, asociación de los laboratorios de marcas y medicamentos innovadores, aún está valorando el documento, la Asociación Española de Medicamentos Genéricos, AESEG, ha observado en el documento destacables luces y sombras.

A cuatro meses del Real Decreto
Ana Mato

Ana Mato

La Orden SSI/1225/2014, de 10 de julio, actualiza el sistema de precios de referencia de medicamentos del Sistema Nacional de Salud. Publicada en el BOE el pasado martes, 15 del mismo mes, el texto concreta la última actualización de los precios, cuyo antecedente más próximo se remonta a diciembre de 2011, mediante resolución de la Dirección General de Farmacia y Productos Sanitarios. En esta ocasión, la actualización obedece al trabajo realizado por la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos, por encargo directo de la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato; como determina el Real Decreto 177/2014, de 21 del pasado mes de marzo. La orden afecta a 14.526 presentaciones de medicamentos, divididas entre 11.563 para su dispensación en Farmacia Comunitaria y otras 2.963 para ámbito hospitalario. La orden se articula en 8 puntos, siendo el primero aquel en el que aparecen como novedad los precios de los envases clínicos.

Ausencia de plazos y cálculos irreales
Ángel Luis Rodríguez de la Cierda, director general de AESEG

Ángel Luis Rodríguez de la Cierda, director general de AESEG

En opinión del director general de AESEG, Ángel Luis Rodríguez de la Cuerda, la orden resulta poco estimulante para el sector porque no contempla ningún plazo de adaptación, como la asociación del Genérico había solicitado, ni se usa un método racional para el cálculo de los precios. Para el responsable ejecutivo de la asociación, el que la orden surta efecto desde su publicación, plantea problemas de stock a los laboratorios de genéricos. De la misma forma, el cálculo de los precios basado en coste por tratamiento día, desaconsejado por la OMS, se convierte en una estructura teórica insensible a que los precios establecidos por la orden se sitúen por debajo de los costes de producción. Para De la Cuerda, además, los cálculos deberían hacerse también distinguiendo entre las distintas presentaciones y formas farmacéuticas, no sólo por principio activo, ya que todas ellas tienen distintos costes industriales. En su opinión, con el planteamiento actual, se compromete la continuidad de medicamentos coste-eficientes, y de amplia aceptación social, provocando un deslizamiento hacia medicamentos más caros. Un contexto agravado por el hecho de que conviven con los precios de referencia las agrupaciones homogéneas y los precios más bajos, desdibujando la frontera entre el precio y el verdadero valor de los medicamentos.

Para AESEG, por ejemplo, no resulta aceptable el precio asignado al Ibuprofeno Arginina, siendo más caro de producir que el Ibuprofeno convencional. Algo similar ocurre con el Paracetamol 1 gr efervescente, cuya producción es más cara que la de las presentaciones secas. De la misma forma, para el director general de AESEG no es comprensible que se aplique el mismo umbral (1,60 euros) a los envases ordinarios que a los clínicos, que pueden llegar a los 500 comprimidos o cápsulas. No obstante, Rodríguez agradeció también que parte de las alegaciones de la asociación fueran tenidas en cuenta. Así ocurrió, por ejemplo con el metilfenidato, la lidocaína y determinados anticonceptivos de uso oral.

Farmaindustria, compás de espera
Elvira Sanz, presidenta de Farmaindustria

Elvira Sanz, presidenta de Farmaindustria

A la espera de que Farmaindustria se pronuncie en un sentido o en otro, Rodríguez de la Cuerda quiso salir al paso de una comunicación en la que la patronal de los medicamentos innovadores expresaba que los genéricos habían crecido un 100% en el último periodo, frente al 30% de las marcas. En ese sentido, el director de AESEG recordó que estas últimas acaparan todavía el 72% del mercado español. A esto añadió que, en modo alguno se puede acusar al Genérico de impedir el desarrollo de los innovadores. Finalmente, y en lo tocante a la cantidad que espera ahorrar la autoridad sanitaria con la nueva orden, De la Cuerda estimó que es difícil de valorar, ya que ni el real decreto ni la orden contienen memoria económica.