Política y Sociedad En su Informe de fiscalización 2015

El Tribunal de Cuentas detecta “deficiencias” en el control de los beneficiarios de MUFACE

— Madrid 16 Oct, 2017 - 5:12 pm

El Pleno del Tribunal de Cuentas ha aprobado el ‘Informe de fiscalización sobre la gestión y control de las prestaciones farmacéuticas a cargo de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado’ (MUFACE), correspondiente al ejercicio 2015, en el que detecta la existencia de varias “deficiencias” y a raíz del cual recomienda a la Mutualidad reforzar el control de sus beneficiarios y titulares, así como de los “consumos excesivos” de fármacos.

image__muface_Azul_plano_47329La labor de fiscalización recogida en este informe, según indica el Tribunal, tuvo por objeto analizar los procedimientos implantados por MUFACE para comprobar la facturación y pago de las prestaciones farmacéuticas a las oficinas de Farmacia, así como estudiar su adecuación a la normativa vigente y al concierto suscrito con el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF), sobre recetas financiadas por la Mutualidad.

En lo que respecta a las actuaciones realizadas aquel año para que la información sobre su colectivo protegido estuviera “permanentemente actualizada”, el Tribunal de Cuentas observó incidencias relativas a beneficiarios sin identificar, personas en activo sin cotizar y personas fallecidas, y critica que, en lo relativo a beneficiarios y titulares por derecho derivado, la Mutualidad no realiza las comprobaciones necesarias de algunos requisitos, limitándose a constatar que no sean beneficiarios de otro Régimen de la Seguridad Social.

Asimismo, denuncia que el cruce informático entre los datos del colectivo protegido por MUFACE y los de la Tesorería General de la Seguridad Social “no facilita información sobre posibles duplicidades”, y que, de hecho, la Mutualidad “no efectuó cruces periódicos” entre ambas bases de datos para detectar afiliaciones indebidas.

Prestaciones farmacéuticas

Por otra parte, se detectó que el concierto entre la entidad aseguradora y el CGCOF “no se adecúa íntegramente a la legislación sobre receta médica y órdenes de dispensación”, y que “ninguna de las 24.693.852 recetas en soporte papel financiadas por la Mutualidad tenía un formato adaptado a la estructura y composición” prevista en la legislación actual.

Además, el Tribunal de Cuentas asegura que los límites de control de consumo de medicamentos psicotrópicos no tienen en cuenta las dosis máximas recomendadas por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) y cita 395 casos de “consumos de medicamentos no controlados por MUFACE que excedían las dosis máximas recomendadas”.

En lo que respecta a las prestaciones farmacéuticas a hospitales adscritos a las entidades de seguro concertadas, éste órgano asesor denuncia un “incumplimiento de la Ley General Presupuestaria”, puesto que los servicios centrales de MUFACE reconocen la obligación por el importe de aquellas prestaciones, “aun cuando no se ha realizado el gasto ni se ha prestado el servicio”.

Además, el Tribunal señala que la aplicación empleada para gestionar los expedientes de las prestaciones descentralizadas no tiene información relativa a la fecha de dispensación, el número de envases ni el nombre del medicamento, y que permite registrar cualquier tipo de fármaco, “aun cuando no sea de dispensación hospitalaria”.

El Tribunal de Cunetas destaca el abono de facturas duplicadas y, en algunos expedientes, la ausencia del desglosado el IVA y del informe médico, del Área de Farmacia de la Mutualidad, de la orden de dispensación y de la firma del paciente. Asimismo, detalla que existen importes pendientes de descontar a las entidades de seguro por los medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C, y que, “en general”, los centros hospitalarios no efectuaron la deducción del 7,5 por ciento prevista para estos tratamientos.

Control de recetas médicas

Por otra parte, de los trabajos de fiscalización se derivó la conclusión de que la mayoría de las recetas facturadas por los colegios de farmacéuticos a la Mutualidad en 2015 fueron emitidas en papel, lo cual, aunque “no supone un incumplimiento de la normativa”, sí que “dificulta un adecuado control de las mismas”. Asimismo, apunta que los defectos detectados en las recetas por parte de los Servicios Provinciales fueron muy escasos (2,64%) en comparación con los detectados por el propio Tribunal de Cuentas (209,38%).

En cuanto al procedimiento de control y facturación de los visados de recetas, el Tribunal cita, entre las deficiencias “más relevantes”, que, a pesar de la obligación de los Servicios Provinciales de revisar todas las recetas sujetas a visado, en la práctica éstos sólo revisan una muestra e, incluso, algunos “no efectuaron ninguna revisión”, así como que MUFACE “no tiene establecidos controles para la detección de errores que conllevan la anulación de las recetas”.

En lo relativo a la transparencia, a raíz del análisis de la página web de la Mutualidad, el Tribunal de Cuentas denuncia en el ‘Informe de fiscalización sobre la gestión y control de las prestaciones farmacéuticas a cargo de la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado‘ que no estén publicados el concierto suscrito con el CGCOF, los contratos con las empresas suministradoras de talonarios, ni el organigrama de la Mutualidad, entre otras informaciones. Además, afirma que “no existe un acceso electrónico para solicitar información sobre las prestaciones farmacéuticas”.

En este sentido, concluye el informe el Tribunal formulando varias recomendaciones relativas al refuerzo del control “mediante contrastes entre las bases de datos, sobre todo en relación a los beneficiarios y titulares”; al impulso de la implantación de la receta electrónica; a mejorar los controles para la detección y prevención de consumos excesivos de medicamentos; al establecimiento de la revisión del informe por el asesor médico antes de la aprobación del visado; y a “arbitrar las medidas para recuperar las cantidades abonadas en exceso a los centros hospitalarios por la financiación de los medicamentos de la hepatitis C”.

Deja un comentario