Política y Sociedad LA SEMFYC no ve posible anticiparse a la epidemia y UGT pide inversión en Atención Primaria

SATSE denuncia “falta de previsión” ante la gripe y la FADSP lamenta el “colapso” en Urgencias

— Madrid 12 Ene, 2018 - 1:38 pm

El Sindicato de Enfermería (SATSE) ha denunciado que la “recurrente falta de previsión” de las distintas Administraciones ante el habitual incremento de la presión asistencial por la gripe “ha provocado, un año más, el colapso y saturación de los servicios de Urgencias de prácticamente todo el país”, lo que es compartido por la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), que también lamenta el “colapso” existente, mientras que la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (SEMFYC) no ve posible anticiparse a la situación de epidemia y el sindicato UGT pide aumentar el gasto sanitario en Atención Primaria y Recursos Humanos para evitar dichos colapsos.

satse_madrid_carrera“Profesionales sanitarios absolutamente desbordados, pacientes en camillas y sillas de ruedas por los pasillos, esperas de resultados superiores a las 48 horas, espacios sin cortinas ni biombos que ofrezcan cierta intimidad… son situaciones que, año tras año, se suceden y que demuestran una clara pasividad por parte de los distintos Servicios de Salud ante una situación que se repite año tras año”, señala esta organización sindical.

“Todos los años ocurre lo mismo, los Servicios de Salud saben perfectamente que la llegada de la gripe conllevará un importante aumento de personas que acudirán a las Urgencias para ser atendidos y, salvo contadas excepciones, hasta que éstas se saturan y colapsan no se plantean tomar decisiones al respecto. Siempre tarde y mal”, critican desde SATSE.

A juicio de SATSE, para que esta situación no se repita “se deben aumentar previamente las plantillas y las camas disponibles en los hospitales, así como reforzar los equipos en los centros de Atención Primaria, desde donde, además, se puede incidir de manera notable en un uso racional de los recursos”.

Situación crítica

“Desde hace días los servicios de urgencias hospitalarios en todo el país están sufriendo una situación crítica con demoras en la atención a los enfermos entre seis y ocho horas en salas de espera y pasillos, y de demoras de muchas horas, incluso días para el ingreso en plantas lo que incrementan su sufrimiento y ponen en riesgo el suyo salud”, declara la FADSP en la misma línea.

En este contexto, esta Federación manifiesta que los trabajadores “se encuentran sometidos a un gran estrés que reduce su capacidad para prestar una atención de calidad”. Ante ello, propone, entre otros aspectos, “recuperar todas las camas cerradas”, así como “establecer estructuras de coordinación hospitalaria del Servicio de Urgencias y los de Medicina Interna”.

Realizar un plan especial de inversiones, dotar de capacidad resolutiva a la Atención Primaria incrementando su presupuesto y favorecer la participación social en la evaluación y propuesta de objetivos de la Sanidad Pública son el resto de opciones que ofrece la FADPS ante la situación reinante en el territorio nacional.

No es posible anticiparlo

La SEMFYC también se sumó al análisis de la situación tras la llegada de la gripe. En este sentido, la sociedad alerta de que en 10 ó 15 días se alcanzará el nivel de epidemia alta, después de que la tasa global de incidencia de gripe la primera semana de 2018 aumentara a 212,8 casos por 100.000 habitantes.

En relación con la posibilidad de anticiparse a situaciones como la vivida en esta campaña, Carles Llor, quien es miembro del Grupo de Enfermedades Infecciosas de esta sociedad científica, señala que “con el nivel de desarrollo y conocimiento” que existe a día de hoy “no es posible anticiparse a situaciones como la que se vive”. “Se trata de una mutación que sucede cada ocho o 10 años, que genera una situación en la que la vacuna tiene menor cobertura”, agrega.

“Sabemos que los pacientes acuden a servicios de urgencia de los centros de salud y las salas de espera son un punto caliente para la transmisión de la enfermedad a pacientes que acuden por controles u otras enfermedades”, apunta, por su parte, el coordinador del citado Grupo de Trabajo de SEMFYC, el doctor Josep María Cots. De hecho, cabe destacar que, según datos de esta sociedad médica, los pacientes crónicos -por tanto, susceptibles de padecer cuadros de gripe con complicaciones- suponen el 80 por ciento de las consultas en la Atención Primaria.

Medidas contra el contagio

Para hacer frente a esta situación, desde el Grupo de Enfermedades Infecciosas de la SEMFYC se propone a los centros de salud atender a estos pacientes en salas donde puedan ser visitados en consultas específicas para esta situación en los periodos de epidemia; habilitar refuerzos de urgencias o demanda aguda sujetos a consultas que presentan cuadros con fiebre, tos, mocos, mal estar, dolor de garganta.

“Este tipo de medidas pueden contribuir a descongestionar parcialmente los otros servicios de urgencia y mejorar el desarrollo de las visitas programadas pero, sobre todo, a reducir la transmisión de la enfermedad a pacientes que no padecen la gripe”, señala Josep María Cots.

Soluciones al colapso

La Federación de Empleados de los Servicios Públicos (FeSP) de UGT denuncia, por su parte, la disminución del gasto sanitario en relación con el PIB año tras año. “Esta cifra ha pasado del 6,7% en 2009 a 5,8% en 2018. Este recorte nos aleja peligrosamente de la media europea que dedica un 7,2% de su PIB”, detalla. Por ello, el sindicato ha reivindicado “un aumento de gasto especialmente dirigido a Atención Primaria, donde ha disminuido un 22%”.

“Una Atención Primaria con más peso en el SNS mejoraría la atención a este tipo de personas, disminuyendo las descompensaciones de las patologías, lo que evitaría la sobresaturación en las urgencias hospitalarias y ahorraría el gasto que conllevan los ingresos evitables por los problemas de estos pacientes”, determina.

1 Comentario

  1. MIGUEL ÁNGEL GARCÍA says:

    Ciertamente, no se puede adivinar el futuro con exactitud, ni la fecha ni la intensidad de la epidemia, pero sí se sabe que vendrá y más o menos cuándo. Lo que pasa es que partimos de un sistema sanitario sobresaturado al que no se atiende como es debido. El problema no son los repuntes, que los hay y hay que contar con ellos, sino la situación basal ya saturada que no permite “alegrías”.

Deja un comentario