El mirador verdades sanitarias que han escocido

(1) Conceptos lapidarios: culos de ricos, consensos, enfer-mesas, etc.

Al final de una entrevista de una hora sobre la salud de las mujeres, pregunta Iñaki Olaizola, periodista y redactor de Diario de Mallorca:  “Recuérdeme, para terminar, las verdades sanitarias que ha divulgado que más han escocido” Esta es una recopilación de algunos conceptos lapidarios que han escocido, por más que tengan fundamento científico, ético y lógico.

Los médicos tienen más interés por los culos de los ricos que por las bocas de los pobres

De hecho, literalmente:

“Sólo un mínimo de cánceres orofaríngeos guardan relación con el virus del papiloma humano. De nuevo, la población de riesgo son pobres, fumadores y alcohólicos. Sucede que para los médicos tienen más interés los culos de los ricos que la boca de los pobres” https://www.diariodemallorca.es/sociedad-cultura/2013/06/22/chequeos-son-perjudiciales-hay-medirse-colesterol/854889.html

Lastimosamente el cáncer ororfaríngeo es cosa de pobres y marginados. Por ello hay el mismo retraso diagnóstico en el cáncer oral que en el cáncer de colon y sólo se diagnostican cánceres localizados en ambos casos en el 40% de los pacientes. ¡Pero la boca es tan accesible que es sólo abrir y mirar, no como el colon que precisa de la colonoscopia! https://scientonline.org/open-access/diagnostic-delay-in-oral-cancer.pdf

Non sensus consensus. El consenso no tiene sentido

De hecho, literalmente:

“Non sensus consensus. El consenso no tiene sentido. Las moscas están de acuerdo en que la mierda está muy rica, pero, como usted comprenderá, a mí esto no me sirve”. https://www.playgroundmag.net/studio/historias/juan-gervas_22659219.html

Conviene reconocer que la frase del absurdo de los consensos en ciencia y en medicina procede de Petr Skrabanek https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/1972220

Las hay que se transforman en enfer-mesas

De hecho, literalmente:

“Les gustan las quimeras, tipo los protocolos y las guías, los pacientes sanos y jóvenes, y la prevención como bien demostró Cristina Pérez en su clásico trabajo cualitativo. Es decir, no les gusta lo que la sociedad y los pacientes precisan: enfermeras que trabajen con viejos, enfermos y crónicos, sobre todo a domicilio. De hecho, las hay que se transforman en enfer-mesas, por el placer que les reporta trabajar en el despacho. Trabajan lejos de los problemas de los pacientes y de los médicos (en muchos centros de salud las enfermeras atienden a medias de 10 pacientes por día, contra 40 los médicos, ¿a cuánto sale cada acto enfermero?).  El sistema sanitario precisa enfermeras. La población y los pacientes también. Pero enfermeras, no enfer-mesas”. https://www.actasanitaria.com/cincuenta-por-ciento/

Los diseños de la historia clínica electrónica y de guías y protocolos exigen clicar, anotar, rellenar y cumplimentar miles de apartados que consumen horas y energías profesionales. Con ello disminuye el tiempo clínico y médicos y enfermeras devienen en apéndices del teclado y del ratón, pendientes de la pantalla del ordenador/computadora. Es decir, se convierten en médicos-mesas y enfer-mesas.

Ser mujer no es una enfermedad. Estar embarazada, tampoco

De hecho, literalmente:

En Sevilla: “Ser mujer no es una enfermedad; estar embarazada, tampoco” https://sites.google.com/a/ajiems.net/www/noticias/juangervassermujernoesunaenfermedadestarembarazadatampoco

También en Lima, Perú: #5CIMF “Ser mujer no es una enfermedad; estar embarazada tampoco”.17 agosto. 11,30 a 13,30 h. Sala Limatambo 5″ https://twitter.com/natho47/status/897213619020197888

“El modelo médico es varonil. De hecho, el canon es un varón joven, heterosexual, sano (o con una sola enfermedad), de clase media y culto, sobre el que se estudia el problema de salud de que se trate. Todo lo que se desvíe de ese modelo, es una especie de anomalía, sea por edad, por sexo, por situación social o por otras condiciones.  Por ello, el sistema sanitario ve y trata a la mujer como un ser vicariante que “no llega al modelo”.

