Punto de vista

PUNTO DE VISTA. Los médicos y los servicios sanitarios que quieren los políticos: Doctor Shopping

Al hilo de la entrada en vigor de la libre elección de médico en Madrid y de las promesas realizadas sobre sanidad por el candidato socialista, Vicente Baos reflexiona en su blog (http://vicentebaos.blogspot.com) sobre el que se ha denominado ?Doctor Shopping?, pensado para contentar al paciente, lo que lleva a éste a una peregrinación continua hasta dar con el que le da lo que quiere.

Vicente Baos

Vicente Baos

Una característica de la democracia es que las personas elegidas, mejor dicho los partidos que representan ideologías de organización social, eligen bajo sus criterios la manera de gestionar los bienes públicos “de todos” como es la sanidad pública. Sus decisiones nos pueden gustar más o menos como ciudadanos y como profesionales afectados, pero casi siempre debemos asumirlas como inevitables.

En la Comunidad de Madrid, y en otras comunidades habrá ejemplos similares, el gobierno actual popular ha decidido implantar una norma que afecta a numerosos campos, pero la medida más anunciada es la “libertad de elección de médico de familia, hospitalario, pediatra y enfermera”, pero no en urgencias o a domicilio. Asimismo, el candidato socialista ha comentado en una entrevista periodística sus intenciones en el campo sanitario. El candidato habla de superar el concepto de médico de familia por el de “médico personal”, disponiendo los pacientes de un teléfono móvil para contactar con “su equipo médico” las 24 horas. También habla de crear una estructura intermedia entre el Centro de Salud y el Hospital, que llama “gabinete funcional donde sales con un diagnóstico en media hora”.

El modelo Dr. Shopping

Llenarse la boca de promesas parece algo consustancial a la caza y captura de votos y cada partido lo realiza dirigido al caladero que considera más adecuado. Viendo las dos propuestas, nos acercamos más al modelo del “Doctor Shopping” que a otro modelo de organización sanitaria seria y con capacidad de interesar a profesionales y ciudadanos. Ni asomo de nada parecido a la última reforma del National Health Service británico, con propuestas de autogestión de los General Practitioner, pago por objetivos (Payment by Results), existencia de un NICE respetado, etc. En España nos va la venta ambulante. El ciudadano va de puesto en puesto (de médico en médico) eligiendo el género para que después vaya al gabinete ése donde te dicen lo que tienes en media hora.

EL Doctor Shopping se ha descrito en EEUU para definir la consulta a numerosos médicos de aquellos pacientes que quieren conseguir una mayor cantidad de medicamentos con potencial de abuso (sedantes, opiáceos, etc). En España inauguraremos una nueva modalidad: ir de médico en médico hasta conseguir lo que el paciente desee: medicación, bajas, TAC, RNM, derivaciones para cualquier problema y que nadie le lleve la contraria. Centrar el sistema en el paciente no quiere decir lo que los políticos quieren ofrecer; significa dar un servicio sanitario digno en tiempo y en calidad y eso sólo se consigue con unos servicios sanitarios ordenados y eficientes, con profesionales motivados, retribuidos y con una carga de trabajo razonable. Y hay estándares para ello.

Expresión del liberalismo social
Los pacientes se han podido cambiar de médico de familia siempre y lo de ahora es desmontar una organización territorial razonable. Tener un teléfono de consulta sanitaria existe desde hace mucho y servicios de urgencia nocturnos también, no hace falta que llamen a cualquier hora a su “equipo médico personal”. Son propuestas demagógicas, populistas y falsas, que hacen mucho daño a un sistema sanitario que tiene agujeros por muchos lados y que nadie afronta como han hecho otros países. El supuesto Pacto de Sanidad que iba a arreglar y poner de acuerdo a los partidos políticos para garantizar un Sistema Nacional de Salud mejor y equitativo se ha ido al garete por los egoísmos, intereses confesables e inconfesables de sus protagonistas. La huida del sistema público de buenos profesionales está siendo una sangría oculta que debilitará aún más el entorno. EL Doctor Shopping es la expresión extrema del liberalismo social estadounidense. Como pago, voy donde quiero, y el médico, como cobra, da lo que el paciente quiere. No parece que sea un buen modelo.

Vicente Baos, Médico de Atención Primaria

Acta Sanitaria

Deja un comentario