Política y Sociedad En la presentación de una obra capital para la Historia de la Farmacia

SEVEM, Test de Proporcionalidad y Cofares, temas candentes en el inicio del curso farmacéutico

cgcof_libro

Durante la presentación de la segunda parte del ‘Tesoro de los remedios secretos‘, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF) ha inaugurado un curso que, para la profesión farmacéutica, estará marcado por cuestiones como el Sistema de Verificación de Medicamentos (SEVEM); la regulación del ejercicio sanitario, en entredicho por el Test de Proporcionalidad; y la crisis de la distribuidora Cofares; aunque, sobre este último aspecto, se espera una próxima resolución tan satisfactoria como transparente.

El ‘Thesaurus de remediis secretis, pars secunda‘, que data de la segunda mitad del siglo XVI, y es obra del médico-químico Conrad Gesner, con publicación póstuma que hizo de la misma su discípulo Caspar Wolf, supuso una renovación de la ciencia del Renacimiento y fue el primer tratado de química farmacológica, tanto por su contenido conceptual, como por el carácter innovador de sus ilustraciones técnicas.

Jesús Aguilar

Jesús Aguilar

Obra de la corporación y la Academia

El presidente del CGCOF, Jesús Aguilar, celebró comenzar el año de una manera distinta a otras ocasiones, con la feliz presentación de una obra única y no tanto por noticias más apegadas a la información sanitaria, más efímera e inmediata.

Del tratado, existente desde 1569, el máximo representante de esta corporación afirmó que es una muestra excelente del vigor y la proyección de futuro de la profesión farmacéutica, con más de 800 años ya de historia. Se trata, según sus palabras, de un libro clave en el devenir de la ciencia, cuya publicación sólo fue posible entrado ya el siglo XXI, con plena colaboración de la corporación farmacéutica y su Academia.

Con el libro también se realza, en opinión de Aguilar, la figura del gran investigador que supo trascender la figura del sabio solitario, en un ejemplo muy temprano de lo que son los farmacéuticos en la actualidad. Una ocasión, por tanto, del mayor interés para poner el foco en una profesión cada vez más volcada en su dimensión asistencial; y un verdadero valor social ante problemas de Salud Pública, como el envejecimiento poblacional, la cronificación de las patologías, el carácter coincidente de muchas de ellas en los mismos pacientes y la cada vez más acuciante necesidad de asegurar el cumplimiento de los tratamientos desde el mejor seguimiento farmacoterapéutico, tal como resumió.

España, punta de Europa
Tesoro de los remedios secretos

Tesoro de los remedios secretos

Además de informar cumplidamente sobre el tratado presentado, Aguilar dio respuesta a algunos de los interrogantes que tiene planteados ante sí la profesión farmacéutica. Para ello, el presidente considera muy oportuna la máxima responsabilidad del CGCOF a lo largo de 2018, al frente de la Agrupación Farmacéutica Europea (PGEU). Esta es una entidad que representa en todo el continente a más de 400.000 farmacéuticos destinados a más de 160.000 oficinas de Farmacia, una plataforma de excepción, según espuso, para impulsar el desarrollo de los servicios profesionales en estos espacios de salud tan próximos a los ciudadanos.

Entre los temas que repasó el presidente del CGCOF estuvo SEVEM, que según los cálculos del Consejo, podrá tener sus primeras experiencias prácticas después del verano. Para avanzar en este terreno, principal desafío para los farmacéuticos en los próximos años, citó un webinar recientemente compartido con todos los colegios provinciales. Además, destacó la cobertura jurídica que deberá acompañar todo el proceso, siendo uno de los principales desafíos de la corporación farmacéutica.

Preservar la especificidad sanitaria

De igual forma, Aguilar hizo referencia a la cuestión del Test de Proporcionalidad y la amenaza que puede suponer para el ejercicio profesional de médicos, dentistas, enfermeros y también farmacéuticos en suelo europeo. Este es un terreno que es objeto, actualmente, de debate político en el seno de la autoridad comunitaria en el que, afortunadamente, encontró suficientes muestras de voluntad regulatoria de respetar el carácter especial de las profesiones sanitarias, por su papel fundamental en la salud de las personas y porque ya están suficientemente reguladas. De esta forma, es posible, atendiendo a su razonamiento, superarse la amenaza que supuso la Directiva Europea de Servicios del Mercado Interior, motivo de preocupación para los farmacéuticos desde 2006.

No cargar contra la farmacia

Sobre los esfuerzos realizados por los farmacéuticos en los años de la crisis, el máximo exponente de la corporación nacional estima que haber encajado el 45 por ciento de los ahorros del Sistema Nacional de Salud (SNS) en Farmacia debería ser suficiente, al tiempo que es una clara muestra del servicio social que presta el sector. Por eso, pidió que las Administraciones públicas apunten a otras bolsas de ineficiencia como nichos de ahorro, porque las farmacias aún están lejos de registrar niveles comparables a los existentes antes de la crisis. Tras ello, afirmó que no se esperan grandes novedades en términos de financiación de fármacos, salvo las que supongan de manera periódica los precios de referencia. Todo ello con una valoración final positiva sobre la renovación del pacto suscrito por la Administración y Farmaindustria.

