Tecnología e Investigación Según un estudio del CNIO

Una nueva estrategia induce la regresión de tumores de pulmón avanzados en ratones

— Madrid 25 Ene, 2018 - 6:01 pm

Un estudio, publicado en la revista especializada Cancer Cell por investigadores del Programa de Oncología Molecular del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), ha mostrado cómo la eliminación mediante manipulación genética de la quinasa c-Raf provoca la regresión de tumores de pulmón avanzados dependientes de Kras mutado en un modelo de ratón que reproduce fielmente la historia natural de este tumor.

31Asimismo, esta institución científica señala que la eliminación de la proteína c-Raf produce unos efectos tóxicos muy tolerables, por lo que supone una posible nueva vía para el desarrollo de terapias contra tumores para los que aún no existen fármacos selectivos y tienen que ser tratados con fármacos citotóxicos, que no sólo no son efectivos, sino que producen abundantes efectos secundarios.

Según la información consultada por CNIO, uno de cada cuatro tumores sólidos humanos presenta mutaciones en KRAS; algunos, como los adenocarcinomas de páncreas, pulmón y colorrectal, con muy mal pronóstico. Por este motivo, añade que la alteración de este gen afecta directa e indirectamente a la proliferación y diferenciación celular mediante la activación de múltiples vías de señalización, fenómenos clave en el proceso tumoral.

Por otro lado, el CNIO subraya que el carcinoma de pulmón es una de las principales causas de muerte por cáncer en el mundo. El 30 por ciento de los casos de este tipo de cáncer de células no pequeñas, el subtipo más frecuente, presentan mutaciones en KRAS.

Ingeniería genética

En este nuevo trabajo, los investigadores desarrollaron, mediante ingeniería genética, un modelo de ratón que permite eliminar c-Raf no sólo en tumores de pulmón avanzados, sino de forma sistémica en todo el organismo del animal, pudiendo así predecir la toxicidad que podrían tener los fármacos que bloqueen la actividad de c-Raf.

Para una de las principales autoras del estudio, la doctora Mónica Musteanu, “la eliminación de c-Raf proporciona un beneficio terapéutico significativo que se traduce en la regresión de la mayor parte de los tumores con unos niveles de toxicidad muy aceptables”. Sin embargo, los autores advierten de que “el efecto terapéutico observado requiere la eliminación de la proteína, algo que por el momento no es posible conseguir mediante métodos farmacológicos”.

Deja un comentario