Política y Sociedad Almirall y la Fundación Gaspar Casal reflexionan sobre el atraso de las TICs en Sanidad

Trabas y barreras jalonan el desarrollo de la eSalud en España

Un libro, ‘eSalud: aplicaciones y tendencias’, ha venido a señalar las principales trabas y barreras que jalonan el desarrollo de la eSalud en España, pues se trata de un territorio todavía por explorar en toda su potencialidad. Editado por la Fundación Gaspar Casal, cuenta con la colaboración y el patrocinio de la compañía farmacéutica Almirall.

Joan Heras

Joan Heras

Como factor importante para la elaboración del libro, el director de Medical & Public Affairs de Almirall, Joan Heras, señaló el trabajo como un ejemplo más de la colaboración de su compañía con el think tank que representa la Fundación Gaspar Casal, en aras de contribuir cojuntamente a una gestión sanitaria cada día más eficiente.

En ese sentido, este representante de la industria farmacéutica declaró que Almirall aprovechaba foros como el de esta ocasión para rubricar su compromiso con la innovación, no solamente terapéutica y presta especial atención a las necesidades de los gestores y profesinales sanitarios bajo la premisa común de mejorar los resultados en salud que precisan los ciudadanos.  En ese afán, recalcó Heras, el apoyo a las nuevas tecnologías de la información es un pilar fundamental. Una tesis refrendada por el presidente de la Asociación de Investigadores en Esalud (AIES) y FEA (Facultativo Especialista de Área) del Servicio de Dermatología del Hospital Universitario Ramón y Cajal, Sergio Vañó, que acompañó a Heras en la mesa de apertura del encuentro.

Miguel Ángel Máñez

Miguel Ángel Máñez

Ampliando la inteligencia colectiva

Tras la intervención inaugural de Heras y Vañó, se dio paso a una mesa redonda destinada a analizar las aplicaciones más destacables en el campo de la eSalud, centro del entorno sanitario, moderada por Rafael Bravo, especialista del SERMAS. Dicho moderador quiso ilustrar las peculiaridades del sector sanitario con su propio caso, al no tener conocimiento de quién es su empleador real, algo que por comparación no ocurre nunca en el sector privado. Circunstancia también común a todo aquel que trabaje en un centro de salud, por ejemplo.

El director de recursos humanos del Hospital Universitario de Fuenlabrada, Miguel Ángel Máñez, reflexionó en voz alta sobre el papel de las TICs y la gestión del conocimiento en el aprendizaje e inteligencia colectiva de los grupos profesionales.

Entre otras cosas, Mánez describió fenómenos como el deslumbramiento tecnológico que producen estas tecnologías al introducirse en el medio sanitario, la necesidad de que se adapten a las necesidades concretas de la atención y las dificultades para llegar a generar conocimiento a través de ellas en el medio laboral. En ese punto, estimó que el autoaprendizaje que se necesita en el proceso debe ser colectivo y tan versátil como la propia tecnología en su permanente evolución.

Francisca García Lizana

Francisca García Lizana

Falta cultura digital

A la hora de evaluar las tecnologías electrónicas aplicadas a la Sanidad, la delegada para la ocasión de la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III (ISCiii) del Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO), Francisca García Lizana, contrapuso el concepto de la mera publicación de datos a la perentoria necesidad de evaluar en profundidad los procesos para introducir los cambios necesarios en el funcionamiento del sistema sanitario. Para García Lizana, existen claras barreras para la implementación tecnológica que es preciso superar. En primera instancia detectó una clara falta de cultura digital en muchos profesionales sanitarios y gestores, destinatarios de dichas soluciones tecnológicas.

Rafael Bravo

Rafael Bravo

Resistencia al cambio

Junto a esto, García Lizana destacó la natural resistencia al cambio que se opera en el ecosistema sanitario y los problemas técnicos debidos a una interoperabilidad deficiente. Dificultades a las que se suma la, en ocasiones, falta de percepción de la utilidad real de los nuevos dispositivos y protocolos y las dudas sobre la cobertura legal que los nuevos procedimientos puedan tener. Por lo que la responsable del ISCiii recomendó suplir las carencias de evidencias contundentes sobre la conveniencia de usar esas nuevas tecnologías, apostando por innovaciones que realmente aporten valor añadido al servicio sanitario. Recordando igualmente que la principal dificultad siempre es la “dificultad para evaluar”.

A todo ello añadió la ponente que siempre resultaba interesante conocer por qué y de qué forma utilizan los pacientes la tecnología para su salud, aunque sospechó que lo hacen casi siempre dirigidos de algún modo por los facultativos.

Juan del Llano

Juan del Llano

Diseccionando los agentes sanitarios

El director de la Fundación Gaspar Casal, doctor Juan del Llano, analizó las posibilidades de mejora que existen para llegar a una mayor diseminación de la innovación sanitaria. Por ello, y partiendo de una declaración de admiración por la especialidad de los economistas, cada vez más importante en el ámbito de la salud, detectó una evidente dificultad para que los nuevos dispositivos que la tecnología aporta tengan un uso masivo en el ámbito sanitario.

Sergio Vañó

Sergio Vañó

Dicho lo anterior, Del Llano paso a “diseccionar” uno a uno los distintos agentes que componen la “cosa” sanitaria. En primer lugar dijo del Gobierno, cualquier gobierno, aunque ahora no tengamos, que su incentivo y propósito es garantizar la paz social y que las cosas funcionen con más o menos armonía. De la Administración, en sus distintas escalas, aseguró que como agente de la Sanidad su obsesión es no aparecer en los medios de comunicación, defendiendo el Status Quo quo existente en cada momento, y que las distintas parcelas y estamentos de la sociedad no interfieran unos con otros. Del Hospital y la Atención Primaria, como instituciones y agentes sanitarios a la vez, Del Llano aseguró que su principal razón de ser es lograr cumplir el presupuesto, que en sus dos tercios es de origen público, y a cuyo fin se dedica una parte nada desdeñable del tiempo de los profesionales sanitarios. Tiempo que pocos gestores dedican a mezclarse con los clínicos. Siendo cierto para el analista que todos los agentes citados no están alineados, por lo que todo el sistema sigue siempre una marcha generalmente disfuncional.

César García

César García

Tipos de innovación

En cuanto a los tipos de innovación, el director de la Gaspar Casal señaló la vertical como la verdaderamente disruptiva, llegando muy pronto a sectores muy amplios de la sociedad y los propios trabajadores sanitarios. En cuanto a la horizontal, estimó que es mucho menos glamurosa, aunque sí aporta avances incrementales. De esta última puso como ejemplo el trazado de itinerarios para los pacientes crónicos y polimedicados.

Completó la jornada el ingeniero de sistemas César García, quien relató una experiencia muy interesante de diseño conjunto entre enfermeras e ingenieros, repasando también sonoros fracasos tecnológicos como las gafas de Google.

Deja un comentario