Política y Sociedad En un curso de formación de Lilly para periodistas

Reumatólogos y pacientes niegan que hayan áreas multidisciplinares en artritis reumatoide

artritis_reumatoide

La compañía farmacéutica Lilly ha celebrado, en la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), una formación específica para periodistas sobre artritis reumatoide, en la que representantes de reumatólogos y pacientes negaron la existencia en España de unidades multidisciplinares para los pacientes con esta enfermedad.

Emilio de Benito, Federico Díaz y Antonio Torralba

Emilio de Benito, Federico Díaz y Antonio Torralba

Este encuentro, que contó con el aval de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), contó con la presencia de su presidente, Emilio de Benito; la PR & External Communication del laboratorio, Sandra Rebollo; el reumatólogo del tinerfeño Hospital Universitario de Canarias, el doctor Federico Díaz; y el presidente de la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis), Antonio Torralba.

“Las unidades multidisciplinares fundamentalmente no existen, en general, no existen”, manifestó Federico Díaz, que considera que el sistema sanitario “funciona muy bien para patología aguda, pero funciona regular para patologías crónicas, en términos generales”. “Cuando tienes una enfermedad crónica, el sistema no está adaptado porque es más caro”, lamenta.

En el mismo sentido, Antonio Torralba sostuvo que “hay un amplio campo de mejora, ya que ahora mismo no hay equipos multidisciplinares como tal”. “Es verdad que se están creando algunas unidades de forma piloto en algunas patologías”, recordó, no obstante, aunque demandó que se constituyan estas unidades y que impliquen “a todos los agentes”.

No hay una respuesta homogénea a los tratamientos

La artritis reumatoide “es multifactorial y heterogénea, por lo que no hay una respuesta homogénea a los tratamientos”, continuó Díaz, que sostuvo, también, que es un conjunto de “diferentes enfermedades”. “Es crónica, sistémica e inflamatoria”, agregó, tras lo que indicó que provoca “dolor y rigidez en las articulaciones” y que tiene “un alto riesgo cardiovascular”.

El representante del citado centro sanitario canario prosiguió su descripción de la enfermedad al indicar que “es autoinmune” y que “hay anticuerpos que indican peor pronóstico”. “Influye la genética, aunque se desconocen los genes”, mientras que el único desencadenante consabido “es el tabaco”, manifestó, al igual que expuso que existen 200.000 pacientes en España, por lo que la incidencia es de “5 de cada 1.000 personas”.

Federico Díaz

Federico Díaz

“Es entre dos y tres veces más frecuente en las mujeres”, prosiguió Díaz, que subrayó que también puede provocar otros problemas, como “más patología pulmonar”, y afecciones en la piel y los ojos, así como impacto emocional y descenso de la productividad. Los pacientes con artritis reumatoide, cuyo diagnóstico es mayoritario entre los 30 y los 50 años, “viven entre cinco y siete años menos que las personas de su vecindad”, informó.

El reumatólogo, que puso de relieve la complejidad de la detección de esta patología, señaló que “se debe tratar en cuanto haya diagnóstico”, estableciéndose como protocolo primero el tratamiento con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad sintéticos convencionales (FAMEsc), luego, con biológicos (FAMEb) y, por último, mezclando ambos.

“Hay un concepto que ha aparecido, que es la ventana terapéutica, que es el periodo de tiempo del que dispongo desde que tengo el primer síntoma hasta que debería estar en remisión con fármacos”, insistió Díaz, que declaró que, “generalmente, tiene que ser en menos de seis meses”. “El porcentaje de éxito aumenta prácticamente al doble”, aseguró, concretando que si un paciente tiene un 30 por ciento o un 40 por ciento de éxito, si se trata en los primeros seis meses de una forma agresiva, la capacidad de éxito “puede llegar al 60 por ciento o al 70 por ciento”.

Los fármacos biológicos tienen un precio “elevado”

El reumatólogo aclaró que “todos los estudios que se han hecho en tratamiento precoz con biológicos han demostrado que cuanto ante se pongan, mejor le va a ir al paciente”. “El gran problema es el elevado precio de los biológicos, cada fármaco vale entre 10.000 y 12.000 euros”, sostuvo, tras lo que señaló que “no tiene capacidad el sistema para hacer ese tipo de estrategias”.

Antonio Torralba

Antonio Torralba

“Hay pacientes que no responden a los biológicos”, afirmó Díaz, para poner de manifiesto que “existen necesidades médicas no cubiertas”. “Necesitamos seguir buscando más cosas”, alertó, animando a “seguir investigando nuevas alternativas”. “El sistema nos ve como un gasto”, lamenta Torralba.

A juicio del presidente de ConArtritis, lo que les importa a los pacientes es “la calidad de vida”, por lo que reclamó “concienciación” entre la sociedad para conocer la artritis reumatoide. La enfermedad provoca “cambios físicos, dolor y discapacidad”, subrayó, tras lo que concluyó demandando “una mejor comunicación con el especialista”.

Deja un comentario