La embarazada es una mujer ‘secuestrada’ por la medicina y la sociedad, a la que se exige todo tipo de sacrificios sin fundamento científico: desde revisiones constantes a pruebas diagnósticas de todo tipo, vacunas sin fundamento y cambios en la dieta sin sentido”. https://www.eldiario.es/consumoclaro/cuidarse/encarnizamiento-medico-mujeres_0_509899604.html

Seamos científicos: ni los médicos ni las vacunas salvan vidas

De hecho, literalmente:

“Hay muchos médicos (y otros profesionales sanitarios) que creen evitar muertes. Creen sinceramente que con su trabajo evitan muertes, pero ello es absurdo y refleja ignorancia y arrogancia. Arrogancia en cuanto ningún médico, ni nadie, evita muertes (insisto en la falacia de la muerte evitada y en que los cuerpos encuentran la forma de morir). Siempre se cumple inexorablemente la Ley de Hierro de la Epidemiología, de forma que moriremos todos los que hemos nacido.

Para decirlo correctamente, las vacunas (y los médicos) cambian causas de muerte, prolongan vidas y añaden calidad a las mismas, que no es poco. Así, la vacuna contra la rabia evita la muerte por rabia; es decir, evita una causa de muerte y prolonga la vida. Pero nadie puede creer que la vacuna de la rabia “salve vidas”, pues los vacunados no morirán probablemente de rabia, pero sabemos que morirán por otra causa (Ley de Hierro de la Epidemiología)” https://www.actasanitaria.com/seamos-cientificos-las-vacunas-no-salvan-vidas-ni-los-medicos/

¡No se midan el colesterol, sean felices!

De hecho, literalmente:

“Salvo que haya tenido un problema de coronarias, ¡no se mida usted el colesterol! Sea feliz, disfrute de la vida, no fume, que es una guarrería, procure no llevarse demasiados disgustos. Pero hay una campaña detrás…” https://www.ideal.es/granada/v/20101013/sociedad/midan-colesterol-sean-felices-20101013.html

La hipótesis lipídica, que explica los problemas coronarios por el exceso de colesterol en sangre está desacreditada y nunca tuvo ningún fundamento científico. Lo sabemos desde hace al menos veinte años, pero todavía gran parte de la población sigue “dietas para el colesterol” y toma innecesariamente estatinas http://www.nogracias.eu/2015/08/09/el-colesterol-en-sangre-la-mortalidad-coronaria-y-el-nice-lecciones-de-prevencion-primaria-y-de-mucha-presuncion-por-juan-gervas/

Los pacientes son el combustible del sistema sanitario

De hecho, literalmente:

“Buen ejemplo es que se “sobrepague” el cribaje, seguimiento y tratamiento de la hipertensión, una actividad que llena las consultas médicas y sobrecarga todo el sistema sanitario, pero que obtiene  escasos  beneficios  en  salud,  comparada  con  otras  actividades tan simples como el uso de IECA en la insuficiencia cardíaca  o  el  consejo  breve  contra  el  tabaco.  Parece,  pues,  que  los pacientes son el combustible del sistema sanitario” http://equipocesca.org/los-pacientes-son-el-combustible-del-sistema-sanitario-o-asi-parece-al-menos/

[En París, en mayo de 1968] Entre los sociólogos de la salud también hubo una extraordinaria agitación revolucionaria. Un lema los recuerda: “Los pacientes son el combustible del sistema sanitario”. Ejemplos de pacientes como combustible del sistema sanitario: https://www.actasanitaria.com/como-evitar-que-los-pacientes-sean-el-combustible-del-sistema-sanitario/

En España, los ginecólogos “obligan” al parto en el hospital si se quiere financiación pública

De hecho, literalmente:

“El sistema público sanitario permite a la mujer la elección del lugar del parto, a domicilio, atendido por matrona, y se hace cargo de los gastos en Australia, Canadá, Holanda, Islandia, Nueva Zelanda y Reino Unido, por ejemplo. En España los ginecólogos “obligan” al parto en el hospital si se quiere financiación pública. Como en todas las intervenciones sanitarias, existen indicaciones, con beneficios y daños, para el parto en el hospital y el parto en casa. La Organización Mundial de la Salud ya reconoció en 1996 la seguridad del parto en casa, y señaló sus indicaciones y restricciones en embarazos de bajo riesgo, con atención clínica apropiada y con planes organizados por si se requiere la derivación a hospital. Se excluyen los embarazos múltiples, la posición de nalgas, mujeres con más de una cesárea y pacientes con problemas graves de salud. Se precisa una integración y buena coordinación entre primaria y hospitalaria. Obviamente, se requieren condiciones mínimas en la vivienda y el entorno” http://saludineroap.blogspot.com/2018/04/parto-planificado-en-domicilio-atendido_18.html