Libro Blanco y Cofares

Concluyó Aguilar con el adelanto de que la PGEU dispondrá en 2019 de una reedición del Libro Blanco Europeo de la Farmacia, en coincidencia con el 60 aniversario de la Federación, y tras cinco años de su primera versión (2012). Además, y en relación con la crisis surgida recientemente en Cofares, afirmó de manera taxativa que no hay espacio en la profesión, ni en la representación farmacéutica, que no deba seguir en todo momento los dictados de la transparencia y la honradez.

Carlos Gómez Canga-Argüelles

Carlos Gómez Canga-Argüelles

Un sabio de primer orden

El presidente de la Academia de Farmacia de Castilla y León, Carlos Gómez Canga-Argüelles, resumió la génesis de la entidad que dirige y que contó desde el principio con el pleno apoyo del actual presidente del CGCOF. Tras lamentar la ausencia de Antonio Muro, que es decano de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Salamanca, por causa de una inesperada neumonía, se centró en la importancia de la obra presentada.

Como bibliófilo declarado, Carlos Gómez Canga-Argüelles evocó su descubrimiento de las maravillosas láminas de la obra, en los albores de la imprenta. Su interés le vino, según afirmó, de su tesis doctoral, realizada en los años 70 del siglo XX, sobre química orgánica, con un interés imparable por los dispositivos de destilación existentes desde el Renacimiento.

Solventado el problema de encontrar traductores de latín antiguo, este académico aseguró que Gesner es una figura de la historia de la ciencia que no queda por debajo de Nicolás Copérnico o Andrés Vesalio, entre otros. Sin embargo, en su caso, tuvo que sufrir el ostracismo de la Europa de su tiempo, dominada por las guerras de religión, la Reforma emprendida por Lutero, la consecuente Contrarreforma de Trento y la expurgación de libros prohibidos que se practicó especialmente en España, a instancias de la Santa Inquisición.

Recuerdo de Miguel Servet

De ese clima tan poco permeable a las ideas científicas también fue víctima el coetáneo de Gesner, Miguel Servet, que pagó con su vida en una hoguera, que encendió Juan Calvino, su devoción por el conocimiento y la experimentación; al contrario de la obra presentada, que fue milagrosamente salvada de las llamas para convertirse en punto de arranque de la química, la farmacia, la cosmética y la licorería, a partir de su explicación de muy variadas formas de extraer la quinta esencia de las plantas con fines medicinales. Todo ello como una muestra del camino seguido para lograr principios activos y poder dejar la magia para entrar en la era de la farmacia propiamente dicha.

Raquel Martínez García

Raquel Martínez García

Paradigma del Renacimiento

El presidente de la Academia de Farmacia de Castilla y León afirmó también que el autor conocía a todos los sabios clásicos, árabes y judios, además de los especialistas de su tiempo, en muy variadas disciplinas. Su legado fue clave, como afirmó, para extraer del mundo vegetal muchos de sus tesoros, que fueron muy pronto traducidos al francés, el alemán y el inglés, desde su latín original, y sin alcanzar al idioma español por razones religiosas.

Gómez Canga-Argüelles también describió al autor como huérfano de un modesto peletero de la Suiza del Cinquecento de la ciencia, que abandonó su Zurich natal para estudiar en las principales universidades de centroeuropa, y regresar más tarde a compilar su magna obra, hasta que la peste acabó con su vida.

Riqueza visual inédita hasta entonces

Tras glosar la experiencia vital y científica de este médico-químico (farmacéutico), el académico recordó que la edición del primer volumen se debió a los especialistas Andrés Manrique y Agustín Fernández, en el 2006, y que su segunda parte, íntegramente traducida al español, con facsímil en latín, se debe a la editorial Círculo Científico, a cuyo frente está Dionisio Redondo.

Como resumen, este ponente explicó que el principal mérito del libro es haber fijado las técnicas destilatorias de la Edad Moderna y haber utilizado una gran profusión de imágenes de la mano de expertos xilografistas, con las ventajas que supuso la invención de la imprenta ese mismo siglo XVI.

Dionisio Redondo

Dionisio Redondo

Adelantado a su tiempo

La presidenta del Consejo de Colegios Profesionales Farmacéuticos de Castilla y León (Concyl), Raquel Martínez, se remontó a la primavera de 1564, momento en que apareció la plaga en Basilea (Suiza), con exterior propagación a Zurich, para desenlace final del autor. Esta circunstancia trágica la pudo mitigar Caspar Wolf, discípulo ilustre, cuando cinco años más tarde publicó los trabajos de Gesner, en el primer tratado de Farmacia de la Wra Moderna.

Raquel Martínez señaló al autor como botánico, zoólogo y jardinero consumado en cuyos primeros hallazgos estuvo el conocimiento del tabaco, planta recién importada desde América y a la que el autor se aficionó. También Gesner se mostró precursor, según esta ponente, de la Paleontología a través de su interés por los fósiles.

Junto al valor que adquirió su correspondencia con los sabios de la época, la máxima representante del Concyl también aseguró que Gesner fue un profeta del trabajo multidisciplinar y en equipo.

Deja un comentario