Política y Sociedad

SEDAP analiza qué tipo de hospitales necesita el enfermo crónico

Marta Aguilera
Marta Aguilera

Bajo el título ‘Un Nuevo Hospital para una Nueva Realidad’, la SEDAP ha recogido la opinión de 15 sociedades científicas de primaria y especializada, dos asociaciones de pacientes y ocho expertos en gestión, la mayoría gerentes de grandes centros, sobre los cambios que deberían realizarse en la organización hospitalaria, con el fin de que los sistemas sanitarios puedan ser más eficientes en el tratamiento de la cronicidad.

El patrón epidemiológico ya instalado lo recomienda. Según varios estudios, cada persona entre 65 y 74 años tiene una media de 2,8 problemas o enfermedades crónicas, elevándose a 3,23 para los mayores de 75 años. Además, la patología crónica origina el 80% de las consultas en Atención Primaria y el 60% de los ingresos hospitalarios, con una mayor carga de pruebas diagnósticas y tratamientos, lo que supone el 70% del gasto sanitario, explicó la presidenta de SEDAP, Marta Aguilera, durante la presentación del informe anual este martes.

Creación de circuitos para evitar las urgencias

La estrategia sobre la que pivota el informe es la integración entre los dos niveles sanitarios asistenciales -algo que experimentan ya varios países- para la atención de la cronicidad, con el fin de que el paciente no perciba interrupción en su tratamiento al pasar de un nivel a otro y lo reciba, además, con la máxima calidad. Un ejemplo recogido en el informe: la creación de circuitos entre Primaria y hospital para que el paciente crónico no tenga que pasar largas horas en las urgencias cuando ha de acudir por episodios agudos.

Los modelos que plantean los expertos para el futuro abarcan desde la Gestión Integrada, la implementación de Unidades Clínicas de Gestión hasta la autonomía de gestión con integración asistencial. Coinciden en que estos modelos deben basarse en la gestión por procesos, siendo organizaciones más flexibles y adaptadas a las necesidades de salud de la población.

Papel clave de la enfermería

Respecto a la estructura y organización de los hospitales de referencia del futuro, opinan que disminuirán los ingresos hospitalarios y se incrementarán los Hospitales de Día, las Unidades de Corta Estancia y la Cirugía Mayor Ambulatoria. Deberán realizarse cambios para la atención de patología crónica, atención que precisa de una estrecha colaboración con Atención Primaria, desarrollando un trabajo conjunto y multidisciplinar entre los profesionales médicos y enfermeros de ambos niveles asistenciales, en los que el papel de enfermería será clave para el fomento del autocuidado y en el seguimiento del paciente polimedicado.

Más que diseñar hospitales para crónicos, consideran que deberán implantarse Unidades específicas hospitalarias para la atención de los pacientes crónicos, cuya coordinación deberá recaer sobre la especialidad de Medicina Interna. Además, será necesaria una mayor coordinación con los Servicios Sociales, bien mediante redes integradas, bien mediante planes sectoriales. “No resulta factible que los hospitales se mantengan orientados hacia la patología aguda mientras que el 60% de los ingresos se deben a patologías crónicas. Una parte del hospital debe diseñarse y organizarse para atender a los pacientes crónicos”, aseguró la presidenta de SEDAP.

Trabajo en redes hospitalarias

Los especialistas consultados también mostraron unanimidad en considerar imprescindible la planificación para la construcción de nuevos hospitales en función de la población que acogen, las patologías prevalentes o la cercanía de otros centros. En aras de la eficiencia, se muestran más partidarios de la creación de redes hospitalarias que aseguren a toda la población el acceso a la cartera de servicios del SNS, mediante los acuerdos entre los propios centros hospitalarios. Por lo que se refiere al papel del paciente, se estima que su participación irá en aumento, pasando de sujeto pasivo en las decisiones sobre su enfermedad a un sujeto activo en su problema de salud y en los tratamientos que recibe.

Disponibilidad de información clínica

Asimismo, los hospitales deben dotarse de tecnologías diagnósticas y terapéuticas adecuadas y actualizadas, por lo que se requerirá colaboración público-privada. Se impulsará las tecnologías de comunicación con Atención Primaria y con el paciente a través de la telemedicina y se extenderá la implantación de la historia clínica y receta electrónicas, estando disponible la información clínica a todos los profesionales que intervienen en la atención del paciente, con independencia de donde se haya generado la misma.

Concluyen que el sistema sanitario no sólo será una organización prestadora de servicios sanitarios, sino generadora de conocimiento e innovación, por lo que se impulsará la docencia e investigación en Atención Primaria y Atención Hospitalaria, con alianzas entre ambos niveles asistenciales y con vías de financiación pública y privada. Por último, en cuanto a la organización y gestión, los expertos opinan que debe haber cambios organizativos tendentes a que los profesionales participen cada vez más en la toma de decisiones con mayor autonomía en la gestión y con retribuciones ligadas a la productividad. Para este cambio, se necesitará cambiar el rol del directivo hacia un papel más facilitador y de soporte.

Cuatro recomendaciones

A partir de la información recibida, SEDAP ha elaborado una serie de recomendaciones, desde la perspectiva de la Atención Primaria, sobre la consideración de que es necesaria una evolución y una nueva orientación de los servicios sanitarios hacia la atención integrada y, por tanto, de un nuevo modelo de hospital capaz de superar algunos de los paradigmas clásicos. Para ello entiende que se exige: participación de la sociedad que reclama organizaciones abiertas; orientación a la comunidad; atención integrada; nuevas respuestas a la ‘epidemia’ de enfermedades crónicas y de pacientes pluripatológicos; racionalización de los procesos de medicalización excesiva y mejora de la seguridad del paciente y la efectividad. Son las siguientes:

1. Necesidad de un Pacto por la Sanidad que recoja acuerdos relacionados con la eficiencia de las organizaciones sanitarias, planes de estabilidad con la industria tecnológica y farmacéutica y política consensuada de recursos humanos. Puesto que como recogen los expertos en el Informe, “aunque estemos en situación de crisis económica, la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud aún es posible si se consiguen consensos en cuestiones clave entre los partidos políticos y se establecen medidas de gestión para mejorar la eficiencia”.

2. Necesidad de reorganización de los hospitales, orientándolos “de forma imprescindible”, como apunta el Informe, en gran parte a la atención a pacientes crónicos

3. Estrategias de integración asistencial, fundamentalmente en la atención a pacientes crónicos, mediante la gestión de procesos compartidos, la compatibilidad de sistemas de información, el impulso de vías de comunicación y la realización conjunta de actividades formativas, de docencia de grado y postgrado y de proyectos de investigación.

4. Estrategias de cambio cultural de la organización con mayor participación de los profesionales en la toma de decisiones y fomentando el trabajo en equipo, con directivos profesionalizados que faciliten la implantación de esta cultura.

“De nada sirve, pues, hablar de integración asistencial, ya sea estructural o mediante gestión de procesos si no cambiamos estructural y funcionalmente el hospital, si no desarrollamos convenientemente la Atención Primaria y si no cambiamos la cultura de la organización sanitaria en su conjunto”, concluyó Marta Aguilera.

Deja un comentario