El parto en casa no sólo es un derecho de la mujer, sino, también, es un medio para evitar la violencia obstétrica a la que, con relativa frecuencia, se la somete cuando el parto se lleva a cabo en el hospital.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

5 Comentarios

  1. otamendi says:

    Sobre cánceres, bocas y culos : Es cierto que los médicos (españoles, sobretodo) no tienen interés por la boca , “aunque por ella muera el pez” vía cancer buco faríngeo. Ahora bien, eso de que el virus del papiloma no tenga “apenas” relación con dichos cánceres, no tiene fundamento, como muestra esta revisión USA https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/65/wr/mm6526a1.htm
    pues “Among 15.000 oropharyngeal SCC cases , 9,500 cases were attributable to HPV types 16 and 18, and another 900 cases were attributable to the additional types”.

  2. Juan Gérvas says:

    -gracias por el comentario, otamendi
    -la revisión a la que alude se refiere justamente a Human Papillomavirus–Associated Cancers — United States, 2008–2012
    -a cánceres atribuibles con cálculos teóricos al virus del papiloma
    -es decir, no se refiere a todos los cánceres orofaringeos, que en EEUU se estima son unos 50.000 (cincuenta mil) anuales
    https://oralcancerfoundation.org/oral-oropharyngeal-incidence-rates-2017/
    -y, por supuesto al igual que en el cáncer de cuello uterino, la falta de higiene y la pobreza incrementan el impacto del virus del papiloma
    -los cánceres orofaringeos son “de pobres, fumadores, bebedores y sin higiene”, preponderantemente
    -los médicos no suelen tener interés por las bocas de ese grupo de personas, que suelen oler mal y estar mal cuidadas, les interesa más el culo de los ricos
    -en fin
    -un saludo juan gérvas @JuanGrvas

  3. Juan Gérvas says:

    -conviene tener en cuenta que:
    From a prognostic point of view, it has been observed that subjects with positive HPV-SCC (Squamous Cell Carcinomas) of oropharynx have a more favourable prognosis than negative HPV.
    Cáncer orofaringeo: peor pronóstico si no da positivo a virus papiloma.
    https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5735384/
    -es similar al cáncer de cuello de útero
    Sweden. High-risk human papillomavirus positive associated to better prognosis in invasive cervical cancer. Suecia.
    En el cáncer de cuello uterino, la presencia de virus papiloma de alto riesgo asociada a mejor pronóstico.
    https://journals.plos.org/plosmedicine/article?id=10.1371/journal.pmed.1002666

  4. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    ¿A QUE VIENE INSULTAR A LA ENFERMERÍA?
    Sobre las opiniones que se vierten sobre la enfermería en el artículo anterior se puede estar o no de acuerdo. Bajo mi punto de vista no pueden ser mas falsas e interesadas. Propias de alguien que desconoce nuestra sanidad, o que tal vez mira a esta bajo el más rancio y trasnochado corporativismo profesional.
    Pero lo que resulta inaceptable es insultar de forma gratuita y sin venir a cuento. La injuria, lejos de aportar información, simplemente descalifica a quien, “sin ton, ni son”, como sucede en este caso, la lanza sin justificación alguna, sin responder a un posible agravio.
    El fracaso de la Atención Primaria en nuestro país es algo incuestionable. Sus “logros” no son otros que los de poner a España en los primeros puestos en consumo de fármacos; la realización de pruebas y exploraciones sanitarias innecesarias; o contar con una plantilla de médicos escandalosamente excesiva. O lo que es lo mismo, empastillar y medicalizar a nuestra sociedad hasta límites poco éticos y morales. Podemos ver esta situación bajo los más diversos puntos de vista. ¡Faltaría más!. Por mi parte respeto, que no comparto, la opinión de quienes puedan pensar que los responsables de tal desaguisado son los repartidores de butano.

  5. Juan Gérvas says:

    -gracias, Isidoro Jiménez Rodríguez
    -en el texto no se insulta a las enfermeras, de ninguna manera
    -se critica a profesionales que dependen en exceso de la pantalla del ordenador/computadoram sean enfermeras o médicos (enfer-mesas, médicos-mesa)
    -quienes no cumplan con dicha premisa son alabados, por su contribución al bienestar personal y social
    -en fin
    -un saludo juan gérvas @JuanGrvas

Deja un comentario