Política y Sociedad Aplicada por primera vez en España en el Hospital Gregorio Marañón

Una nueva técnica duplica la posibilidad de trasplante cardíaco infantil en menores de un año

Responsables de trasplante y cirugía cardíaca infantil del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid han explicado este viernes, 19 de enero, una nueva técnica que duplica la posibilidad de trasplante de corazón en bebés de menos de un año de vida.

Para anunciar este hito, en línea con el primer trasplante de corazón que se hizo hace 50 años en el mundo, acompañaron al equipo médico de este centro hospitalario de la capital de España, el consejero de Sanidad del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, y la directora de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez Gil.

Manuela Camino López

Manuela Camino López

Escasez de donantes

La directora de la Unidad de Trasplante Cardíaco Infantil del Hospital General Universitario Gregorio Marañón, la doctora Manuela Camino López, empezó su charla con la afirmación de que en 2017, de los 650 trasplantes cardíacos infantiles realizados en el mundo, apenas se hicieron 100 en niños con menos de un año de vida.

Del hospital al que representa, esta profesional sanitaria afirmó que hace el 44 por ciento de la región, de los cuales el 36 por ciento corresponde a menores de un año. De esta forma, este centro realiza al año entre 17 y 20 trasplantes infantiles y cuatro en menores de un año.

Según Manuela Camino López, los requisitos para trasplantar un corazón a un niño de meses eran, hasta ahora, su proporcionalidad en peso y tamaño, y su compatibilidad sanguínea. De no darse este segundo criterio, el riesgo de rechazo hiperagudo del nuevo órgano es extremo, con resultado de fallecimiento.

Sin embargo, la nueva técnica, desarrollada por la doctora Lori West en Canadá, e importada por el Hospital General Universitario Gregorio Marañón, permite prescindir del requisito de la compatibilidad sanguínea e incrementa las opciones para recibir un corazón donado, concretamente en un 50 por ciento.

Nuevos latidos para Carla

Para ilustrar la nueva técnica, Camino López detalló el caso de Carla, una niña con hipoplasia de ventrículo izquierdo (SHVI), detectada en diagnóstico prenatal. Una vez que entró en lista de espera se logró que pasara de 3,5 a 5,5 kilos de peso, con estricta vigilancia hemodinámica, y se aplicó un procedimiento híbrido de estabilización. El día del trasplante, se logró un tiempo de isquemia de 230 minutos, inferior a las cuatros horas, y con el lavado de la sangre transfundida, pudo comprobarse el primer latido y una plena recuperación de la función cardiaca.

Carla pasó a la UCI, donde estuvo un mes, con una rápida recuperación de funciones como la respiración natural. A la vista de estos resultados, Camino López destacó la genialidad de Lori West, al descubrir que un pequeño corazón infantil, de apenas el tamaño de una almendra grande, puede crecer y desarrollarse sin que los anticuerpos vuelvan a ser un problema futuro, lo que no privará a Carla de tener un seguimiento vitalicio, con especial atención a cualquier intervención que pueda precisar.

Javier Anguita Velasco

Javier Anguita Velasco

Hemoseguimiento de por vida

El jefe del banco de sangre de este hospital madrileño, el doctor Javier Anguita Velasco, detalló que el trabajo hematológico previo al trasplante consistió en asegurarse que la niña no iba a recibir elementos sanguíneos ajenos al suyo. Dicho esto, aclaró que existen bastantes componentes sanguíneos en la transfusión planificada pero que, mientras los glóbulos rojos del propio paciente no plantean problemas inmunológicos, eso sí ocurre con el plasma y las plaquetas del grupo AB. Por eso, se requiere sangre disponible por donación sanguínea altruista habitual, con disponibilidad las 24 horas de todos los días del año.

Tal como detalló este especialista, la Comunidad de Madrid provee de los componentes sanguíneos necesarios. Una vez que se dispone del órgano y se avisa al perfusionista, todo el proceso se desencadena, siempre y cuando la sangre del paciente esté libre de anticuerpos, que son las defensas de los componentes sanguíneos que también se llaman isohemaglutininas. Durante la intervención en la que se realiza el trasplante, explicó que se trabaja la sangre con un procedimiento de exanguinotransfusion, con lo que se aleja la posibilidad de que cualquier anticuerpo pueda acercarse al nuevo corazón.

