Política y Sociedad

SESPAS detecta que los ciudadanos más formados abandonan la Atención Primaria pública

Dolores Fuinza, presidenta de SESPAS, presentó este martes el informe que la sociedad elabora cada dos años desde 1993 y que este año está dedicado a la necesidad de refundar la Atención Primaria. De forma desinteresada, 68 investigadores han colaborado en la elaboración de este informe que, dividido en 24 capítulos, aborda cuatro aspectos: uno relacionado con políticas sanitarias, otro con la profesión, otro más vinculado a la gestión de centros y áreas de salud, y el cuarto sobre cuestiones de microgestión. Su objetivo es ofrecer elementos de juicio en la toma de decisiones para lograr una Atención Primaria incardinada en el Sistema Nacional de Salud, tanto con salud pública como con la atención especializada y con otros servicios y sectores sociosanitarios.

 

Salud individual; salud colectiva

 

Ana Clavería, Francisco Hernansanz y María Dolores Fuiza
Ana Clavería, Francisco Hernansanz y María Dolores Fuiza

Los distintos trabajos del informe SESPAS convergen en destacar el valor de la medicina familiar en términos de salud, de eficiencia económica y de cohesión social; pero apuntan reformas necesarias como una mayor responsabilidad en la salud colectiva (que implica el conocimiento de las desigualdades sociales), en la prevención de la enfermedad y en el contacto más estrecho con una población envejecida que requiere cuidados crónicos. Las posibilidades tecnológicas, tanto en diagnóstico como en tratamientos, alejan de este nivel asistencial particularmente a aquellos ciudadanos con mayor capacidad de decisión y, por ende, de influencia.

 

Medicalización del día a día

 

Lo dejó ver en la presentación Francisco Hernansanz, médico general y editor del informe SESPAS 2012. “Queremos una Atención Primaria solvente, resolutiva y deseable para todos los estratos sociales”, declaró, para indicar a continuación que ni siquiera en la sanidad privada se valora el papel del médico general como filtro hacia el especialista y, con ello, “prevenir que al paciente no se le hagan tantas cosas”. La “medicalización del día a día” fue una crítica constante de los miembros de esta sociedad.

 

En el informe se recoge este fenómeno de forma clara. Dos de sus editores, Juan Simó y Juan Gérvas, ponen en evidencia la pérdida progresiva de financiación en el primer nivel asistencial, frente a los incrementos en atención hospitalaria y farmacia. Ambos coinciden en que la insuficiencia presupuestaria “se refleja tanto en el desafecto de la población, como en los nuevos profesionales”. Y el resultado, aseguran, es que “la Atención Primaria ha entrado en una espiral de deterioro al perder a los ciudadanos, formados, exigentes por carecer de estímulos de mejora”.

 

La primaria en cifras

 

En cifras, según el informe de SESPAS, existen en España 2.956 centros de salud que atienden 406 millones de consultas de Atención Primaria por año, resolviendo el 92 por ciento de los casos. En el nivel de Atención Especializada se producen 77,1 millones de consultas y se generan 5,23 millones de ingresos hospitalarios. La primera gran paradoja, subraya el informe, es que el nivel asistencial de Atención Primaria, que suministra más del 70 por ciento de la atención sanitaria, se encuentra infradotado presupuestariamente desde hace 30 años, mientras que los hospitales han ido aumentan do una dotación homologada a la de los países de nuestro entorno.

 

La primaria en beneficios

 

Otra contabilidad es la que hace Barbara Starfield, investigadora de la Universidad Johns Hpopkins (EEUU) en una de sus últimas contribuciones científicas antes de fallecer hace unos meses. En su artículo en el informe SESPAS, defiende la posibilidad de evaluar la contribución de la atención primaria en una revisión de distintos sistemas sanitarios desde 2005 – entre ellos el español- y concluye que “una atención primaria sólida aporta más salud colectiva, mayor equidad y más racionalidad en el uso de los recursos”.

 

La conclusión del informe aboga por la combinación de cuatro atributos para una mejor atención primaria: primer contacto, longitudinalidad, integralidad y coordinación. “Sin accesibilidad no hay nada que ofrecer; si hay accesibilidad, que sea para ofrecer mucho y necesario; si se hace accesible y se ofrece mucho y necesario, conviene el seguimiento a lo largo de años. Por último, siendo accesible y ofreciendo mucho y necesario, a lo largo de años, es imprescindible coordinar los servicios dentro y más allá de la atención primaria”. Cuando se cumplen estos cuatro requisitos, sostienen los investigadores, se logra menor mortalidad, mayor equidad, distribución más equitativa de los servicios de salud y menos hospitalizaciones.

 

Deja un comentario