Política y Sociedad No hubo negociación en MEsa Sectorial

El Tribunal Supremo anula 44 Pactos de Gestión del SERMAS

El Tribunal Supremo ha anulado los Pactos de Gestión para la reducción de las listas de espera de los hospitales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), al admitir tres recursos del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) contras las decisiones del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de mantenerlos, al entender que no hubo negociación en Mesa Sectorial de Sanidad de Madrid con los sindicatos.

“Estamos muy contentos”, declaró la representante de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, Rosa María Cuadrado, quien recordó que desde esta organización sindical llevan “dos años peleando con esto”, desde noviembre de 2015, concretamente. Estos Pactos de Gestión, a su juicio, “no han dado solución en absoluto” a las listas de espera en esta comunidad autónoma. Ahora, tras el fallo del Tribunal Supremo, deberá negociarse la cuestión en Mesa Sectorial de Sanidad.

Según la sentencia a la que tuvo acceso Acta Sanitaria, la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO de Madrid interpuso un recurso en el que se impugnaban por infracción del artículo 28.1 de la Constitución los Pactos de Gestión suscritos entre las distintas Gerencias de los hospitales públicos madrileños y los distintos Servicios o Unidades para establecer la mejora de la lista de espera quirúrgica en el Hospital Universitario Ramón y Cajal, Hospital Clínico San Carlos, Hospital 12 de Octubre, Hospital Universitario La Paz, Hospital General Universitario Gregorio Marañón, los hospitales universitarios de El Escorial, Getafe, Móstoles, Puerta de Hierro, Severo Ochoa y Unidad Central de Radiodiagnóstico.

Sólo un modelo del pacto

El TSJM desestimó este recurso, pero CCOO elevó de nuevo otro al Tribunal Supremo. El sindicato consideraba que se había dado una infracción del derecho a la libertad sindical en relación con la negociación colectiva, al no haberse negociado los términos de estos Pactos de Gestión en Mesa Sectorial de Sanidad. Lo impugnado en la primera instancia fueron un total de 44 pactos de gestión.

“Son hechos no cuestionados que el 30 de octubre de 2015 la Administración presentó en la Mesa Sectorial de Sanidad un modelo de pacto, del que la recurrente tuvo conocimiento en ese acto y que no accedió a los concretos pactos de gestión hasta una vez interpuesto el recurso jurisdiccional y dársele traslado del expediente”, se relata en la sentencia.

“También son hechos no cuestionados que esos pactos suponían una medida extraordinaria que preveían ampliar la actividad de quirófanos y la realización de pruebas diagnósticas en turno de tarde y fines de semana durante los meses de noviembre y diciembre de 2015 y primer cuatrimestre de 2016, que tal actividad se desarrollaría en régimen de adscripción voluntaria y que el modelo de pacto entregado a las organizaciones sindicales un modelo de pacto no fue negociado”, agrega el fallo.

No hubo ni siquiera consulta

Según el Tribunal Supremo, para dar sentido a la palabra “pacto” cabe presumir que en su elaboración intervendrían los profesionales de cada Servido a los efectos de implantar las actuaciones previstas sobre las listas de espera. “Ahora bien, en la medida en que inciden en las condiciones de trabajo era exigible una negociación a esos efectos y que satisfaga las exigencias deducibles del artículo 28.1 de la Constitución en relación con su articulo 37”, cosa que no ocurrió al presentar el SERMAS tan sólo un modelo del pacto y no el pacto en sí, y al no consultarse ni negociarse su contenido.

“No se está ante un caso de autonomía individual de cada Gerencia para alterar unas condiciones de trabajo generales que -hay que presumirlo- en su momento habrían sido negociadas”, expresa la sentencia, sino que “por el contrario se está ante unas nuevas condiciones generales previstas ciertamente para un periodo de tiempo concreto y no para todos los servicios, que el SERMAS, es decir, la Administración recurrida, añade a las ya existentes, complementándolas”, concluye.

Eran “básicamente peonadas”

Por tanto, el Tribunal Supremo admite los tres recursos de apelación de Comisiones Obreras contra la decisión del TSJM de mantener estos pactos y anula los 44 pactos recurridos al considerar que no hubo negociación colectiva, y ni siquiera consulta, sobre sus condiciones, que según Rosa María Cuadrado “eran básicamente peonadas”.

Deja un comentario