En otro aspecto, Javier Anguita Velasco confirmó que Carla no precisará transfusiones de glóbulos rojos, plaquetas y plasma de forma periódica, pero sí deberá disponer de estos componentes ante futuras cirugías cardiacas programadas, o en caso de accidentes o sepsis.

Miguel Gil Jaurena

Miguel Gil Jaurena

El tiempo es vida

El jefe de cirugía cardíaca del centro capitalino, el doctor Miguel Gil Jaurena, atribuyó al trasplante descrito en Carla la misma importancia del primer corazón humano que trasplantó el doctor Barnard en Sudáfrica, hace 50 años.

En el caso de la niña, y los casos que vendrán desde ahora, este facultativo precisó que seguirán exigiendo un trabajo contrarreloj, con la certeza de que es factible su realización por debajo de las seis horas de plazo, pero que con las cuatro horas establecidas por el nuevo protocolo suponen un éxito casi asegurado al 100 por cien.

Dentro del trabajo previo, Miguel Gil Jaurena habló de simulacros para intentar cubrir todos los escenarios posibles, sin dejar terreno a la improvisación, siempre con el máximo celo a que la sangre que recibe el niño está libre de anticuerpos peligrosos. A ello, añadió su convicción de que la técnica recién traída a España será muy pronto útil para niños de cualquier edad e incluso adultos.

Beatriz Domínguez Gil

Beatriz Domínguez Gil

La familia “trasplantadora”

Por la parte institucional de la presentación, Beatriz Domínguez-Gil transmitió su agradecimiento y el de la organización a toda la gran familia “trasplantadora” de España, que hace posible jornadas históricas como esta. Además,aseguró que el trasplante de Carla es un hito histórico, comparable al ya citado primer trasplante de corazón del mundo, algo que no hubiera sido posible sin contar con un Sistema Nacional de Salud (SNS) de excelencia y el compromiso vocacional de muchos profesionales sanitarios.

Domínguez Gil, que hace pocos días vio un poco empañadas las magníficas cifras de donación y trasplante de España, únicamente, por la falta de donantes infantiles, considera, sin embargo, que la nueva técnica supone un avance extraordinario, especialmente para los más pequeños, por lo que cree que hay todavía mucho campo de mejora, porque faltan donantes, debido a la bajísima mortalidad infantil del país. Este es un hecho que se está intentando paliar con trasplantes para niños de Europa, a través de un programa que permite donar órganos a otro país, siempre que no haya ningún donante posible en origen.

Nueva vía de esperanza

Según la directora de la ONT, la posibilidad de trasplantar a un niño es de un 60 por ciento y parte de los pacientes mueren o pierden su opción a trasplante por un empeoramiento de su salud, a la espera del órgano. Por el contrario, explicó, con la nueva técnica se abre una gran esperanza, dado que dicha probabilidad aumenta hasta el 90 por ciento.

Por ello, al mismo tiempo, expresó Domínguez Gil su alegría por la recuperación de Carla, al tiempo que mandó un mensaje de condolencia a la familia del corazón donado, por su gran generosidad y por su pérdida irreparable.

Enrique Ruiz Escudero

Enrique Ruiz Escudero

Normalizar la salud

En representación de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero hizo extensiva la celebración a toda la Sanidad madrileña y se comprometió a que haya un seguimiento efectivo de Carla en su crecimiento y la normalización de su salud.

Además, el titular de la cartera sanitaria del Ejecutivo regional recordó que la comunidad autónoma a la que representa es la única de España acreditada para realizar todos los trasplantes de órganos posibles en la actualidad, tanto en niños como en adultos. Sobre el hospital protagonista del día, destacó su especialización en trasplantes complejos y recordó que en 1975 realizó la primera sustitución de un riñón y que, desde entonces, ya lleva 3.500.

Por eso, animó Ruiz Escudero a que todo el equipo médico y sanitario siga cosechando éxitos y ayudando a que los pacientes que viven con un órgano distinto a aquel con el que nacieron mejoren su calidad de vida; como ocurrió en 2017 con los otros cuatro niños que, como Carla, recibieron un corazón donado, o los tres que viven gracias a un nuevo riñón.

Deja un comentario