Política y Sociedad

Según el Partido Porpular, Europa tiende a establecer un Sistema Sanitario único

Este jueves, 14 de noviembre, la compañía biotecnológica Amgen y la Fundación Libertad y Democracia Amgen tuvieron el acierto de reunir a los miembros de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados. Como sesión inaugural tomaron la palabra Concha Serrano, directora de asuntos corporativos de Amgen, y el diputado Jordi Xuclà, presidente además de la Fundación Libertad y Democracia. Este último, también lideró la segunda mesa de debate sobre patentes e innovación. Durante la misma, un representante de la Administración Obama, Syga Thomas, explicó que, desde el inicio de su primer mandato, el actual presidente de EE.UU., Barack Obama, adquirió un compromiso con el sistema de patentes americano, contribuyendo a su dinamización. Al llegar a la Casa Blanca había más de 5.000 solicitudes de patente, pendientes de resolución.

 

Con un tiempo bastante tasado por Mario Mingo (PP), presidente de la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados, uno a uno los líderes políticos fueron exponiendo los aspectos más relevantes a su juicio sobre el modelo sanitario español en su contexto europeo. Abrió fuego el portavoz no habitual del Partido Nacionalista Vasco, Joseba Agirretxea (PNV), quien se excusó por no ser un experto en Medicina para, a continuación, asegurar que la innovación mediante nuevos fármacos debe realizarse sobre la base de que estos aporten un claro valor añadido y diferencial y representen mejoras tangibles en salud. Acto seguido, la portavoz de CiU, Concepció Tarruella, recordó que había sido mérito de su grupo parlamentario conseguir que la legislación española incorpore en la transposición correspondiente la necesaria diferenciación entre los medicamentos biosimilares y los genéricos, teniendo en cuenta que los primeros tienen unas exigencias científicas mucho más complejas.

 

A continuación, el portavoz socialista José Martínez Olmos (PSOE) tendió de nuevo la mano para un pacto por la Sanidad, pero al tiempo añadió que la ministra Mato no había tenido ni un minuto para reconsiderar su ofrecimiento desde que lo hiciera hace poco menos de un mes y medio. Además, reafirmó la postura de su partido, por la que se reitera que la innovación terapéutica debe llegar a todos los pacientes de forma rápida y sin diferencias de ningún tipo. Para Martínez Olmos, la clave de la sostenibilidad está en la financiación y en que ni debe ser condicionada por la crisis, ni debe recaer en el bolsillo del ciudadano. En su opinión, además, habría que asegurar la financiación de la innovación, empezando por las enfermedades raras y graves. En su réplica, Rubén Moreno (PP), dijo que no hay más remedio que seguir por la senda de la consolidación fiscal fijada por la Unión Europea, que ya no hay fondos extraordinarios a los que recurrir y que, haciendo un ejercicio de política ficción-sanitaria, llegará un día en el sólo haya un sistema sanitario para toda Europa.

 

En los corrillos de periodistas posteriores al debate protocolario, se estableció un elegante “pimpampun” a dos bandas, Rubén Moreno-Martínez Olmos y Rubén Moreno-Grupos Nacionalistas. En el primero quedó claro que no hay suficientes mimbres para el pacto por la Sanidad y, en el segundo, el PP aseguró que las CC.AA. no pueden actuar libremente con el dinero de los ciudadanos y que son precisamente las comunidades autónomas las que deben ajustarse a la cartera básica de servicios del SNS para dejar espacio presupuestario a los fármacos innovadores.

Deja un comentario