Política y Sociedad Conclusiones del VII Seminario 'Curar y Cuidar en Oncología' de SEOM Y MSD

SEOM afirma que los gestores políticos «no están ni quieren estar preparados» para la innovación

Que la innovación en oncología está cambiando la forma de hacer medicina y que los gestores políticos encargados de hacer avanzar este cambio están provocando todo lo contrario, frenar el progreso, han sido algunas de las conclusiones a las que han llegado profesionales de la oncología, responsables de farmacéuticas y periodistas, en el marco del VII Seminario Curar y Cuidar en Oncología, organizado en Valladolid por la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) y la compañía farmacéutica MSD en España.

2016-09-23-oncologia-valladolid-01El seminario, cuya edición de este año se celebró bajo el nombre de «Innovación, acceso y sostenibilidad en el tratamiento del cáncer», tuvo precisamente estos tres conceptos bajo su foco; a ellos se añadieron una serie de claves para comunicar la innovación en oncología, la perspectiva de la industria farmacéutica y la de los pacientes.

La vicepresidenta de SEOM, Ruth Vera, fue la encargada de abrir las ponencias, una de las cuáles estaría también a su cargo. «Una de cada dos personas va a tener cáncer en algún momento de su vida», apuntó Vera, que añadió además que el cáncer se ha convertido ya en la primera causa de muerte en España. «Pero no todo van a ser malas noticias», puntualizó.

Cambio radical en oncología

Según la vicepresidenta, se está produciendo «un cambio radical en el concepto de la medicina», provocado por el avance de la innovación  en campos como el de la oncología. «En los últimos diez años hemos vivido el desarrollo de terapias personalizadas, el desarrollo de la inmunología, ahora de los múltiples genes, la secuenciación, etc.», lo que para Vera supone un cambio importante con respecto al pasado más inmediato.

«Antes, tenías un grupo de pacientes, establecías un tratamiento con quimioterapia y veías los resultados. En algunos funcionaba, otros presentaban toxicidad», explicó la doctora. Ahora, sin embargo, «con el genotipado queremos solucionar y tomar la mejor decisión sobre cuál es el mejor tratamiento para cada uno» de los pacientes. Vera recordó que esto no implica solo a la enfermedad. «Tenemos que mirar al paciente. Todo depende de su ambiente, de su contexto socioeconómico, de lo que quiere, de su perspectiva y de su motivación, etc., es decir, tratar a un paciente y no a una enfermedad», señaló, para concluir afirmando que «innovar de verdad es más que usar un nuevo fármaco, es replanteárselo todo».

Una innovación asumible

Si esta innovación no llega a los pacientes, el trabajo será en vano. El miembro de la Comisión SEOM de Acceso a Fármacos, el doctor Martín Lázaro, abrió su ponencia con la pregunta: «¿Tenemos2016-09-23-oncologia-valladolid-04 una innovación que podamos asumir?». Tras las terapias personalizadas y los avances en los tratamientos tiene que venir, aunque no en exclusiva, la aprobación de nuevos medicamentos.

Estos tiene que superar un ciclo, desde el laboratorio a la aprobación, en primer lugar, de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y las agencias nacionales -la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), en el caso de nuestro país-, para después pasar la autorización a manos de las comunidades autónomas (CCAA). Del desarrollo a la autorización, tan solo el 11 por ciento de los medicamentos sobrevive, tal y como explicó el doctor Lázaro.

La decisión de las CCAA hace más difícil este acceso a la innovación, pues es una manera de alargar el proceso más de lo recomendable, a pesar de que existen mecanismos para su utilización sin estar aprobado en España, según se afirmó en el encuentro. «Los mecanismos para el acceso a los fármacos están disponibles en todas las comunidades autónomas, aunque es cierto que los tiempos de aprobación a la hora de que un fármaco pueda ser utilizado sin tener que utilizar dichos mecanismos varía entre unas CCAA y otras», declaró el doctor.

