Política y Sociedad

5 claves para prevenir que la diabetes pueda afectar a los ojos

Actualmente, se calcula que hay alrededor de 422 millones de personas diabéticas en el mundo y afecta, sobre todo, a la población que se encuentra entre los 20 y 74 años. Desarrollar problemas graves de visión es una de las posibles complicaciones que puede acarrear la diabetes.

Las patologías visuales derivadas de la diabetes más frecuentes son la retinopatía diabética y el edema macular diabético. Dos problemas visuales que pueden afectar seriamente a la retina y que se sitúan entre las principales causas de ceguera en los países desarrollados.

«Las patologías visuales derivadas de la diabetes más frecuentes son la retinopatía diabética y el edema macular diabético»

La retinopatía diabética consiste en la manifestación a nivel ocular de la microangiopatía que produce la diabetes a nivel global. Este deterioro de los vasos sanguíneos que irrigan la retina, provoca fugas de fluido o sangre. Si la enfermedad avanza, se forman nuevos vasos sanguíneos y prolifera el tejido fibroso en la retina, lo que tiene como consecuencia una pérdida visual severa.

El edema macular diabético se produce por la acumulación de líquido a nivel de los tejidos de la mácula, lo que provoca el engrosamiento de la retina. Su síntoma más característico es la pérdida de la visión central (escotoma), aunque a veces se manifiesta como una percepción distorsionada de las imágenes (metamorfopsia).

Afortunadamente, gracias a los grandes estudios que se han ido realizando en las últimas décadas, hoy en día se sabe que dichos problemas visuales se pueden evitar en un porcentaje muy elevado de los pacientes diabéticos. Por esta razón, con motivo del Día Mundial de la Diabetes, que se celebra el día 14 de noviembre, Clínica Baviera pone de relieve la importancia de la prevención y ofrecen una serie de recomendaciones para que las personas con diabetes puedan cuidar su salud visual:

«Clínica Baviera pone de relieve la importancia de la prevención y ofrecen una serie de recomendaciones para que las personas con diabetes puedan cuidar su salud visual»

1.- Realizarse revisiones oculares periódicas. Las personas con diabetes deben realizarse un examen ocular completo por parte de un oftalmólogo que incluya la dilatación de las pupilas para poder examinar minuciosamente la retina (fondo de ojo) y poder realizar también una tomografía de coherencia óptica (OCT). Estas revisiones se deben realizar al menos anualmente.

2.- Controlar en todo momento los niveles de azúcar. El objetivo es evitar la hiperglucemia, ya que aumenta las probabilidades de tener problemas oculares. Cuando la sangre se llena de azúcar, circula por todo el organismo incluidos los ojos, pudiendo causar problemas en la retina y, también, en otras estructuras oculares (como el cristalino, aumentando la posibilidad de desarrollar cataratas). Llevar una buena alimentación y hábitos de vida saludables es importante para controlar los niveles de glucemia.

3.- Observar la presión arterial. Para ello, es necesario tomarse la tensión al menos dos veces el año y, siempre bajo control médico. En ciertos casos el médico puede considerar la necesidad de tomar medicamentos.

4.- No fumar. Este hábito es perjudicial para la retina y, para la salud, no sólo en diabéticos sino en la población en general.

5.- Hacer ejercicios moderados. El ejercicio físico, siempre adaptado al estado y posibilidades de cada persona, es fundamental. No obstante, deben evitarse los ejercicios que requieren mucho esfuerzo, como el levantamiento de pesas o los de fuerte contacto (tales como el boxeo), ya que pueden ser contraproducentes con ciertos problemas oculares.

1 Comentario

  1. Una vez más, como refleja el artículo, y como en casi todos los campos de la sanidad, la prevención mediante buenos hábitos y las revisiones periódicas son fundamentales, y la salud visual no es una excepción.

Deja un comentario