El mirador la salud es una cuestión social

¿Quiere tener más salud y morir más tarde? Es fácil (y cruel): evite la pobreza

Juan Gervas

Partiendo del principio de que la salud es un problema social (mueren antes los pobres que los ricos y por causas evitables), el autor enuncia una serie de factores sobre los que actuar, social y políticamente.

Cada año morirían 35.000 españoles menos si los pobres fueran ricos

“Los pobres mueren antes que los ricos y, frecuentemente, mueren por causas evitables. Si la mortalidad fuera en toda España como en las zonas más ricas, cada año morirían 35.000 personas menos. Estas muertes son tan evitables como las muertes por tabaquismo, por los accidentes laborales o por los partos. Pero no son evitables con remedios médicos, sino con medidas políticas, especialmente en torno a la educación preescolar y primaria más un gasto social centrado en la infancia con mayor riesgo de exclusión social”. https://elpais.com/diario/1999/09/14/sociedad/937260016_850215.html http://equipocesca.org/la-desigualdad-social-mata-a-los-pobres-pero-el-remedio-no-son-mas-medicos/

Lo que tiene impacto en la mortalidad no es el programa del “niño crónicamente sano”

La pobreza acorta más la vida que el consumo de alcohol o tener hipertensión

En España, la desigualdad de renta, medida por el coeficiente de Gini, ha pasado de 0,31 en 2006 a 0,35 en 2012 (nos alejamos de los países escandinavos y centroeuropeos para asemejarnos más en desigualdades de renta al Reino Unido o Estados Unidos), y el grado de movilidad intergeneracional se sitúa entre el de Italia y el de Estados Unidos. Para cambiar esta situación y hacer que el ascensor social funcione es necesario mejorar la educación primaria y orientar el sistema sanitario hacia la atención primaria, lo cual no será posible sin una mejor calidad de la política y de las instituciones que la están condicionando.

Lo que tiene impacto en la mortalidad no es el “programa sanitario del niño crónicamente sano”, sino un “programa del niño en exclusión social y potencialmente analfabeto funcional”, lo que implica políticas globales de salud. https://www.upf.edu/documents/2984046/2986000/GacSanit_2014_Ascensor.pdf/c6b7e1a4-018c-437e-9179-19581b783750 http://equipocesca.org/la-desigualdad-social-mata-a-los-pobres-pero-el-remedio-no-son-mas-medicos/

Las autoridades sanitarias y profesionales sanitarios se centran exclusivamente en los hábitos personales

Manuel Franco: “en los países ricos (el estudio del Lancet se centra en datos de Reino Unido, Francia, Suiza, Portugal, Italia, Estados Unidos y Australia)  hay diferencias “insoportables” de esperanza de vida dentro de una misma ciudad, como Barcelona, Madrid, Glasgow o Baltimore. “Y la brecha no deja de ampliarse: la esperanza de vida de los pobres no crece como la de los ricos”, denuncia. Y concluye: “Hacemos investigación para mejorar algo. Sabemos que hay factores estructurales que perjudican la salud, pero las autoridades no quieren atacarlos, prefieren hablar solo de los factores individuales: haz deporte, no fumes”. Es decir, hacen creer que los estilos de vida son elecciones personales y no “condiciones” de vida. Con ello los políticos y gestores pretenden rechazar sus responsabilidades en las muertes por diferencias sociales. https://elpais.com/elpais/2017/01/31/ciencia/1485861765_197759.html?rel=mas

La pobreza acorta más la vida que el consumo de alcohol o tener hipertensión. Ser de clase baja acorta la expectativa de vida en 2,1 años. Beber intensamente alcohol la acorta en 0,5 años y tener hipertensión, en 1,6 años. http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(16)32380-7/fulltext

¿Cuál es el principal problema de salud de este país?

M. La desigualdad social. Ser pobre es una condena a vivir y morir con/por enfermedades y problemas de salud “médica y socialmente evitables”. Ser pobre conlleva sufrir en vivo y en directo la Ley de Cuidados Inversos.

J. La falta de democracia, que se expresa bien con la debilidad del Estado frente al delito y el fraude fiscal. La falta de democracia mata más que el cáncer o los problemas cardiovasculares al hacer frágiles las estructuras y organizaciones públicas que deberían “defender” a las minorías (y a todos) contra los abusos de los poderosos (que en su afán de recorrer con rapidez el camino de la codicia dejan un rastro literal de enfermos, minusválidos y muertos).
[Entrevista de Rafa Cofiño a Mercedes Pérez-Fernández (M) y Juan Gérvas (J)]
https://saludcomunitaria.wordpress.com/2013/10/04/mercedesyjuan/

Ser pobre, para siempre

Parte importante de la morbilidad y mortalidad de adulto se determina por las condiciones intrautero, pero a estas se suman las de la primera juventud

Uno no suele elegir dónde nacer, y ese es el asunto clave en nuestras vidas pues la geografía es el destino. Se nace donde “toca”, quizá con la excepción de los de Bilbao, pues hay una leyenda que les atribuye la capacidad de elegir lugar de nacimiento. El común de los mortales “es nacido” allí donde “toca”, con todas sus consecuencias.

