Política y Sociedad Solo mencionó estas dos cuestiones en sus discursos en el Congreso del Partido Popular

La vuelta a los 80 en aborto y eutanasia, objetivo sanitario de Pablo Casado al frente del PP

El Partido Popular (PP) ha elegido al que ya es su nuevo presidente para los próximos años, Pablo Casado, que en sus discursos previo y posterior a su elección mostró unas pinceladas de lo que serían para él las líneas maestras de la Sanidad si gobernase España, como la vuelta a la legislación sobre el aborto que regía en los años 80 y su rechazo total a la eutanasia planteada por el Gobierno socialista de Pedro Sánchez.

Pablo Casado

En su intervención previa a conocer que sustituiría a Mariano Rajoy al frente del PP, Pablo Casado ya planteó su defensa “sin complejos” de “la vida y la familia”, porque “eso no es de derechas ni de izquierdas”. “No hay nada más progresista que defender la vida”, aseguró. En este sentido, relacionó esa “defensa de la vida” con el impulso de la natalidad y la conciliación, con “la capacidad de que las familias puedan tener hijos”.

“Nosotros somos el partido que nos vamos a oponer a la ley de la eutanasia de Pedro Sánchez”, prosiguió el nuevo presidente ‘popular‘, que justifica esta oposición en que la referida norma es “innecesaria e injusta”. “Esto no es religión”, puntualizó, sino que considera que es “innecesaria” porque los presidente autonómicos ya han legislado sobre el testamento vital y sobre el “no encarnizamiento terapéutico”.

Vuelta a la ley del aborto de 1985

“Nosotros defendemos la vida y aceptábamos el consenso de los años 80, de la ley del aborto de Felipe González, respetada por el Partido Popular. Tuvo que venir José Luis Rodríguez Zapatero a reabrir a los españoles en lo más hondo de su ser”, criticó Casado, que cree que “el Partido Popular hizo muy bien en recurrir” esta reforma socialista ante el Tribunal Constitucional.

Esta ley del aborto de Felipe González, promovida en 1985 -es decir, hace ya 33 años-, despenalizaba en solo tres supuestos la interrupción del embarazo: violación, riesgo para la salud física y psíquica de la madre y malformación el feto. Esto significaría que en todos los demás casos en los que la mujer decida abortar, Casado propone que vuelvan a considerarse un delito.

Propuesta del PSOE

En cuanto a la ley de eutanasia de Pedro Sánchez a la que hizo referencia el ‘popular‘ en su discurso, está basada en una Proposición de Ley Orgánica de regulación de la eutanasia, que prevé su inclusión en la cartera básica de servicios del Sistema Nacional de Salud (SNS) para aquellos supuestos de enfermedad grave e incurable o de discapacidad grave crónica.

Con ello, la Administración socialista pretende ir un paso más allá de la muerte digna y atender a aquellos que, aun sin estar en fase terminal, su sufrimiento o situación de invalidez les lleva a solicitar ayuda para morir de forma anticipada.

Sanidad sin confrontación

Estos dos temas, el aborto y la eutanasia, son los dos únicos puntos concretos que tienen que ver con la Sanidad de los que Casado mencionó en sus discursos. De manera más general, apuntó su “preocupación por una Sanidad y unas pensiones excelentes, a la altura de las necesidades de nuestra sociedad, pero también sostenibles, justas, con los que ya se retiran, pero también garantizadas para los jóvenes que vienen detrás”.

“Una Sanidad en la que no quepa la confrontación partidista ni el meter facturas en el cajón para que tenga que volver otra vez el Partido Popular a rescatar un sistema que otros dejan quebrado”, agregó Casado, que situó estas cuestiones en el sexto lugar de sus prioridades.

Deja un comentario