Punto de vista carta de la presidenta de pediatría (AEP)

7 de abril: Día Mundial de la Salud (ahora más que nunca)

Con motivo del Día Mundial de la Salud, la presidenta de la Asociación Española de Pediatría recoge en esta carta las reflexiones que le ha provocado la actual situación sanitaria dominada por la lucha contra la pandemia provocada por el coronavirus.

Poco o nada parecía indicarnos a principios de año que el día 7 de abril, Día Mundial de la Salud, el mundo estaría globalmente enfermo. Pocos son los rincones del mundo al que este nuevo coronavirus no ha llegado todavía y poco es lo que sabemos de este virus que, sin embargo, nos está enseñando mucho. Cuando digo poco es porque todavía no hemos conseguido vencerlo o prevenirlo con una vacuna.

En primer lugar, nos ha enseñado que el Sistema Nacional de Salud tiene una fuerza fuera de lo común, cuya piedra angular sois todos los profesionales sanitarios que trabajáis, sin descanso, para sacar adelante pacientes que luchan por volver a abrazar a los suyos. Este virus nos ha enseñado que juntos somos más fuertes y que, individualmente, cada gesto y cada decisión tomada con responsabilidad puede cambiar el curso de las cosas.

Gracias al trabajo de compañeros que publican estudios, informes, análisis, etc.; estamos creando una evidencia científica que nos ayuda en la identificación de síntomas, factores de riesgo y posibles tratamientos del SARS-CoV-2. Lo estamos haciendo entre todos.  Igual que entre todos estamos celebrando cada paciente que recibe el alta, cada paciente que sale de la UCI, cada batalla que ganamos a la COVID-19.

Trabajo colaborativo y altruista

Solo con una sanidad bien dotada en todos sus aspectos en tiempos de bonanza, pero que pueda afrontar con solvencia los periodos de crisis, podremos asegurar la salud global de la población

Más allá de lo estrictamente profesional, este coronavirus nos ha enseñado, en el momento en el que más conectados tenemos que estar a las pantallas, la importancia de un abrazo o una caricia, y ha puesto en valor ante nuestras generaciones más jóvenes la importancia del trabajo colaborativo, altruista, y la importancia de cuidar a nuestras generaciones más mayores.

Hoy todos estamos muy pendientes de la evolución de la ya famosa “curva”, tanto a nivel nacional, como internacional. La pregunta a la que debemos tratar de dar respuesta es ¿Servirá esto para entender que no estamos solos, ahora que estamos más aislados que nunca? ¿Servirá esta pandemia para entender que en un mundo global, que es cada vez más pequeño, la salud mundial es cosa de todos? ¿Nos enseñará este virus otras cosas?

Desde luego, esta situación nos ha dejado ver que la salud es, sin duda, nuestro bien más preciado y que debemos cuidarla y protegerla de manera individual y colectiva, esto es, posicionar a la sanidad como se merece y, por tanto, situar el Sistema Nacional de Salud como el eje central y prioritario de la Administración. ¿Nos enseñará que debemos potenciar y dotar eficientemente a un sistema de salud que ha sufrido en los últimos años numerosas pérdidas de recursos materiales y humanos, no recuperados y que, aún así, ha demostrado una enorme capacidad de respuesta? ¿Nos enseñará a cuidar de nuestros profesionales sanitarios profesional y humanamente?,

La lección aprendida en el día mundial de la salud 2020 es que nuestro bien más preciado está en riesgo. Solo con una sanidad bien dotada en todos sus aspectos en tiempos de bonanza, pero que pueda afrontar con solvencia los periodos de crisis, podremos asegurar la salud global de la población.

 

María José Mellado

Presidente de la Asociación Española de Pediatría (AEP)