El mirador El Mirador

Viva Medicina Viva. Cinco rasgos básicos de la profesión médica.

Dr Juan Gérvas.

El título es una simulación del lema que, con respecto al arte, encabeza la vigente bienal de Venecia; pero el autor no sólo lo aplica a la medicina, sino que ofrece detalladamente cuáles son las características diferenciales de la profesión médica.

Viva Arte Viva

La Bienal de Venecia es “el” acontecimiento mundial del arte y se celebra desde 1895. En el momento actual está abierta en su 57º convocatoria, del 13 de mayo al 26 de noviembre. La exposición central internacional es “Viva Arte Viva”, definida como:

“Hoy día, en un mundo lleno de conflictos y conmociones, el arte es testigo de lo más valioso que nos convierte en seres humanos. Es el terreno principal para la reflexión, la expresión individual, la libertad y los cuestionamientos fundamentales. (…) El papel, la voz y la responsabilidad de los artistas son más cruciales que nunca en el marco de los debates contemporáneos. Es en y a través de estas iniciativas individuales que el mundo de mañana toma forma, algo – ciertamente incierto – que los artistas mejor intuyen a menudo que otros. “Viva Arte Viva” es una exclamación, un grito apasionado por el arte y la posición del artista. “Viva Arte Viva” es una bienal diseñada con los artistas, por los artistas, y para los artistas. Se confronta con las formas que proponen, las preguntas que definen, las prácticas que desarrollan y las formas de vida que eligen http://u-in-u.com/es/bienal-venecia/2017/viva-arte-viva/

Viva Medicina Viva

El debate sobre el profesionalismo médico lleva en un extremo a considerar a los médicos más allá del bien y del mal, y en el otro extremo a verlos como unos trabajadores más. En su justo término habrá que ver a los médicos como unos profesionales como otros, pero con peculiaridades que explican la exigencia de una fuerte ética grupal. De hecho podemos parafrasear a Viva Arte Viva y decir:

“Hoy en día en un mundo lleno de conflictos y conmociones, LA MEDICINA Y EL SISTEMA SANITARIO PÚBLICO DE COBERTURA UNIVERSAL son testigos de lo más valioso que nos convierte en seres humanos. Es el terreno principal para la reflexión, la expresión individual, la libertad y los cuestionamientos fundamentales. (…) El papel, la voz y la responsabilidad de los MÉDICOS son más cruciales que nunca en el marco de los debates contemporáneos. Es en y a través de estas iniciativas individuales que el mundo de mañana toma forma, algo – ciertamente incierto – que los MÉDICOS mejor intuyen a menudo que otros. “Viva MEDICINA Viva” es una exclamación, un grito apasionado por el VIDA y la posición del MÉDICO. “Viva MEDICINA Viva” es una bienal diseñada con los MÉDICOS, por los MÉDICOS Y PACIENTES, y para los PACIENTES. Se confronta con las formas que proponen, las preguntas que definen, las prácticas que desarrollan y las formas de vida que eligen”

Profesionalismo médico

El debate sobre el profesionalismo médico es milenario, como milenaria es la actividad y suma de conocimientos de los médicos. En las últimas décadas del siglo XX y el comienzo del XXI el debate se ha agudizado por los cambios sociales y culturales en torno a la salud, el enfermar y la muerte y, sobre todo, por la prestación de servicios médicos en contextos de servicios sanitarios públicos y/o privados en los que el médico pasa a ser una pieza sin más. De ahí todo un movimiento de profesionalismo en el nuevo milenio para reconciliar en lo posible la ética profesional personal y grupal con la ética institucional. Para hacerse idea basta la lectura de unos pocos textos:

–Medical professionalism in the new millennium: a physician charter http://annals.org/aim/article/474090/medical-professionalism-new-millennium-physician-charter

–Ética profesional y ética institucional: ¿Convergencia o conflicto? http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1135-57272006000500004

–El nuevo profesionalismo, la tercera vía o la remoralización de la profesión: ¿bioética para psiquiatras en el siglo XXI? http://www.elsevier.es/es-revista-psiquiatria-biologica-46-articulo-el-nuevo-profesionalismo-tercera-via-13120243

–Las sociedades científicas médicas españolas deben decidir: democracia y profesionalismo o interés económico y poder corporativo. http://www.nogracias.eu/2017/04/04/las-sociedades-cientificas-medicas-espanolas-deben-decidir-democracia-y-profesionalismo-o-interes-economico-y-poder-corporativo-por-abel-novoa/

¿Cómo distinguir a un médico?

Toda profesión suele tener sus peculiaridades y todo profesional sus valores. Por ello toda profesión y todo profesional precisa de una ética común en la que lo principal sea el bien común, hablemos de maestras, jardineros, jueces, cajeras, controladores aéreos o limpiadoras. Pero, aceptada la preeminencia de lo profesional por el hecho básico de ser humano, ¿cuáles son las peculiaridades del médico como profesional que exigen un específico compromiso ético, una singular profesionalidad?

Un médico es un profesional sanitario altamente cualificado capaz de tomar decisiones rápidas y generalmente acertadas ante problemas complejos de salud en condiciones reales de restricción de recursos y de gran incertidumbre, para lo que necesita una continua actualización http://www.actasanitaria.com/medicina-ofensiva-defensiva/

¿Cómo sé que estoy “viendo” a un médico si veo a un profesional decente en su trabajo, en sus múltiples variantes?

