Industria farmacéutica Según un estudio de Roche

El 44% de los españoles con diabetes son sedentarios

— Barcelona 24 Jul, 2018 - 11:31 am

La compañía farmacéutica Roche ha comunicado que el estudio ‘Di@bet.es‘ refleja que el 44 por ciento de la población española que sufre diabetes es sedentaria, mientras que este porcentaje es 10 puntos menor entre las personas que no padecen esta enfermedad, un dato que adquiere especial relevancia teniendo en cuenta la importancia del ejercicio para el control de esta patología.

El doctor Serafín Murillo, quien es miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM), sostiene que «la actividad física tiene un papel fundamental, pues no solamente contribuye a un mejor control glucémico, sino que se ha mostrado que las personas con diabetes físicamente activas padecen menos complicaciones que aquellas sedentarias”.

De hecho, este científico asegura que “el sedentarismo empeora el control de la diabetes, especialmente en la diabetes tipo II, y se asocia a una mayor presencia de problemas cardiovasculares y a una mayor mortalidad”. Los especialistas coinciden en señalar que la base para un buen control de la diabetes es el equilibrio entre el estilo de vida, incluyendo el ejercicio regular y la alimentación saludable, y el tratamiento farmacológico.

De acuerdo con la Sociedad Estadounidense de Diabetes, hay dos tipos de ejercicio que mejoran el control de la enfermedad: el aeróbico y el entrenamiento de fuerza. Ambos ayudan a que el cuerpo use mejor la insulina y pueden mejorar los niveles de glucosa en sangre. Existen ciertos factores, como el tipo de diabetes, los años de evolución de la enfermedad y la presencia de obesidad, que influyen en la intensidad, la duración, la frecuencia y la clase de ejercicio que se recomendará.

Niveles de glucosa en sangre

Asimismo, Serafín Murillo apunta que «conocer los niveles de glucosa en sangre en relación con el ejercicio tiene numerosas ventajas: permite adaptar mejor las pautas de insulina y de alimentación al ejercicio, obtener experiencia para corregir errores y programar los cambios adecuados para nuevas situaciones o prácticas de ejercicio físico”.

En este contexto, Roche subraya que la aparición de los sistemas de monitorización continua de glucosa suponen un antes y un después en la calidad de vida de los pacientes, que pueden olvidarse casi de las agujas y estar mejor controlados. Para ello, indica que el último avance es el primer sensor implantable de glucosa lanzado recientemente, que permite medir el nivel de glucosa de forma continua durante seis meses, 12 veces más que cualquier otro dispositivo disponible en Europa.

Deja un comentario