Política y Sociedad Denominan a la institución 'Instituto Nacional de Segregación Sanitaria'

Yo Sí Sanidad Universal insiste en detener la segregación sanitaria y denuncia prácticas del INSS

El movimiento Yo Sí Sanidad Universal en defensa de una sanidad igualitaria, junto a Marea Granate, colectivo formado por emigrantes españoles, ha realizado una concentración para exigir la derogación del “decreto de exclusión sanitaria” y denunciar el papel que lleva a cabo el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), al que bautizaron como “Instituto Nacional de la Segregación Sanitaria”.

Accion-INSS-6J-3Dicho decreto (Real Decreto-ley 16/2012), provocó que 873.000 personas perdieran su tarjeta sanitaria en el Estado español en ese momento, “al tiempo que otras cuyo número no se ha estimado no pueden solicitarla desde entonces”, explicaron los participantes. Desde ese año, colectivos como Yo Sí Sanidad Universal denuncian “el papel del Instituto nacional de la Seguridad Social (INSS) en la exclusión sanitaria” y exigen la derogación del decreto.

La concentración vino precedida de una visita de miembros de los colectivos en defensa de la sanidad universal a oficinas del INSS, donde expusieron casos reales de personas que no pueden acceder a la tarjeta sanitaria. “Todos los trabajadores del INSS eran muy comprensivos y hemos sentido que no estaban muy a gusto con tener que seguir ese rol, pero la ley o las instrucciones del INSS les obligan”, declaró la partícipe del movimiento Yo Sí Sanidad Universal, Marta Pérez. “Nosotras decimos que justamente por ese papel del INSS tiene que caer y para eso es necesario que caiga el decreto de exclusión sanitaria”, aseguró la portavoz.

Un informe contra el decreto

Por ello, rebautizan al INSS como “Instituto Nacional de Segregación Sanitaria”, “porque es de este organismo estatal de donde nacen muchas de las exclusiones que se conocen”, afirmó Marta Pérez. Para explicar en detalle este papel del INSS y denunciar los casos que han conocido desde septiembre de 2012, cuando entró en vigor el Real Decreto, Yo Sí Sanidad Universal elaboró un documento con la información recogida hasta ahora.

yo-si-sanidad-universalEl informe, que según explicó Marta Pérez a Acta Sanitaria pretenden hacer llegar a las instituciones competentes, señala los grupos que quedan excluidos de tener tarjeta sanitaria: personas adultas sin permiso de residencia, menores sin permiso de residencia, mujeres embarazadas sin permiso de residencia y personas víctimas de trata reconocidas sin permiso de residencia.

Tras el decreto de abril, en agosto de 21012 fue aprobado otro decreto ley, que cambiaba algunas condiciones pero que sigue poniendo en problemas a más colectivos como la población rumana, personas que tienen permiso de residencia obtenido después de abril de 2012 que no cuenten con permiso de trabajo y no tienen familiares de los que puedan ser beneficiarios y personas de nacionalidad española sin trabajo que se desplazan fuera de España por más de 90 días. En varios de estos casos, un tribunal acabó concediendo la tarjeta sanitaria a aquellos a los que el INSS se la había denegado, según afirma Yo Sí Sanidad Universal.

De lo universal a lo individual

Según Marta Pérez, citando a la Comisión Europea, esto ha hecho que España pase de tener un “sistema universal a un sistema de cobertura individual”. Además, señaló a Acta Sanitaria que desde algunas comunidades autónomas, en oposición a lo estipulado por el Gobierno central, se pusieron en marcha leyes o medidas para poder ampliar el número de personas con acceso a la sanidad pública. Navarra, por ejemplo, impulsó una ley que, según Marta Pérez, el propio presidente del Gobierno se encargó de intentar derogar en el mismo año 2012. País Vasco, Valencia y Cataluña son ejemplos de comunidades que intentan “incluir a varios de los grupos de población” excluidos. Sin embargo, no pueden “meter mano a lo que hace el INSS”, al ser una cuestión autonómica.

La portavoz de Marea Granate, María Almena, presente en la concentración, aseguró por su parte a Acta Sanitaria que la sanidad española es “excluyente y no es sanidad universal por mucho que la quieran llamar así”. “Poco a poco hay cada vez más presión social en torno a esto; debería haber entrado más en campaña política y haber sido una prioridad”, concluyó la portavoz, confiada, igual que Marta Pérez, en que este decreto “se acabe tumbando”.

 

 

 

Deja un comentario