Hay muchos rasgos básicos, pero sobresalen cinco:

  • El médico se relaciona con la muerte, y la certifica. El médico se relaciona especialmente con las MIPSE (la mortalidad innecesariamente prematura y sanitariamente evitable), como muerte por tétanos, por apendicitis o carcinoma espinocelular. El médico facilita la muerte con la sedación terminal (y en algunos países, con la eutanasia). El médico certifica todas las muertes, y ello tiene implicaciones legales y sociales muy importantes; por ejemplo, para trasplantes, herencias, enterramientos, estadísticas vitales, distinción entre muerte natural o por “accidente” (laboral, lesiones, envenenamiento, etc) fin de pensiones y otros derechos, etc.
  • El médico se relaciona con el origen de la vida, y la certifica. El médico se relaciona especialmente con la fertilidad humana, femenina y masculina, y con todo el proceso que lleva al embarazo con/sin ayuda de la técnica, aborto voluntario incluido. El médico se relaciona con el nacimiento y con la crianza de los cachorros humanos. El médico certifica la presencia de nuevos miembros en la tribu humana, y ello tiene implicaciones legales y sociales muy importantes; por ejemplo, adquisición de derechos y deberes, atribución de maternidad/paternidad, herencias, estadísticas vitales, etc.
  • El médico puede definir lo que sea salud y enfermedad, diagnostica y lo certifica. El etiquetado del sufrimiento y del enfermar tiene un componente cultural y social muy importante, que da soporte (o lo quita) a las definiciones médicas, como bien demuestra el impacto de la “hipotensión” en Alemania, donde llega a ser causa de baja laboral permanente mientras en el resto del mundo es una cuestión menor, rarísimamente invalidante. Con los factores de riesgo los médicos han adquirido recientemente un poderosísimo poder, el de delimitar la normalidad: “tiene un crecimiento fetal por debajo del percentil”, “la osteoporosis se define como una densidad ósea de al menos 2,5 la desviación estandar…”. Y suma y sigue, El médico certifica ya no sólo la enfermedad sino también la salud. Por ejemplo, los pediatras en “la consulta del niño sano” y los médicos del trabajo en el reconocimiento de los trabajadores. El médico también certifica los estados de enfermedad (orgánica y mental) con impacto a veces tremendo como cuando etiqueta de “esquizofrenia” una situación mental en la adolescencia que tiene implicaciones legales y sociales muy importantes.
  • El médico explora desde la piel a la mente, hurga en lo íntimo y profundo, y llegado el caso recomienda y/o impone tratamientos. El médico como profesional suele contar con la autorización personal, familiar y social para explorar proporcionalmente la piel hasta en sus lugares más recónditos e íntimos, para indagar en los secretos y recovecos más ocultos de la mente, para “entrar” físicamente en el cuerpo y extirpar/modificar/cambiar estructuras biológicas, para explorar todos los orificios (del ano a la boca, de la vagina al meato uretral), etc. El médico recomienda opciones de seguimiento y tratamiento, teniendo en cuenta los valores, cultura y expectativas de cada paciente. En determinados especialísimos casos el médico puede imponer tratamientos, como en tuberculosis pulmonar multi-resistente.
  • El médico contribuye a la paz social y al cumplimiento del Estado de Bienestar. El médico es pieza clave en los sistemas sanitarios públicos de cobertura universal que son expresión de la mejor solidaridad entre humanos. En ese sentido maneja ingentes y finitos recursos públicos que le obligan a tener la justicia y la equidad como principios éticos básicos. De su buen trabajo depende en mucho la felicidad y bienestar de individuos, familias y poblaciones; por ejemplo, resolviendo adecuadamente problemas tan comunes como las cataratas, o el dolor patológico. La seguridad de un racional y “humano” hoy por ti y mañana por mil hace más fácil el vivir en sociedad. En un ejemplo, es impagable la confianza vital que genera un “esos genitales externos son normales” tras la exploración en la consulta de una adolescente preocupada por sus labios mayores. ¡Qué decir del consuelo y reconocimiento cuando se firma el certificado en la casa de una anciana y delante de familiares y amigos se dice, como si nada : “¡Ójala fuera yo atendido con el cariño y dedicación que ustedes lo han hecho!”. En lo general, los médicos se comprometen con la sociedad cuando reclaman salud en todas las políticas y destacan cosas tan simples como que la respuesta básica fundamental para disminuir la demencia en la vejez es mejorar la educación formal básica en la infancia y adolescencia.
Síntesis

El médico es un profesional sanitario, un profesional no más. Pero si cumple con sus compromisos, si ejerce con profesionalismo, su labor es clave para la sociedad en al menos cinco campos: muerte, vida, salud/enfermedad, diagnóstico/tratamiento y bienestar social. Ello exige reconciliar la ética profesional individual y grupal con la institucional.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

1 Comentario

  1. Manuel alejandre says:

    Excelente recorrido academico desde niño, nota de selectividad muy alta, 6 años de carrera exigente, una media de cuatro años de especialización, contratos basura o sumamente inestables según la época que le toque en suerte, salarios que no están en proporción con tantísima exigencia…exigencias sociales e institucionales que por cierto no cesan a lo largo de toda su profession. Asi que, en contacto continuo con la vida, la muerte, el sufrimiento, la depresión, la angustia, la locura, las situaciones criticas etc. Parecería que a semjante joya habría que cuidarla un poco…de verdad…no con la palabrería al uso…Bueno, pues no, la realidad es que no: ni a público en general, ni a instituciones públicas o similares, ni a asociaciones de pacientes, ni a las propias instituciones médicas…y bueno, así funciona el asunto. Y para acabar: efectivamente, el médico tiene que tener ética profesional a un alto nivel y hay que ser muy serios con ello. Pero…? solo hay obligaciones para el médico, y exigencias…no hay alguna contraprestación en forma de trato, de respet, monetaria, de cuidarlo -sirvan se ejemplo las UVIS-….Saludos de otro medico jubilado aunque mantengo algo de actividad

Deja un comentario