Sistema sostenible o malgasto

La demora en su aprobación puede ser en ocasiones una manera de evitar un gasto por parte de los gestores políticos encargados del Sistema Nacional de Salud (SNS). «Tenemos el reto de asegurar la financiación estableciendo un consenso sobre qué es lo que nos podemos permitir y qué es lo que no», sugirió por su parte el doctor de la Unidad de Investigación Clínica en Cáncer de Pulmón Hospital Universitatro 12 de Octubre, Santiago Ponce.

Según Ponce, «en España se piensa no en que el sistema sea sostenible sino en que gastemos poco en fármacos». «Como médico, trabajo en que mis pacientes vivan más y eso probablemente aumente el gasto; trabajo en que vivan mejor y eso seguramente aumente el gasto; mi trabajo es que tengan un acceso rápido a los tratamientos y eso aumenta el gasto», detalló el facultativo.

Tras ello, puso en valor la función de la medicina personalizada, por ser mucho más efectiva y evitar que, a largo plazo, el paciente utilice los recursos del SNS con tanta frecuencia. «Que el paciente haga mucho uso del sistema es mucho más caro» que el establecer tratamientos individualizados y favorecer un acceso a todos los medicamentos necesarios, explicó.

Preparación para el cambio

Para que este avance en la medicina personalizada no se vea frenado, los encargados de su gestión deben estar preparados para el cambio. Sin embargo, «ni están preparados ni les interesa estar preparados», aseguró Ruth Vera. «Siento ser pesimista pero creo que vamos a peor; el gestor tiene que pensar en resultados cortoplacistas y asegurar su reelección, y lo peor es que el paciente no es consciente; el paciente va al hospital pensando que le vas a ofrecer el mejor tratamiento, pero hay unas dificultades administrativas que este paciente no conoce», suscribió Ponce.

2016-09-23-oncologia-valladolid-10

Augusto Silva

Otro agente necesario en la evolución de tratamientos es la industria farmacéutica, en palabras del director asociado de relaciones institucionales de MSD, Augusto Silva,»es la que sostiene el desarrollo». «Si no existiera la industria farmacéutica, habría que inventarla», apuntó Silva, que destacó la importancia de poner rápido un medicamento en el mercado y el ahorro que supondría, por ejemplo, una reducción del 10 por ciento de las muertes por cáncer -según Silva, el beneficio económico sería de cuatro trillones de euros-.

Además, el representante de MSD señaló los retos que la industria tiene por delante: generar nuevos medicamentos para tipos tumorales sin terapia, facilitar un rápido acceso a estos medicamentos y favorecer una formación adecuada para especialistas, entre otros. «Lo arriesgado en este caso es no innovar», concluyó Silva.

Dos agentes necesarios

Pacientes y periodistas fueron los dos agentes añadidos al proceso del cambio. El presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP), Tomás Castillo, humanizó el seminario al explicar que, si algo buscaban los pacientes, era ser más personas que enfermedad: «Debemos ser capaces de poner la enfermedad en segundo plano, por detrás de la persona. Tenemos que cambiar la mentalidad para ser vistos como lo que somos, como personas».

Además, el presidente de la POP ofreció la perspectiva de la plataforma con respecto a la gestión política de su enfermedad. «Revisando la legislación, nos hemos encontrado con que a los pacientes apenas se nos nombra. Desde la POP estamos proponiendo que exista una ley que proteja a las personas con cronicidad; tenemos que proteger el derecho a la información del paciente y a la formación sobre cómo afrontar una enfermedad, esto no debe estar sólo en manos de la buena voluntad de las asociaciones sino del sistema», afirmó.

Además, la labor de los periodistas fue centro de debate en el seminario. El presidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), Emilio de Benito, resaltó la importancia de ofrecer correctamente la información sobre cáncer. «En general los periodistas vamos con pies de plomo», apuntó. «Ni falsas expectativas ni informaciones catastróficas», fue el consejo del presidente de ANIS a la hora de informar sobre esta enfermedad.

Informar, innovar y acceder a la innovación son las claves del «cambio radical» que está viviendo la medicina, en especial la oncológica, como se puso de manifiesto en el encuentro. El seminario fue el lugar donde los participantes reivindicaron la importancia de esta triada, así como de la necesidad de que quienes pueden favorecer su avance se sumen a este cambio.

 

Deja un comentario