Punto de vista

PUNTO DE VISTA. TOMÁS GÓMEZ, UN POLÍTICO A SEGUIR EN EL SECTOR SANITARIO

José Manuel Freire, coordinador del Libro Blanco de la Sanidad de Madrid, que se está realizando por encargo personal de Tomás Gómez, se manifiesta abiertamente por éste ante las elecciones primarias del domingo, pues considera que la sanidad pública debe ser una parte fundamental en la actuación política de los gestores públicos.

José Manuel Freire

José Manuel Freire

Este próximo domingo el partido socialista de Madrid celebra elecciones primarias para elegir su candidato a la presidencia de la Comunidad. El ganador deberá competir con la actual presidenta, Sra. Aguirre del PP, que lleva ocho años en el puesto y que ha hecho de la sanidad una de sus políticas más controvertidas y contestadas social y profesionalmente. Tanto que, con toda seguridad, en la campaña electoral las elecciones autonómicas de Madrid, en mayo de 2011, la sanidad tiene muchos números para ser un tema prioritario de debate electoral entre la actual presidenta de la Comunidad y el candidato socialista que salga de las elecciones primarias del domingo. Que esto sea así es para felicitarse: con ello nos iríamos pareciendo más a los países de democracia más arraigada, donde el debate político coincide con las prioridades de los ciudadanos, entre las cuales destaca contar con una buena sanidad pública.

La importancia autonómica de la sanidad

Es un hecho que las Comunidades Autónomas (CCAA) son, ante todo y fundamentalmente, las administraciones públicas responsables de gestionar los servicios públicos básicos de los españoles (sanidad, educación, servicios sociales), por más que en el imaginario social todavía no haya calado esta realidad lo suficiente como para dominar el debate político autonómico. En muchas Comunidades Autónomas la suma de los presupuestos de educación, sanidad y servicios sociales representa más del 75% de su presupuesto no financiero; y, del mismo, un 35% corresponde a la sanidad. Un signo de progreso en la calidad de nuestra democracia será que el debate político, especialmente el autonómico, se centre progresivamente más en la calidad, eficiencia y equidad de los servicios públicos. Pues bien: éste es un terreno político en el que Tomás Gómez centra el grueso de su acción política para la Comunidad de Madrid, ocupando en ello la sanidad un lugar muy destacado.

Libro Blanco de la Sanidad

Lo sé muy directamente, porque hace ahora más de un año que Tomás Gómez nos encargó, a mí y a otros compañeros, el Libro Blanco de la Sanidad de Madrid. Un proyecto para re-construir la sanidad de calidad, eficiente y solidaria que queremos legar a la siguiente generación, desarrollando para ello una alternativa solvente al actual deterioro y desgobierno de la sanidad pública de Madrid con los gobiernos del PP-Aguirre. Respondiendo al espíritu del encargo, la elaboración del Libro Blanco ha estado abierta a toda la sociedad madrileña, aunque de un modo especial a los sectores sociales progresistas, y a los expertos y sanitarios comprometidos con los valores de su profesión y con la sanidad pública.
El mero hecho de encargar el Libro Blanco es muy significativo. El depósito de confianza por parte de Tomás Gómez en el grupo de profesionales a los que nos encomendó el proyecto, le llevó al compromiso de incluir en el programa electoral socialista las recomendaciones que salieran de nuestro trabajo. Confianza con confianza se paga y para no darle sorpresas, mes tras mes según hemos ido avanzando en nuestro trabajo, hemos ido presentando y compartiendo con el Secretario General del Partido Socialista de Madrid los principales puntos y conclusiones. En estas reuniones hemos comprobado que, efectivamente, la sanidad pública es de verdad una prioridad política para Tomás Gómez; que sabe de qué va, y que conoce los temas y sus implicaciones.

Concepto ético de la política

Pero también hemos constatado algo muchísimo más importante que su conocimiento e interés por la sanidad (por valioso que sea): hemos descubierto a un político con un concepto profundamente ético de lo público, que le lleva a tener coherencia personal usando los servicios públicos que defiende políticamente, a ser reformista innovando la gestión pública en clave de buen gobierno (un tema central en las propuestas del Libro Blanco). Su concepto ético de la política hace de él un regeneracionista con voluntad de construir país y una sociedad más decente y justa. Por todo esto este político madrileño, desconocido por el gran público hasta hace unas pocas semanas, merece, y personalmente creo que tiene, un gran futuro por delante. Si finalmente, en mayo de 2011, lograr gobernar la Comunidad de Madrid, podría significar un antes y un después de gran calado en el gobierno y gestión de la sanidad pública en nuestro país. Por eso vale la pena seguirlo.

José Manuel Freire Campo es Médico, Profesor de la Escuela Nacional de Sanidad y Coordinador del Libro Blanco de la Sanidad de Madrid

Acta Sanitaria

Deja un comentario