Entre las consecuencias del lugar de nacimiento está la pobreza. Es decir, la pobreza de la familia y la pobreza del lugar en que uno nace. El salto a otra clase menos pobre es difícil, y más difícil en España. Parte de la exclusión social es el estar fuera del “ascensor” que permite subir de clase y, dentro de cada clase, permite subir de nivel. Los pobres suben con dificultad al ascensor social y en su caso cambian poco de nivel. Además, los pobres suben “marcados” por la enfermedad y por el enfermar (las enfermedades que les afectan y la forma en que las viven y/o enfrentan).

Existe una teoría liberal que presupone la capacidad del individuo para superar la pobreza “de nacimiento” y llegar, si se desea, “a presidente de su país”. Naturalmente, es una teoría absurda si tenemos en cuenta que incluso las condiciones de la madre durante el embarazo afectan gravemente el resto de la vida del niño.

Durante el desarrollo embrionario y fetal se produce una permanente “tormenta genética” en que muchos genes se activan y desactivan para llegar a formar un individuo propiamente dicho, el fruto con apariencia humana capaz de vivir por sí mismo más de 24 horas fuera del claustro materno. Esa persona ya va marcada de por vida por el “equipo” genético heredado de sus progenitores, los cambios epigenéticos de la vida embrionaria-fetal y por las condiciones de desarrollo intrauterino. De todo ello sabemos poco, pero lo suficiente para poder decir que es clave el ambiente intrauterino pues se trata de un determinante de salud sin par.

Esta plasticidad genética del desarrollo intrauterino se asocia a la expresión de genes en forma tal que influye en la presentación frecuente en el adulto de enfermedades como asma, diabetes, demencia, EPOC, hipotiroidismo, ictus, isquemia coronaria, obesidad, ovario poliquístico y otras http://physiologyonline.physiology.org/content/21/1/29.full.pdf+html http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMra0708473

Así pues, parte importante de la morbilidad y mortalidad de adulto se determina por las condiciones intrautero, pero a estas se suman las de la primera juventud. La crianza en situaciones difíciles, de privación afectiva, económica y nutricional tiene impacto en el desarrollo posterior de enfermedades crónicas y en la mortalidad del adulto. Tal impacto se medía por la propia deprivación y por las enfermedades que la acompañan en la infancia, pues los niños pobres ya sufren mayor morbilidad que repercute por ella misma en la morbilidad y mortalidad del adulto
http://ije.oxfordjournals.org/content/32/2/286.full

Es difícil salir de pobre, y en todo caso haber sido pobre dentro y fuera del útero, en la infancia y adolescencia, marca de por vida. En cierta forma, se es pobre para siempre. Así, por ejemplo, la probabilidad de pertenecer a una clase socioeconómica alta o baja está correlacionada con el estatus socioeconómico de los bisabuelos y tatarabuelos. https://www.upf.edu/documents/2984046/2986000/GacSanit_2014_Ascensor.pdf/c6b7e1a4-018c-437e-9179-19581b783750 http://www.actasanitaria.com/pegajosidad-de-los-problemas-de-salud-pegajosos-los-de-los-pobre/

¿Qué hacer en la práctica?

La salud es una cuestión social y necesitamos respuestas políticas y sociales (con algunas gotas de medicina) a los problemas sanitarios complejos

Lo que se puede hacer es luchar porque la solidaridad gobierne la sociedad. La salud es una cuestión social y necesitamos respuestas políticas y sociales (con algunas gotas de medicina) a los problemas sanitarios complejos. No hay píldoras mágicas ni respuestas simples que resuelvan el sufrir que conllevan la enfermedad y la muerte. Creer que es posible el “sálvese quien pueda” con prevención para todos los factores de riesgo en el campo sanitario es como creer que la astronomía se resuelve con actividades de astrología. Precisamos una actitud y actividad que sean prudentes para evitar que sean peores los remedios (para prevenir y/o tratar) que la propia enfermedad. En lo social, solidaridad. Seamos humanos solidarios promoviendo y defendiendo la educación pública de calidad y la atención sanitaria que presta un sistema público de cobertura universal que busca la equidad. http://www.actasanitaria.com/loa-a-la-solidaridad/

No podemos mejorar nuestros genes, pero podemos conservar lo mejor de la cultura y de la sociedad mediterránea, disfrutar de la vida sin demasiados prejuicios, pasear al aire libre y mantener una deliciosa y sana dieta mediterránea que incluya, además de componentes esenciales varios (pan, vino, aceite de oliva, verduras, frutas, legumbres y pescado), tiempo para disfrutar de la compra y de la cocina, poner mantel, comer sentados, utilizar cubiertos, apagar la televisión y dedicar un rato específico para mesa y sobremesa. Con una pizca de drogas y sexo prudente (no en dosis homeopáticas, por supuesto) se puede conseguir la felicidad y, si no, incrementar el disfrute de la salud. En lo individual, pues, lo que podemos hacer en la práctica es vivir disfrutando de la vida sin tasa ni mesura hasta conseguir que valga la pena vivirla con sus adversidades. http://linceediciones.com/es/libro/sano-y-salvo/

Síntesis

La pobreza y la desigualdad social matan. El remedio no es directamente médico, sino la solidaridad expresada como defensa de una educación universal de calidad y de un sistema sanitario público de cobertura universal que promuevan la equidad.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

1 Comentario

Deja un comentario